Catorce estados demandan a Trump por medida que limita cupones de alimentos

Agencia EFE

Washington, 16 ene (EFE News).- Catorce estados, además del Distrito de Columbia y la ciudad de Nueva York, presentaron este jueves una demanda ante el Tribunal Federal del Distrito de Columbia contra el plan del Gobierno federal que elimina cupones de alimentos para unas 680.000 personas.

La medida, que debe entrar en efecto el 1 de abril, exige que los adultos que no tienen niños a su cargo deben trabajar al menos 20 horas por semana si han de recibir por más de tres meses los cupones para la compra de alimentos básicos del Programa Suplementario de Asistencia Nutritiva (o SNAP, en inglés) del Departamento de Agricultura.

"Nadie debería tener que elegir entre comer y pagar el alquiler", señaló en un comunicado Xavier Becerra, fiscal general de California que es uno de los estados participantes en la demanda.

"Una vez más, el gobierno de Trump omite el presentar alguna evidencia legítima que justifique las decisiones que tienen consecuencias reales para la salud y el bienestar de nuestros residentes", añadió el fiscal californiano.

Además de Becerra, la demanda la firman los fiscales generales de Connecticut, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minesota, Nevada, Nueva Jersey, Nueva York, Oregón, Pensilvania, Rhode Island, Vermont y Virginia, junto con la ciudad de Nueva York y el Distrito de Columbia.

En el caso de California, Becerra ha entablado 64 demandas legales contra el gobierno de Trump.

Aunque el Gobierno federal paga todo el costo del programa SNAP, comparte con los estados que operan el programa la mitad del costo.

Según la demanda, la medida del gobierno de Trump socava la intención del Congreso con el que creó este programa en 1977.

"De ser implementada, la medida tendrá un impacto drástico en los demandantes y sus residentes al privar a entre 688.000 y 850.000 estadounidenses vulnerables de la asistencia nutricional que tanto necesitan", se lee en el escrito al que ha tenido acceso Efe.

De acuerdo a la normativa federal, todos los adultos capaces de trabajar, menores de 50 años de edad y sin niños dependientes deben trabajar al menos 20 horas por semana, o deben participar en un programa de capacitación, para recibir los cupones de salud, caso contrario sólo pueden recibir el beneficio por tres meses cada tres años.

Por décadas, los estados y condados han obtenido exenciones a estos parámetros cuando demostraron que la situación de sus mercados laborales hacían difícil la obtención de un empleo.

La nueva regla que implementará la Administración de Donald Trump hace más difícil obtener esa exención y requiere que una ciudad o condado tenga un índice de desempleo de al menos el 6% para calificar.

El índice actual de desempleo en todo el país está en el 3,5 %, el más bajo en medio siglo, no obstante entre los afroamericanos y los latinos el índice de desempleo es casi el doble, y la falta de trabajo es aún más grave para quienes no se han graduado de la escuela secundaria y los adultos menores de 24 años de edad.

El fiscal general de Maryland, Brian Frosh, señaló en una declaración que "SNAP es el programa contra el hambre más importante del país, un programa que saca a la gente de la pobreza y de la inseguridad alimenticia".

"Esta medida hará que haya gente en Maryland que pasará hambre", agregó. "Es innecesaria y cruel", remató.

Cuando anunció la medida, que según el gobierno ahorrará 5.500 millones de dólares del presupuesto federal en 5 años, el secretario de Agricultura, Sonny Perdue, dijo que se "restaurará la intención original de los cupones de alimentos: La autosuficiencia".

"Tenemos que estimular a la gente dándoles una mano sin permitir que esto se convierta en una mano que da indefinidamente", añadió.

(c) Agencia EFE