Causa Vialidad: EE.UU. dijo que el juicio es “un asunto interno”, pero un senador republicano pidió sancionar a Cristina

·4  min de lectura
Cristina Fernández de Kirchner saluda desde el balcón de su despacho en el Congreso de la Nación
Cristina Fernández de Kirchner saluda desde el balcón de su despacho en el Congreso de la Nación - Créditos: @Fabián Marelli

WASHINGTON.- El pedido de condena a la vicepresidenta Cristina Kirchner y sus repercusiones en el juicio de la llamada “Causa Vialidad” generó dos reacciones distintivas en Estados Unidos . El Departamento de Estado indicó que se trata de “un asunto judicial interno argentino”, diferenciándose de los presidentes de Colombia, México y Bolivia, que denunciaron una “injustificable persecución judicial” junto con el presidente Alberto Fernández, en línea con la postura unificada que ha mostrado el Frente de Todos.

Pero en el Congreso, el senador republicano Ted Cruz, una de las figuras de la oposición, aliado de Donald Trump y excandidato presidencial, pidió al gobierno de Joe Biden que sancione a Cristina Kirchner y a su familia de la misma manera que sancionó al vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez.

Ayer, los presidentes de Colombia, Gustavo Petro; México, Andrés Manuel López Obrador, y Bolivia, Luis Arce, firmaron una carta junto con Fernández en la que brindaron una contundente señal de apoyo a Cristina Kirchner al denunciar un intento por apartarla “de la vida pública, política y electoral, así como sepultar los valores e ideales que representa, con el objetivo final de implantar un modelo neoliberal”. El fiscal de la causa, Diego Luciani, pidió una pena de 12 años de prisión para la vicepresidente y la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. Para Cristina Kirchner, existe ofensiva política que tiene como fin último la “proscripción” del peronismo.

Ante una consulta de LA NACION acerca de si el gobierno de Biden consideraba que existía una persecución contra la vicepresidenta, un vocero del Departamento de Estado respondió: “Este es un asunto judicial interno argentino; como tal, lo derivamos a las autoridades argentinas”.

El senador republicano de Texas, Ted Cruz, una de las figuras reconocidas de la Cámara alta.
El senador republicano de Texas, Ted Cruz, una de las figuras reconocidas de la Cámara alta. - Créditos: @Reuters

En Washington ven a la corrupción como un flagelo en la Argentina y, en general, en el resto de América latina. El último informe de derechos humanos del Departamento de Estado, publicado en abril de este año, indicó en su capítulo sobre el país que “el Gobierno tomó medidas limitadas para identificar, investigar, enjuiciar y castigar a los funcionarios que cometieron violaciones de derechos humanos y corrupción” . Ese informe ha mencionado, año tras año, a la corrupción y a la impunidad como problemas enquistados, incluso en los informes publicados durante la gestión de Mauricio Macri.

Pedido a Blinken

Hoy, el senador republicano Ted Cruz envió una carta a Antony Blinken, secretario de Estado de Biden, en la que pide que sancione a Cristina Kirchner y a sus familiares directos del mismo modo en el cual el Departamento de Estado sancionó, en marzo, al expresidente de Ecuador, Abdalá Jaime Bucaram Ortiz, y este mes al vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez.

“Los adversarios estadounidenses, y en particular China, Rusia e Irán, explotan la corrupción endémica, incluida y especialmente la corrupción impulsada por movimientos de izquierda en el hemisferio occidental, para avanzar en sus agendas geopolíticas y erosionar los intereses estadounidenses”, escribió Cruz.

El senador afirma luego que quiere llevar la atención a lo que llama “actos corruptos cada vez más descarados y ahora públicos de Fernández de Kirchner”, a quien acusó de socavar el estado de derecho en la Argentina, convulsionar las instituciones políticas y socavar “los intereses estadounidenses en el país y, de hecho, en la región”.

El Secretario de Estado de EE.UU., Antony J. Blinken.
El Secretario de Estado de EE.UU., Antony J. Blinken. - Créditos: @Yuki Iwamura

En uno de sus párrafos más duros, Cruz también agrega que Cristina Kirchner estuvo “profundamente implicada en la muerte en 2015 del fiscal especial argentino Alberto Nisman, quien fue encontrado baleado en su apartamento el día antes de que presentara evidencia al Congreso argentino que habría probado que ella se confabuló con Irán para encubrir la bomba de Irán en el atentado de 1994 a la AMIA”. La Justicia aún investiga la muerte de Nisman como un homicidio, pero el kirchnerismo sostiene que se suicidó.

La evidencia que respalda los cargos contra Fernández de Kirchner es pública, creíble y ahora respaldada por el sistema judicial argentino. Simplemente, lo que se ha verificado aunque solo sea por defecto – lo que sus defensores han concedido – ya es tan o más significativo que la evidencia que el Departamento de Estado presentó recientemente como parte de su justificación para la designación de Velázquez. Mientras tanto, las consecuencias y amenazas de la corrupción de Fernández de Kirchner se extienden a nivel mundial”, indica el senador.

Cruz cierra luego su carta de dos carillas urgiendo a Blinken a que sancione a Cristina Kirchner y sus familiares directos.

Al anunciar las sanciones a Velazquez, a quien acusó de estar involucrado en “corrupción significativa”, Blinken reafirmó el compromiso de Estados Unidos para “combatir la corrupción, que perjudica el interés público, obstaculiza la prosperidad económica de los países y reduce la capacidad de los gobiernos para responder de manera efectiva a las necesidades de su gente”.