Anuncios

Catherine Deneuve rechaza sentirse un ícono

Alejandra Musi, enviada

VENECIA, Italia, septiembre 1 (EL UNIVERSAL).- Ni sex symbol ni ícono, sólo un profundo amor al cine es lo que Catherine Deneuve destacó este miércoles al recibir el León de Oro a su carrera en la inauguración del Festival de cine de Venecia.

La actriz lució, previo al vestido rojo con el que recibió de manos del presidente de la Bienal de Venecia, Roberto Cicutto, el galardón a su carrera, una blusa azul en la que llevaba un pin de la bandera de Ucrania, país al que, a su paso por la alfombra roja, manifestó que "su mente y espíritu están con su gente".

Puntual en su discurso, la francesa recordó a Luis Buñuel al referirse a la presentación de "Belle de jour", en la Mostra de 1967 (León de Oro de aquella edición), momento que describió como "muy bello e impactante".

También reflexionó sobre ese momento en el que hay que mirar atrás y en las decisiones que has tomado.

"Nunca me ha gustado dar consejos a nadie", precisó la protagonista de títulos como Indochina (1997) —su única nominación al Oscar—, quien, dice, se ha negado a darlos incluso a su propia hija, la también actriz Chiara Mastroianni. "Cada persona es diferente (...), cada uno tiene sus gustos, su personalidad", insiste.

En el escenario, Deneuve reafirmó su amor por el cine, un lugar en el que espera descubrir talentos en sus próximos proyectos.

Lo que sí negó rotundamente fue ser un ícono del cine y sex symbol: "Quizás fue por mi melena rubia", bromeó y destacó que el aspecto no es lo más importante a la hora de hacer un papel.

Una cinta sobre la vida y la muerte

Previo a la proyección de la cinta inaugural en el Palazzo del Cinema, Volodímir Zelenski, presidente de Ucrania, habló por videollamada pidiendo a los presentes no olvidarse de su país en situación de guerra y pidió a la comunidad del cine "no guardar silencio".

La cinta que abrió la Mostra veneciana, "White noise", mezcla la ironía con el dramatismo y la comedia, en un juego visual ambientado en los 80, dirigida por Noah Baumbach. Protagonizan Adam Driver, Greta Gerwig y Don Cheadle. La cinta adapta la novela homónima de Don DeLillo.

Tampoco faltó la proyección de los primeros episodios de la serie del director danés Lars von Trier, "Riget exodus", que se presentó fuera de concurso. Por la noche, destacó la presencia de Hillary Clinton, exsecretaria de Estado de Estados Unidos, a su paso por la alfombra roja.