“Esto es catastrófico”: perder mercadería y ventas, el fantasma que resurgió el masivo corte de luz

·4  min de lectura
Galería Las Vegas, en Belgrano, una de las zonas afectadas por los cortes
Hernán Zenteno

“Esto es catastrófico. ¿Cómo vamos a trabajar así? No hay ni radio, ni señal, ni sistema”, le preguntó un agente de seguridad a otro, que alumbraba el camino con una linterna, en una de las oficinas del Alto Palermo Shopping, que da sobre la calle Arenales. Mientras, dos empleadas de una hamburguesería del centro comercial acudieron al puesto de seguridad a consultar cuánto tardaría en volver la luz. “Estamos preocupadas por las cámaras de alimentos y no sabemos si tenemos que esperar para volver a trabajar o va a durar todo el día”, reclamó una de ellas.

Contactos estrechos: qué opinan los expertos sobre reducir los días de aislamiento

Durante la tarde, varias personas se acercaron a la entrada del shopping y, tras las indicaciones del guardia de seguridad, se dieron media vuelta. “Está todo cerrado, no se puede acceder”, indicó. Otras, aguardaron en el hall que rodea la entrada: “Ya que no tenemos luz en casa, vinimos a dar una vuelta y preferimos esperar acá porque el calor es increíble”, contó Mirella, una vecina de la zona. Mientras, los empleados de los distintos comercios permanecieron en sus puestos a la espera de que la falla se solucionara o, por el contrario, de las indicaciones de sus superiores para poder regresar a sus hogares.

Uno de los bares del Alto Palermo Shopping a oscuras
Hernán Zenteno


Uno de los bares del Alto Palermo Shopping a oscuras (Hernán Zenteno/)

Como el Alto Palermo, muchos comercios en los barrios de Belgrano, Núñez y Palermo cerraron antes de cumplir su horario, ante el corte de luz masivo que afectó, en el peor momento, a más de 700.000 usuarios de la zona norte, sur y oeste del área metropolitana de Buenos Aires (AMBA). La interrupción del servicio comenzó alrededor de las 13, en plena ola de calor y en una jornada en la que se registraron temperaturas que superaron los 40°C. La empresa Edenor comunicó que el apagón se produjo porque “salió de servicio una línea de alta tensión debido a un incendio ocurrido en una vivienda en el partido de San Martín”.

“Llevamos dos horas con la incertidumbre de si volverá la luz o no, esperando, y el calor es insoportable”, contó Raquel Zárate, empleada del local N°19, una tienda de marroquinería de la Galería Las Vegas (Avda. Cabildo al 2200), mientras se abanicaba. “No entra nadie desde las 13, estamos a oscuras y hace muchísimo calor. No sabemos qué pasó, no es frecuente que esta zona se quede sin luz y me toca trabajar hasta las ocho de la noche con las mínimas luces de emergencia que hay acá dentro”, relató a LA NACIÓN.

¿Cuáles son los tres cambios para el aislamiento de los contactos estrechos sin síntomas de Covid?

Lautaro Fernández, empleado de Foodies Empanadas, un local próximo a la galería, afirmó estar “desesperado por el calor y el corte eléctrico”. En el mostrador, solo contaba con cuatro o cinco empanadas y tres medialunas. “Se vendió todo lo que teníamos y no tengo cómo cocinar más. Además, se está descongelando toda la mercadería del freezer y las bebidas están calentándose en plena ola de calor. No voy a poder vender nada más”, agregó.

En la misma avenida, la farmacia Farmaplus, ubicada al 2100, cerró sus puertas alrededor de las 15. “No tenemos sistema debido al corte eléctrico, así que no podemos atender. Estamos esperando a que vuelva la luz”, señaló Martín, uno de los empleados, mientras el resto esperaba sentado detrás del mostrador. En cuanto a los medicamentos que requieren de heladera, señaló: “De momento se mantiene la cadena de frío, porque pasó poco tiempo relativamente. El problema llegará si se mantiene mucho esta situación”.

Asombro

El Hospital General de Agudos Dr. Juan A. Fernández, ubicado en Cerviño 3356, en Palermo, gracias a generadores, tenía electricidad en las salas de emergencia, los quirófanos y las UTI, señaló Liliana, administrativa que se encontraba en la recepción de la guardia.

En la vereda de enfrente, Daniel, empleado de la farmacia ubicada en el 3365 de la misma calle, se mostró “asombrado” del corte de luz en la zona. “Hace más de 40 años que vivo y trabajo acá y nunca había pasado esto, a excepción de una vez hace cuatro años, que se demoró un día entero en volver la luz”, señaló a LA NACIÓN.

“Somos unos privilegiados por trabajar en esta zona, donde nunca hay cortes, excepto esta vez. No sabemos qué ha pasado, pero nunca antes había sucedido”, agregó Nancy Mottola, empleada de la panadería Santa Elena, en el local contiguo a la farmacia.

Alrededor de las 18.30, Edenor reportó: “Ya se ha repuesto al 80% de los clientes afectados. Continuamos trabajando para la normalización total del servicio”.

El 29 pasado también se produjo un corte eléctrico masivo en la zona del AMBA, que afectó a alrededor de 17.000 usuarios y se prolongó durante cinco días en algunos barrios porteños, como en Flores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.