Católicos salvadoreños vuelven a las iglesias para bienvenida de Semana Santa

Agencia EFE
·2  min de lectura

San Salvador, 28 mar (EFE).- Cientos de católicos salvadoreños volvieron este domingo a las iglesias para dar la bienvenida a la Semana Santa con el tradicional ritual del Domingo de Ramos, en el que se recuerda la entrada triunfante de Jesús a Jerusalén.

Hace un año, los feligreses se quedaron en casa por las restricciones implementadas por el Gobierno para contener el avance del coronavirus, por lo que la tradicional procesión propia del este día y los actos religiosos fueron suspendidos.

Este domingo las iglesias permitieron únicamente el ingreso del 50 % de la capacidad de la feligresía para evitar aglomeraciones y en los recintos se implementaron las medidas sanitarias correspondientes, como el uso obligatorio de mascarilla y la desinfección de las personas al momento de entrar, y no se realizó la procesión de las palmas.

Los feligreses también implementaron el distanciamiento físico de dos metros, según constató Efe.

Además, a diferencia de años anteriores el padre encargado de la misa se acercó a cada católico para bendecir los ramos, elaborados con hojas de palmeras, que cada uno portaba.

De acuerdo con la Iglesia católica, la bendición y procesión de las palmas es una expresión de fe para recordar la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén y el anuncio de su pasión.

Esta es una tradición con la que los salvadoreños inauguran cada año todas las actividades religiosas que caracterizan a la "Semana Mayor" en el país centroamericano, donde aproximadamente el 70 % de la población profesa la fe católica.

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, señaló a la prensa que la única procesión que fue suspendida en todo el país es la de Domingo de Ramos y que las otras se realizarán con algunas restricciones, como un máximo de 10 personas para que acompañen los recorridos.

"No queremos que vaya gran cantidad de personas por el peligro de contagio", indicó.

La Semana Santa, un período de reflexión en el que se actualizan los misterios de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, comienza con el Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Pascua.

(c) Agencia EFE