Cateos a casas de seguridad desatan bloqueos en Guanajuato

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 27 (EL UNIVERSAL).- La mañana de este miércoles se registraron bloqueos con camiones de pasajeros y vehículos incendiados en la carretera Juventino Rosas –Celaya por presuntos grupos criminales, en respuesta al despliegue de militares y policías estatales para la ejecución de cateos de inmuebles en los municipios de Celaya, Juventino Rosas, Cortazar y Villagrán. La Universidad Politécnica de Juventino Rosas anunció la suspensión de clases como consecuencia del cierre de carreteras con los incidentes violentos registrados en las primeras horas de hoy, además se suspendió el servicio del transporte urbano y suburbano y varias fábricas de la zona pararon labores.

Personas colocaron objetos ponchallantas en el camino, le prendieron fuego a dos autobuses y usaron otro camión de pasajeros para cerrar el tramo carretero. Soldados, elementos de Seguridad Pública del Estado y de la Fiscalía General de Estado (FGE) cumplimentan mandatos judiciales de cateos en propiedades de las comunidades de Pozos y Rincón de Centeno, en Juventino Rosas.

Por medio de un comunicado, la FGE anunció que en conjunto con el Ejército Mexicano este miércoles realizaron operativos para la ejecución de cateos "en casas de seguridad" en la Zona Laja-Bajío, en donde aseguraron vehículos, armas de fuego, cartuchos y drogas. La región abarca los municipios de Apaseo el Alto, Apaseo el Grande, Celaya, Comonfort, Cortazar, Jaral del Progreso, Juventino Rosas, Tarimoro y Villagrán, ubicados en el llamado "Triángulo del Huachicol". En ese territorio se observó el sobrevuelo de helicópteros y el desplazamiento de decenas de vehículos de las corporaciones que intervienen en los operativos. En el comunicado, la FGE explicó que el operativo obedece a las investigaciones que la Agencia de Investigación Criminal realiza en esta zona, derivado de los diversos acontecimientos delictivos ocurridos en últimas fechas, por lo que se obtuvo información que advertía que varios inmuebles eran utilizados como "casas de seguridad" y donde se almacenaba un gran número de objetos ilícitos.

Agentes especializados del Ministerio Público que integran las carpetas de investigación, al reunir los datos de prueba, acudieron ante el juez para solicitar los mandamientos judiciales, mismos que fueron otorgados, a la par que se diseñaron los operativos de intervención encabezados por Agentes de Investigación Criminal y con el apoyo del Ejército. En el despliegue, se ingresó a los domicilios, donde se encontraron vehículos de motor con reportes de robo y alteraciones, dosis de diversas drogas, armas de fuego largas y cortas y cientos de cartuchos útiles de calibres diversos.