Caso Wikileaks: La justicia británica rechaza la extradición de Assange a Estados Unidos

Newsweek México
·2  min de lectura

LA JUSTICIA británica falló en contra de la extradición del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a Estados Unidos, que busca juzgarlo por espionaje luego de que publicara cientos de miles de documentos confidenciales.

Las autoridades consideraron que de permitir su traslado, Assange podría suicidarse. “Considero que el estado mental del señor Assange es tal que sería opresivo extraditarlo a Estados Unidos”, afirmó la jueza Vanessa Baraitser de la corte penal de Londres. Y aceptó que “la salud mental del señor Assange se deterioraría motivándolo a cometer suicidio llevado por la ‘determinación obsesiva’ de su trastorno de espectro autista”.

Sin embargo, Estados Unidos puede apelar dicha decisión y ya han decidido hacerlo. Por su parte, la defensa de Assange pedirá, nuevamente, la libertad bajo fianza en una nueva vista programada para el miércoles.

Julian Assange, de 49 años, lleva 20 meses recluido en la cárcel londinense de Belmarsh desde su detención en abril de 2019 en la embajada de Ecuador en el Reino Unido -donde vivió refugiado siete años-, por ahora permanecerá detenido.

También lee: Caso Wikileaks: de ser extraditado a EU, Assange podría pasar 175 años en prisión

“Hoy marca una victoria para Julian. La victoria de hoy es un primer paso para obtener justicia en este caso”, afirmó tras la vista la abogada sudafricana Stella Morris, compañera sentimental de Assange con quien tiene dos hijos.

Tras saber el veredicto se escucharon gritos de júbilo a las afueras del recinto, se trató de un grupo de manifestantes que se habían congregado a las puertas del tribunal para expresar su apoyo en un caso que denuncian como clave para la libertad de prensa.

No te pierdas: Caso Wikileaks: Relator de la ONU pide a Trump otorgar el perdón a Assange

De haber sido extraditado, el fundador de WikiLeaks pudo ser juzgado y pasar hasta 175 años en una prisión de Estados Unidos.

Antes de pronunciarse, la justicia inglesa examinó detenidamente la solicitud estadounidense para asegurarse de que no fuera desproporcionada o incompatible con los derechos humanos.

Entre las publicaciones sacadas a la luz por WikiLeaks, figuró un vídeo en que se veía como helicópteros de combate estadounidense disparaba contra civiles en Irak en 2007, matando a una docena de personas en Bagdad, incluidos dos periodistas de la agencia de noticias Reuters. N