Castillo considera el acuerdo de Escazú un reflejo de la conciencia de A. Latina

·3  min de lectura

Naciones Unidas, 20 sep (EFE).- El presidente de Perú, Pedro Castillo, afirmó este martes ante la Asamblea General de la ONU que el Acuerdo de Escazú refleja la conciencia de los pueblos de América Latina y destacó que es "un instrumento para afirmar" la soberanía del país "sobre los recursos naturales en la Amazonía".

"El Acuerdo de Escazú, que Perú ha suscrito, refleja la conciencia de los pueblos de América Latina para aplicar la histórica decisión de la Asamblea General que ha reconocido los derechos ambientales como derechos humanos", señaló el mandatario en su intervención en el 77 periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.

La comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de Perú ratificó en julio pasado la decisión de archivar la resolución ministerial que pedía garantizar la protección de los defensores ambientales a través del Acuerdo de Escazú.

Los integrantes de la comisión votaron por el archivado con 10 votos a favor, dos en contra y una abstención, con lo cual fue la segunda vez desde 2020 que un grupo parlamentario rechazaba el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe.

No obstante, Castillo subrayó en su intervención: "Escazú es un instrumento para afirmar nuestra soberanía sobre los recursos naturales en la Amazonía".

"Los océanos requieren urgentes pactos para preservar la vida y ecosistemas marinos, su biodiversidad. El Perú respalda las negociaciones para un tratado que regule las actividades pesqueras y eliminen la contaminación de los mares más allá de las 200 millas", subrayó el mandatario.

DEFENSA DE LA PAZ

En su intervención, Castillo también destacó la convicción de su Gobierno por la lucha por la paz tanto en la región, como en el mundo, donde "se está orientando peligrosamente a situaciones de enfrentamiento y oposición de intereses".

"Perú ha incrementado prácticamente el doble de efectivos militares en seis misiones de paz en el mundo, particularmente en el proceso de pacificación y estabilización de la República Centroafricana. Contribuiremos también, en el corto plazo, con efectivos policiales", dijo.

También subrayó la creación en Lima a principios de septiembre de una red latinoamericana y del caribe para la cooperación en operaciones de mantenimiento de la paz.

"Mi gobierno intensificará las consultas para consolidar a Sudamérica como una zona de paz internacional", declaró antes de destacar que es "su tradición histórica" contribuir a los procesos de paz.

Anunció que Perú va a abrir una representación diplomática palestina "en pleno cumplimiento del principio de la universalidad de las relaciones diplomáticas".

También reiteró el apoyo del país andino al derecho de libre determinación del pueblo saharaui y el derecho de soberanía de Argentina sobre las islas Malvinas.

En cuanto a la guerra entre Ucrania y Rusia, el mandatario peruano llamó a la comunidad internacional para que esta asuma su deber de trabajar un cese al fuego y hacer de la paz su cometido.

Citó la iniciativa del secretario general de la ONU, António Guterres, para normalizar "las exportaciones rusas de fertilizantes, cuya carencia está agobiando a los agricultores más pobres del mundo en desarrollo" y evitar que las sanciones económicas afecten a la seguridad alimentaria.

Concluyó su discurso al nombrar la creación de "un nuevo pacto social en su país, para no dejar a nadie atrás".

"Mi gobierno simboliza las demandas, aspiraciones e ilusiones de quienes no han tenido nada o tuvieron muy poco para integrarse a la vida nacional como actores de su propio destino. La agenda de la inclusión social en el Perú es la del nuevo pacto social", finalizó.

(c) Agencia EFE