Catorce artistas de cinco países en II Simposio Internacional Escultura en Piedra

Agencia EFE

Tegucigalpa, 12 ene (EFE).- Artistas de cinco países participan en la segunda edición del Simposio Internacional de Escultura en Piedra en el municipio hondureño de Cantarranas, en el que también está plasmado el arte en múltiples murales pintados por nacionales y extranjeros.

Uno de los responsables de la organización del simposio y artista hondureño, Dario Rivera, aseguró a EFE que cada escultor expresa "su cosmovisión" del mundo en su obra.

Agregó que el simposio también rendirá un homenaje al escultor salvadoreño Douglas Nolasco, fallecido en 2019 en un accidente de tráfico en su país y que el año pasado participó en Honduras en la primera edición del Simposio de Escultura, cuya obra, la cabeza de un caballo, permanece en la plaza central de Cantarranas.

Nolasco recibió una mención honorífica en la XVIII Bienal de Escultura y Cerámica de Centroamérica y El Caribe, celebrada en Honduras en julio del año pasado.

La pieza de Rivera, denominada "Templo y Morada", está hecha de una piedra y representa a una mujer como "templo del Espíritu Santo", con un portal con el 777, que significa el bien, explicó.

La obra es "una figura femenina, con una puerta en su interior y en el dintel de la puerta lleva tres 7, que representan el nombre de Dios", señaló Rivera en Cantarranas, a unos 40 kilómetros de Tegucigalpa, mientras muestra el boceto de la escultura.

Destacó que el menaje de la pieza es que "tenemos que cuidar nuestro cuerpo porque no nos pertenece, es un cuerpo ajeno, le pertenece a Dios, no tenemos que dañarlo".

La piedra amarillenta fue extraída de una cantera a un kilómetro del pueblo que sus habitantes conocen como "El cerrito de piedra".

"Fósiles, es el nombre de la obra que realiza el español José Rodríguez, quien dijo a EFE que es una lata similar a la de un refresco arrugada rodeada de naturaleza.

La obra busca hacer conciencia sobre "la contaminación y la basura que botamos" en el mundo, explicó Rodríguez, originario de Valencia.

"Con tanta basura que uno genera, el fósil que va a dejar el ser humano es la basura pues hay materiales que consumimos que ni siquiera se pueden deshacer", enfatizó.

El artista español dijo que su pieza busca llamar la atención de la población sobre la necesidad de "no botar basura, reciclarla y reutilizarla".

La pieza del hondureño Miguel Núñez es una mujer con un ramo de cartuchos , titulada “Vendedora de flores" asociada a los esfuerzos de las mujeres en el mundo.

La obra es un homenaje a las "mujeres del mundo que luchan y se esfuerzan a diario" indicó a EFE Núñez, quien también enfatiza que si el planeta fuera gobernado por féminas seria "mejor".

El costarricense Yeinier Agüero le dejará a Cantarranas una escultura, cuyo título es "En reposo", de un murciélago colgado.

Agüero explicó a EFE que su obra es un homenaje al murciélago, una especie que está en peligro de extinción, lo cual representa un problema para el medio ambiente.

Los quince artistas del Simposio, auspiciado por la Alcaldía Municipal de Cantarranas, son un español, un costarricense, un guatemalteco, un salvadoreño y diez hondureños.

Fundado en 1666, el municipio de Cantarranas es visitado por nacionales y extranjeros que les gusta contemplar murales que adornan las paredes de edificios públicos y privados, así como casas particulares.

Los visitantes también degustan en Cantarranas platillos como sopas de gallina, res, fríjoles, pescado y nacarigüe (carne en sopa, en nahuatl).

Además, tamales, albóndigas y "pastelitos de perro" (tortilla de maíz doblada rellena de patata).

Cantarranas también ofrece una amplia variedad de dulces, panes y bebidas como rosquillas y calabaza en miel; encocadas, zapotillos, alfajores hechos con masa y miel, así como semitas, totopostes y quesadillas.

(c) Agencia EFE