Manifestantes queman barricadas en las calles españolas por condena a rapero

Luis Felipe Castilleja y Guillermo Mártinez
·2  min de lectura
Una motocicleta arde durante una protesta contra el arresto del rapero catalán Pablo Hasel en Barcelona, ​​España, el 17 de febrero de 2021

Por Luis Felipe Castilleja y Guillermo Mártinez

MADRID/BARCELONA, 17 feb (Reuters) - La policía disparó el miércoles gases lacrimógenos, balas de goma y bombas de sonido en dos protestas en Madrid y Barcelona, a las que asistieron miles de personas, un día después de la detención de un rapero acusado de enaltecer el terrorismo e insultar a la realeza en sus canciones.

Las protestas en la céntrica Puerta del Sol de la capital fueron inicialmente pacíficas, con gente aplaudiendo al unísono y coreando "No más violencia policial" y "Libertad para Pablo Hasel", el rapero detenido en la ciudad catalana de Lérida el martes.

Pero la policía cargó contra la multitud blandiendo porras después de que algunos manifestantes comenzaron a lanzar botellas de vidrio y piedras que habían desprendido del pavimento. Algunos manifestantes respondieron prendiendo fuego a contenedores para crear barricadas en las estrechas calles madrileñas.

En la ciudad catalana de Barcelona hubo escenas similares cuando la policía local, los Mossos d'Esquadra, dispararon balas de goma contra la multitud el miércoles, hiriendo a un reportero de Reuters que se encontraba en el lugar.

Cuando los manifestantes catalanes comenzaron a lanzar proyectiles contra los furgones blindados, los Mossos tomaron represalias disparando balas de goma dirigidas a la altura de la cara. Mientras los disturbios parecían estancarse, grandes tramos de las calles del centro de Barcelona estaban inundados por el humo de las papeleras en llamas.

Pablo Hasel, un radical de izquierda, había incumplido el viernes pasado el plazo para entregarse a las autoridades para cumplir una condena de nueve meses de cárcel, una sentencia de 2018 que causó revuelo en España y llevó al Gobierno a anunciar que haría menos restrictivas las leyes de libertad de expresión.

El martes, la policía irrumpió en un edificio universitario donde Hasel se había atrincherado y lo detuvo, lo que desencadenó concentraciones y disturbios en Barcelona y otras ciudades catalanas.

La policía detuvo a 18 personas y 55 resultaron heridas, entre ellas 25 agentes, según informaron las autoridades el martes.

Los organizadores de la protesta usaron las redes sociales para convocar nuevas concentraciones el miércoles por la noche para exigir en toda España, incluso en Madrid, la liberación de Hasel.

(Información de Joan Faus; información adicional de Emma Pinedo; editado por Andrei Khalip y Jonathan Oatis; editado en español por Darío Fernández y Javier López de Lérida)