De las categorías inferiores de España a ser príncipe en Indonesia

Jordi Amat en rueda de prensa cuando jugaba en Bélgica
Jordi Amat en rueda de prensa cuando jugaba en Bélgica

Jordi Amat en rueda de prensa cuando jugaba en Bélgica

Todo aficionado al fútbol español recordará a uno de los defensas que apuntó alto durante una década en nuestra liga: Jordi Amat. El jugador catalán, natural de Canet de Mar, debutó en el Espanyol en el año 2009, para jugar posteriormente en el Rayo Vallecano, Swansea y Betis, llegando a formar parte de todas las categorías inferiores de la ‘Roja’, aunque nunca llegó a debutar con la selección absoluta.

Tras abandonar la Liga española, el central probó suerte en el K.A.S. Eupen belga, equipo donde militó hasta 2022, cuando decidió poner rumbo a Malasia, país donde juega actualmente, en el Johor Darul Takzim.

Con este recorrido a nivel futbolístico, pocas personas podrían imaginarse el cambio de guion que ha experimentado su vida durante el último año. Su abuela, de origen indonesio, es nada menos que la princesa de la isla Siau, en Indonesia.

Aprovechando esta condición, el pasado año, el futbolista solicitó la nacionalidad indonesia, jurando bandera en noviembre de 2022 (con 30 años) y obteniendo el pasaporte indonesio. Su objetivo: jugar la Copa Asia con Indonesia, selección con la que debutó el pasado 23 de diciembre frente a Camboya.

Lo llamativo de esta historia es que, además del cambio de vida tan peculiar de Amat, el canterano del Espanyol podría optar a ser príncipe de Siau ya que el título real de la región se transmite de forma hereditaria, desde que lo iniciará su tatarabuelo.

Todas estas circunstancias pueden provocar que, en algunos años, se pueda ver a un exfutbolista español ocupando un lugar en la realeza indonesia.

Related...