"No se puede castigar a nadie por un discurso político"

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 9 (EL UNIVERSAL).- La defensa de Donald Trump inició sus alegatos en el primer día del juicio político contra el expresidente de Estados Unidos.

Después de una emotiva comparecencia de Jamie Raskin, el principal legislador demócrata que actúa como fiscal en el juicio, fue el turno de Bruce Castor, uno de los dos abogados defensores de Trump.

Castor, quien fue fiscal de distrito del condado de Montgomery entre 2000 y 2008, antes de ser comisionado del mismo, señaló:

"¿Acaso este juicio es sobre intercambiar libertad por la seguridad respecto de una turba? Honestamente, no. No puede serlo. No podemos estar pensando en eso. No podemos estar sugiriendo que castigamos a las personas por su discurso político en este país".

La defensa asegura que Trump ejerció su derecho a la libertad de expresión cuando llamó a la multitud a ir al Capitolio el pasado 6 de enero.

Poco después, simpatizantes del entonces mandatario irrumpieron violentamente en el recinto legislativo, donde se reunían las dos cámaras para hacer el conteo de votos electorales de las presidenciales del 3 de noviembre.

Los gerentes del impeachment acusan a Trump de "incitar a la insurrección" con su discurso, con sus tuits, en los que afirmó una y otra vez, sin pruebas, que hubo fraude masivo en las elecciones, y que le "robaron" el triunfo.

La defensa alega que el juicio es inconstitucional porque Trump ya no es mandatario.

"El pueblo estadounidense ha hablado y cambió de administración y no reeligió a Trump", dijo hoy Castor, subrayando que el equipo defensor del exmandatario no defenderá en ningún momento lo que hicieron los manifestantes el 6 de enero.

Castor confesó que tuvo que hacer cambios "de último minuto" en su estrategia de defensa porque la presentación de la fiscalía fue "tan buena".

El otro abogado de Trump, David Schoen, acusó a los demócratas de querer invalidar la opinión de 74 millones de personas que votaron por el exmandatario el 3 de noviembre y aseguró que el juicio político "destrozará" al país.