Estas son algunas causas del dolor en las articulaciones metatarsianas

México, 28 Abr (Notimex).- El dolor en las articulaciones próximas al antepié o articulaciones metatarsofalángicas puede originarse en el interior de las mismas, suele ser consecuencia del mal alineamiento de las superficies articulares, lo que provoca presión sobre el revestimiento articular y esto a su vez puede destruir el cartílago.

Este padecimiento también puede ser consecuencia de enfermedades, como la artritis reumatoide, la cual es una enfermedad inflamatoria que afecta las articulaciones y sus tejidos circundantes de manera crónica.

Cabe mencionar que la artritis reumatoide afecta entre el 0.5 y 2.5 por ciento de la población mexicana, con el mayor número de casos en mujeres, según datos de la reumatóloga Fedra Irazoque. Esto coloca a México dentro de los países con alto porcentaje de pacientes con dicha enfermedad.

También se pueden desarrollar "dedos en martillo", lo cual empeora el dolor articular y el mal alineamiento.

De acuerdo con el Manual de Merck de Información Médica General, el tejido graso, que ejerce de amortiguador de las articulaciones cuando estas soportan peso, puede ser empujado hacia adelante bajo los dedos del pie, lo que produce una pérdida de amortiguación que aumenta la susceptibilidad al dolor cuando el pie se somete a un esfuerzo.

El dolor puede ser más intenso en personas de la tercera edad cuando corren o caminan en exceso, la pérdida de amortiguación también da lugar a una lesión en los nervios de los pies y al desarrollo de callosidades y de bolsas sinoviales los cuales son sacos llenos de líquido, por lo general, de tamaño pequeño.

El malestar en la articulación metatarsofalángica también puede deberse a la artrosis o a la rigidez de las articulaciones de la bola del pie, sobre todo de la articulación del dedo gordo, incluso la gran mayoría de personas con estos trastornos presentan movilidad anómala del pie al soportar peso y caminar se vuelve tan doloroso que puede llegar a causar una invalidez.

Los médicos suelen diagnosticar este trastorno basándose en los síntomas y en una exploración física, en la cual el médico revisará las articulaciones para detectar hinchazón, enrojecimiento y temperatura, también se evalúan los reflejos y la fuerza muscular, de acuerdo con Clínica Mayo.

El tratamiento más eficaz suele ser la ortesis que son dispositivos colocados en el calzado, estos regulan el dolor en las articulaciones, también son recomendables los zapatos con suelas gruesas y curvas llamadas en mecedora, los cuales ayudan a reducir la presión y el movimiento anómalo. En los casos más graves puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

-Fin de nota-

 

NTX/AYE