Cautela y silencio entre los aliados del kirchnerismo

Gabriel Sued

José Alperovich junto a Cristina Kirchner

Cautela y silencio. Así reaccionó la dirigencia del Frente de Todos ante la denuncia por violación contra el senador nacional por Tucumán José Alperovich, presentada por su sobrina segunda.

Si bien el senador tiene un bloque propio y no integra la bancada del Frente para la Victoria (FPV) ni el bloque justicialista, mantiene un lazo histórico con la fuerza que conduce Cristina Kirchner. Por esa relación política, la esposa de Alperovich, Beatriz Rojkés, fue presidenta provisional del Senado entre 2011 y 2014, mientras el hoy senador gobernaba la provincia de Tucumán.

En las últimas elecciones para gobernador, de todos modos, Alberto Fernández y Cristina Kirchner respaldaron la reelección de Juan Manzur, que derrotó por amplio margen a Alperovich. "La relación de Cristina era más fuerte con Betty que con él", dijeron ayer en el entorno de la expresidenta, después de conocer la noticia.

Pese a que el tema se instaló con fuerza en los pasillos del Congreso pasado el mediodía, no hubo reacción pública de los integrantes de las distintas bancadas peronistas. Los dirigentes más cercanos a la vicepresidenta electa se dedicaron ayer a analizar la denuncia y el descargo de Alperovich. Hasta el cierre de esta edición, Cristina Kirchner no se había pronunciado. Tampoco habló del tema Beatriz Mirkin, compañera de Alperovich en el bloque Peronismo Tucumán y presidenta de la Banca de la Mujer en el Senado.

El senador había sido noticia en los últimos días al respaldar a Cristina Kirchner en la disputa abierta por la jefatura de la bancada del Frente de Todos en la Cámara alta. "Es la que ganó y a ella entonces corresponde poner a las autoridades", le dijo a Clarín.

El Senado vivió el año pasado una situación similar, ante una denuncia por abuso sexual contra el entonces vicepresidente del cuerpo, el radical Juan Carlos Marino. El senador dejó ese cargo pero se mantuvo en su banca, con la anuencia del resto del cuerpo. La causa terminó con el sobreseimiento de Marino.