Cayó Lysychansk, un bastión clave en el este de Ucrania, y Moscú denunció ataques de Kiev en su frontera

·5  min de lectura
Esta foto tomada de un video proporcionado por el canal oficial de Telegram de Ramzan Kadyrov publicado el sábado 2 de julio de 2022 muestra a tropas rusas, incluidos soldados del regimiento checheno, ondeando banderas nacionales rusas y de la república chechena mientras posan para una foto frente a un edificio destruido en Lysychansk
Esta foto tomada de un video proporcionado por el canal oficial de Telegram de Ramzan Kadyrov publicado el sábado 2 de julio de 2022 muestra a tropas rusas, incluidos soldados del regimiento checheno, ondeando banderas nacionales rusas y de la república chechena mientras posan para una foto frente a un edificio destruido en Lysychansk

KIEV.– Tras una encarnizada lucha en las calles de la ciudad, el Ejército ucraniano anunció hoy que sus soldados se retiraron de Lysychansk, bastión clave del este de Ucrania que llevaba semanas bajo el asalto de las tropas rusas, repliegue que constituye un logro crucial de Moscú, cuyo objetivo es conquistar toda la región del Donbass.

“Para preservar las vidas de los defensores ucranianos, se tomó la decisión de retirarse” de la ciudad, indicó el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas ucranianas en un comunicado.

 La cola de un cohete se clava en una acera en la ciudad de Lysychansk en la región oriental ucraniana de Donbas el 17 de junio de 2022
La cola de un cohete se clava en una acera en la ciudad de Lysychansk en la región oriental ucraniana de Donbas el 17 de junio de 2022 - Créditos: @ARIS MESSINIS

Dadas “las condiciones de superioridad múltiple de las tropas rusas en artillería, fuerzas aéreas, lanzadores de misiles, municiones y personal, continuar la defensa de la ciudad hubiera tenido consecuencias mortales”, añade el documento.

El Ministerio de Defensa ruso había anunciado unas horas antes la toma de Lysychansk.

El ministro de Defensa, Sergei Shoigu, informó al presidente Vladimir Putin que “como resultado de operaciones militares exitosas, las fuerzas armadas de la Federación Rusa, junto con unidades de la Milicia Popular de la República Popular de Lugansk, han establecido pleno control de la ciudad de Lysychansk”, según agencias noticiosas rusas.

Los combatientes ucranianos llevaban semanas tratando de defender Lysychansk e impedir que cayera en manos de Rusia, como ocurrió con la vecina Sievierodonetsk hace una semana. Un asesor presidencial había dicho que el destino de la urbe podría decidirse en cuestión de días.

Los ocupantes arrojaron todas sus fuerzas sobre Lysychansk. Atacaron la ciudad con tácticas incomprensiblemente crueles”, dijo el gobernador de Lugansk, Serhiy Haidai, en Telegram. “Sufren pérdidas significativas, pero avanzan con firmeza. Se están afianzando en la ciudad”.

Las fuerzas rusas atacaron la ciudad de Lysychansk y sus alrededores en un intento total de apoderarse del último bastión de la resistencia en la provincia de Lugansk, en el este de Ucrania
Las fuerzas rusas atacaron la ciudad de Lysychansk y sus alrededores en un intento total de apoderarse del último bastión de la resistencia en la provincia de Lugansk, en el este de Ucrania

Un río separa Lysychansk de Sievierodonetsk. Oleksiy Arestovych, un asesor de la presidencia de Ucrania, dijo que las fuerzas rusas habían logrado cruzar en la madrugada de hoy el río desde el norte por primera vez, creando una situación “amenazadora”. Las autoridades británicas y ucranianas habían reportado en mayo que Rusia había perdido todo un batallón en un intento de cruzar el río Siverskyi Donets para establecer una cabeza de puente.

Capturar Lysychansk acerca a Moscú a su objetivo declarado de tomar toda la región ucraniana el Donbass. Lugansk y la vecina Donetsk son las dos provincias que forman el Donbass, donde Rusia centró su ofensiva desde que se retiró del norte de Ucrania y la capital, Kiev, en primavera.

Los separatistas prorrusos controlan partes de las dos provincias desde 2014, y Moscú reconoce todo el territorio de Lugansk y Donetsk como repúblicas soberanas.

Ataques ucranianos

El líder de la vecina Bielorrusia, Alexander Lukashenko, un aliado ruso, afirmó que Ucrania había lanzado misiles a objetivos militares en territorio bielorruso varios días antes, pero que todos habían sido interceptados por un sistema antiaéreo. El presidente describió el supuesto ataque como una provocación y señaló que ningún soldado bielorruso combate en Ucrania.

Bielorrusia acoge unidades militares rusas y sirvió de base para la invasión rusa. La semana pasada, apenas unas horas antes de que Lukashenko se reuniera con Putin, bombarderos rusos de largo alcance lanzaron misiles sobre Ucrania desde el espacio aéreo bielorruso por primera vez.

Hasta ahora, Lukashenko se resiste a implicar a su ejército en la guerra. Pero durante su reunión, Putin anunció que Rusia tenía previsto suministrar a Bielorrusia el sistema de misiles Iskander-M y recordó a Lukashenko que su gobierno depende del apoyo económico de Rusia.

Vladimir Putin y  Alexander Lukashenko en San Petersburgo
Vladimir Putin y Alexander Lukashenko en San Petersburgo - Créditos: @Maxim Blinov

En otro orden, el Ejército ruso afirmó que derribó tres misiles ucranianos lanzados contra la ciudad rusa de Belgorod, cerca de la frontera con Ucrania, donde un funcionario local había anunciado antes la muerte de al menos cuatro personas tras fuertes explosiones.

Las defensas antiaéreas rusas derribaron tres misiles Totchka-U lanzados por nacionalistas ucranianos contra Belgorod”, informó el vocero del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov.

Según el funcionario, el Ejército ruso abatió además dos drones ucranianos TU-143 “cargados de explosivos” que se dirigían a la localidad de Kursk, también cerca de la frontera. El gobernador de la región de Belgorod, Viacheslav Gladkov, afirmó que las explosiones en la localidad afectada dejaron al menos cuatro muertos y cuatro heridos.

Desde el comienzo de la ofensiva rusa en Ucrania, el 24 de febrero último, el gobierno ruso acusó reiteradamente a las fuerzas ucranianas de llevar a cabo ataques en territorio ruso, especialmente en la región de Belgorod.

En este contexto, el primer ministro australiano, Anthony Albanese, prometió aumentar el apoyo militar a Ucrania con la entrega de nuevos vehículos blindados, durante el primer viaje a Kiev de un jefe de gobierno australiano.

“Australia destinará un apoyo militar adicional de 100 millones de dólares, lo que eleva nuestro apoyo a casi 390 millones de dólares”, declaró Albanese tras un encuentro con el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky.

Agencias AP y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.