Catamarca: escándalo por un decreto que asigna $100 millones para gastos discrecionales del gobernador y sus funcionarios

Matías Moreno
·4  min de lectura

El gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, quedó envuelto en un escándalo por un decreto que dispuso la creación de un fondo "especial" de 100 millones de pesos, para ser utilizados por el mandatario, sus ministros y secretarios de manera discrecional, sin la obligación de rendir cuentas.

A través del decreto N° 138, que fue firmado por Jalil y todos los ministros de su gabinete el 22 de enero pasado, el Ejecutivo provincial constituyó un "Fondo Rotatorio Especial" de 100 millones de pesos para financiar gastos de la gestión. Y dispuso que esa cuantiosa caja quede bajo la órbita de la Dirección de Administración Financiera de la Secretaría de Estado de Gabinete de Catamarca.

Según establece la normativa, esos fondos extraordinarios serán repartidos mensualmente -desde enero hasta diciembre de cada año- entre los ministros y secretarios de Estado y podrán ser utilizados por cada cartera "para la atención de erogaciones de cualquier naturaleza", con excepción de gastos en personal.

A su vez, en el artículo 5, indica que los gastos efectuados por los funcionarios a través del "Fondo Rotatorio Especial" quedarán excluidos del régimen de rendición de cuentas.

Luego de que LA NACION accediera a la documentación y consultara a las autoridades provinciales sobre los motivos de la polémica decisión, Jalil ordenó anular la medida. "Hoy se tomó la decisión de darlo de baja. El decreto no resultó operativo", afirmó a este medio Fernanda Rosales, asesora general del gobierno de Catamarca, para intentar acotar el escándalo.

En los considerandos del decreto se indica que la gestión de los ministros y secretarios del Poder Ejecutivo provincial "implica la cobertura de una universalidad de gastos que requieren ser resueltos con especial premura en razón de las operaciones funcionales de cada uno de ellos".

De inmediato, los representantes locales de Juntos por el Cambio expresaron su rechazo a la controversial decisión de Jalil. "Es un sobresueldo encubierto. Son alrededor de 490 mil pesos mensuales para cada ministro. El decreto no le da ninguna especificidad, es de uso discrecional, al libre arbitrio de cada ministro", resaltó el diputado nacional Rubén Manzi (CC-Catamarca).

"Es inexplicable. Buscan tener una caja para cubrir gastos sin rendición de cuentas", sostuvo la diputada provincial de JxC y titular de la UCR de Catamarca, María Colombo.

Marcha atrás

Tras el escándalo, Jalil pidió anular la creación del "fondo especial" de 100 millones de pesos y "estudiar un aumento en blanco" para los funcionarios del gobierno. Según indicaron a LA NACION desde el Ejecutivo provincial, el gobernador firmará durante las próximas horas un decreto para anular la decisión. "Ese decreto se dictó con la idea de dar una respuesta a la problemática salarial y, sobre todo, con la intención de darle una mejora a funcionarios que trabajan en el sector de la salud", justificó Rosales, estrecha colaboradora de Jalil.

Y agregó: "Estamos buscando una solución legal y que sea financieramente posible para remediar este tema salarial que hace que a muchos funcionarios y médicos les cueste sostener la actividad pública con sueldos tan magros".

El artículo 141 de la Constitución de Catamarca fija como tope salarial para los integrantes del Ejecutivo la remuneración del gobernador. "Es alrededor de 150 mil pesos y 200 mil pesos de bolsillo", indicaron.

En privado, Jalil sugirió cambiar la normativa para equiparar la remuneración del gobernador con el de un miembro de la Corte de Justicia, como ocurre en Santiago del Estero, con el objetivo de que haya una mejora salarial general en el Ejecutivo. "Hay funcionarios que renuncian (por los sueldos). Tenemos que solucionar ese problema", dijo una alta fuente del Ejecutivo provincial.

Para Colombo, la decisión de Jalil representa "un hecho gravísimo, que va en contra de la transparencia que se exige a los gobernantes en todo momento". Para constituir el fondo especial de 100 millones de pesos, el gobernador Jalil, aliado de la Casa Rosada, se amparó en el artículo 69 de la ley de administración financiera de Catamarca (N° 4938) y en el artículo 149 de la Constitución provincial.

"Esta caja se crea bajo la figura de un fondo rotatorio especial, al amparo de las facultades discrecionales del Poder Ejecutivo provincial, por fuera de los controles de la ley de administración financiera. Es directamente inaceptable", apuntó la referente local de la UCR.