El caso del voluntario de Taiwán caído en Ucrania señala el apoyo de la isla

Leópolis (Ucrania), 15 nov (EFE).- El caso de un voluntario taiwanés que se unió al Ejército ucraniano para ayudar en la guerra contra los rusos y que cayó en combate en Lugansk ha servido para poner de relieve el apoyo desde la isla, que Kiev no reconoce formalmente como país.

Mientras China evitar criticar abiertamente las acciones de Rusia en Ucrania el considerable apoyo taiwanés alimenta las aspiraciones de quienes promueven una profundización de las relaciones entre Ucrania y Taiwán.

Ucrania es uno de los muchos países que no tienen relaciones diplomáticas oficiales con Taiwán en aplicación de la política "una China". La lucha democrática ucraniana por su independencia contra su vecino ruso se ha seguido de cerca en la isla, que se siente amenazada por la República Popular China.

Anna Kompan, de la ONG "Foro Ucrania+Taiwán", dijo a Efe que el apoyo de Taiwán a Ucrania ha sido elevado desde el comienzo de la invasión rusa. Junto con otros miembros de la organización, Anna está encargada de la cooperación entre Ucrania y Taiwán.

Con un interés especial en vínculos con los responsables locales en Ucrania, el gobierno de Taiwán ha enviado tres millones de dólares a Kiev, además de 800.000 dólares para hospitales en Leópolis y dos millones para las escuielas de Járkov.

A finales de octubre anunció el envío de otros 56 millones de dólares para la restauración de infraestructuras en Ucrania que habían resultado dañadas por los ataques rusos.

Kompan añadió a Efe que hay soldados voluntarios taiwaneses combatiendo en Ucrania, algunos de ellos como parte de la Legión Internacional creada al principio de la invasión para incorporar a aquellos extranjeros que querían unirse a la resistencia.

Un pequeño grupo de ciudadanos taiwaneses formaba parte de los reunidos este lunes en la céntrica plaza Rynok de Leópolis, en frente del edificio del Ayuntamiento, para agradecer al soldado muerto y a su familia por el servicio prestado a Ucrania.

El alcalde de la ciudad, Andriy Sadovyi, y otros ciudadanos se aproximaron sus padres, que llegaron desde Taiwán para manifestar su agradecimiento. La ceremonia de despedida incluyó la interpretación de un tema funerario por parte del trompetista de la ciudad y le siguió una misa en la iglesia de San Pedro y San Pablo.

Tseng Sheng-Guang, conocido también como Jonathan Tseng, tenía 25 años y murió el 2 de noviembre cuando combatía en una batalla en la región de Lugansk. Su cuerpo fue incinerado y sus cenizas enviadas a Taiwán.

Se unió al batallón de voluntarios "Sich de los Cárpatos" de la brigada número 83 del Ejército ucraniano en junio. Antes de eso, Jonathan sirvió durante cuatro años, hasta 2021, en el Ejército de Taiwán, donde llegó al grado de cabo.

"Vine a luchar del lado del bien, por Ucrania y su gente", dijo al explicar el porqué de ir a Ucrania, según reveló una nota del batallón en el que sirvió. Según sus superiores, Jonathan demostró ser un "disciplinado guerrero resistente y valiente".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán saludó el "sacrificio por la causa de la libertad" del soldado y subrayó que Taiwán siente "el dolor de nuestros hermanos y hermanas en Ucrania, que han perdido tanto en el curso de la guerra".

Según Anna, el alcance del apoyo de Taiwán debería obtener un reconocimiento más amplio en Ucrania, por ejemplo con la simplificación del proceso de obtención de visados para viajar a Ucrania.

La tendencia parece haber cambiado últimamente. El 15 de agosto parlamentarios ucranianos crearon una asociación interpartidaria por la "amistad" entre Ucrania y Taiwán, encabezada por Oleksandr Merezhko, responsable del comité de política exterior del Parlamento.

Según la declaración fundacional, Ucrania comparte valores comunes con Taiwán, "como la dignidad, los derechos humanos, la democracia y el estado de derecho" y también aprecia el apoyo de Taiwán a Ucrania.

En los últimos meses al menos dos diputados ucranianos, Kira Rudyk y Mykola Kniazhytskyi viajarona Taiwán por primera vez y allí se reunieron con el ministro de Exteriores, Joseph Wu, y la ministra de Asuntos Digitales, Audrey Tang.

Kniazhytskyi escribió durante la visita en noviembre que Taipei estaba "lleno de colores ucranianos" y que Ucrania necesitaba profundizar la cooperación con Taiwán.

Rostyslav Averchuk

(c) Agencia EFE