Caso Veppo: dejan salir del hospital al agente de tránsito atropellado

LA NACION

Cuando faltaban cuatro días para cumplir los tres meses internado, enviaron a su casa al agente de tránsito Santiago Siciliano, el joven que fue atropellado por el periodista Eugenio Veppo en septiembre pasado. En el incidente murió su compañera Cinthia Choque.

Desde la puerta del Hospital Fernández, Siciliano dio una entrevista al canal TN y aseguró que aún falta que le hagan una operación para reconstruirle la parte del cráneo que perdió al ser embestido en la madrugada del 8 de septiembre.

"Pasé por varias etapas. Donde más tiempo estuve es en las salas de neurocirugía. No tengo el alta médica, solo es un egreso del hospital", dijo Siciliano, de 30 años, y agregó: "Viene todo un seguimiento y tratamientos ambulatorios. Además de mi adaptación al mundo porque voy a vivir con ciertas restricciones por mucho tiempo".

"Para evitar que me contagie algún virus me voy a mi casa. Me falta la craneoplastía. Ya me operaron de las dos rodillas y de uno de los tobillos. Volé como 10 metros y caí del mismo lado del que me chocó", agregó.

"No recuerdo nada del choque. Lo que cuento es por los videos que vi y lo que me contaron mis compañeros que me vinieron a visitar. Yo lo último que recuerdo es que salí de mi casa, que despedí a mi hijo y mi novia. Después no me acuerdo más nada y me desperté acá. Me desperté en terapia intensiva y no sabía lo que me había pasado", explicó el joven.

Luego contó lo que sintió al ver las imágenes: "Me impresionó el video. Luego me revolvió el estómago. Me vi tirado y bañado en sangre. Después no lo quise volver a ver. Mi madre vio imágenes en las audiencias del juicio que yo no vi".

La causa fue elevada a juicio oral por los delitos de "homicidio simple con dolo eventual", y por las "lesiones graves" que sufrió Siciliano. "Es muy justa la carátula que se le impuso a Veppo", dijo el hombre.

"No recibí ningún pedido de disculpas de Veppo, ni de su familia. No creo que le dé la cara. Se quiso comunicar con mi mamá, que no lo quiso atender, y habló con un tío mío", dijo el hombre, y agregó: "Según me dijo mi tío, fue un arrepentimiento con lágrimas de cocodrilo, medio actuado".

"Me tengo que cuidar mucho"

"Mucho cuidado desde lo físico. Tengo que evitar caerme. Para largas distancias me tengo que mover en silla de ruedas y para corta distancia en muletas", dijo Siciliano, y agregó: "Falta la craneoplastía. Me van a reconstruir la parte que me falta del cráneo con metilmetacrilato".

El agente de tránsito aseguró: "La vida me dio otra oportunidad. Esto me permitió empezar a valorar otras cosas como caminar a una velocidad normal. Una destreza que antes yo no valoraba. Que yo esté vivo es un milagro, pero la vida misma para mí es un milagro y hay que agradecerla a diario".

"Voy a poder volver a caminar normalmente y recuperar la motricidad hasta un 90 por ciento", dijo.