Caso de tráfico de información privilegiada de $3.5 millones vinculado con Surfside, Rite Aid y zapatos de diseñador

·7  min de lectura

Un miembro de una de las familias más ricas de Estados Unidos con sede en Surfside, la que dirige DSW, American Eagle y está relacionada con las tiendas Albertsons, participó en una trama de tráfico de información privilegiada que le reportó al menos $3.5 millones. Pero mientras que David Schottenstein admitió la confabulación para cometer fraude de valores con la declaración de culpabilidad el jueves en el tribunal federal de Boston, los abogados de otros dos que enfrentan la misma acusación, así como de ser cómplices en el fraude de valores, dicen que están peleando.

James Froccaro, que representa a Kris Bortnovsky, de Surfside, envió un correo electrónico diciendo que su cliente “es inocente de las acusaciones contenidas en la Acusación y se declarará INOCENTE”.

Martin Weinberg, abogado de Ryan Shapiro, de Bay Harbor Islands, envió un correo electrónico en el que decía que su cliente “es un empresario y filántropo muy respetado en Miami. Tiene toda la intención de montar una vigorosa defensa que demostrará su inocencia, tanto de hecho como de derecho, de las acusaciones en cuestión en el caso de Boston”.

En el aspecto civil, la Comisión de Valores y Bolsa (SEC) presentó una denuncia contra Schottenstein, Bortnovsky, Shapiro y las empresas Sakal Capital Management y Sakal U.S. Fund.

La SEC dice que Bortnovsky, usando consejos de Schottenstein que este último recogió de miembros de la familia, ganó $4 millones en operaciones con información privilegiada que involucran la fusión propuesta en 2018 de Albertsons y Rite Aid, que fue cancelada, y la adquisición de una compañía canadiense de marihuana. El uso de conocimiento interno, dice la SEC, permitió a Shapiro beneficiarse con $121,000 en estas operaciones.

Según la declaración de culpabilidad de Schottenstein y la tabla de sentencias del tribunal federal, el fiscal recomienda una sentencia de prisión en el extremo inferior de un rango de 46 a 57 meses. Los fiscales también recomiendan una restitución que determinará el tribunal, $634,893 de confiscación y un año de libertad supervisada después de que Schottenstein termine su tiempo en prisión.

DSW y ‘arrasando’

“Asuntos familiares” puede ser sinónimo de “asuntos financieros” para la familia Schottenstein, que en su día fue clasificada por Forbes entre las 100 más ricas del país. Los Schottenstein han derramado su propia sangre, legalmente, por dinero.

Beverley Schottenstein, de 95 años, residente en Bal Harbour, sigue en un tribunal federal de Miami tratando de resolver cuánto dinero va a recibir de J.P. Morgan Securities y de sus nietos Evan Schottenstein y Avi Schottenstein después de que un panel de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera dictaminara que le debían casi $19 millones por operaciones no autorizadas en su cuenta.

Desde 2005, Jay Schottenstein, tío de David, es el presidente ejecutivo de Designer Brands, antes conocida como la empresa de calzado DSW. También forma parte del consejo de administración de Albertsons desde 2006. A Jay Schottenstein se le llama en la denuncia ante la SEC “Insider 2” y en los documentos de acusación penal “Individuo 2”.

El hijo de Jay Schottenstein, Joe Schottenstein, de sede en Miami Beach, estuvo en la junta de DSW y durante nueve meses de 2018, en la junta de Green Growth Brands, descrita en los documentos judiciales como “un minorista de productos relacionados con el cannabis.” Joe Schottenstein es mencionado en la queja de la SEC como “Insider 1” y en los documentos de acusación penal como “Individuo 1”.

La estafa, tal como se describe en los documentos de acusación de David Schottenstein, comenzó cuando David llamó a su primo Joe para preguntarle cómo le iba a DSW y Joe le dijo a David que DSW estaba “arrasando”.

Así informado, David Schottenstein compró acciones de DSW y contratos de opciones de compra el 15 de agosto de 2017. El mismo día, dicen los fiscales, David transmitió esa información a Bortnovsky y Bortnovsky hizo que Sakal U.S. Fund comprara 35,000 acciones de DSW. Los documentos de acusación afirman que David Schottenstein y Bortnovsky luego intercambiaron mensajes ese día para cubrirse.

David Schottenstein: “Para que quede claro y para que conste, no tengo ninguna idea o información especial ni nada por el estilo. Solo un presentimiento”.

Bortnovsky: “No pensé nada diferente”.

Tres días después, según los documentos de acusación, David Schottenstein compró más acciones y opciones de compra de DSW y Bortnovsky hizo que Sakal U.S. Fund comprara $2 millones en acciones de DSW. Después de que DSW anunciara “fuertes resultados financieros trimestrales para el segundo trimestre de 2017”, dicen los documentos, Schottenstein, Bortnovsky, Sakal Capital Management y Sakal U.S. Fund vendieron todas las acciones y valores de DSW en sus cuentas personales y comerciales.

¿Dinero de la fusión Albertsons-Rite Aid que no fue?

Los documentos de acusación de David Schottenstein dicen que el 31 de agosto compró 99,000 acciones de Rite Aid después de que Joe Schottenstein le dijera que Albertsons estaba planeando comprar Rite Aid.

Desde el 15 de septiembre de 2017 hasta el 20 de febrero de 2018, dicen los documentos de acusación, David Schottenstein siguió extrayendo información de Joe Schottenstein sobre la próxima adquisición de Rite Aid que le transmitiría a Bortnovsky y Shapiro. También hablaron de cómo esto ayudaría a Kimco, propietario parcial de Albertsons.

El día de San Valentín de 2018, Schottenstein envió a Bortnovsky un mensaje de que había comprado algunas acciones de Kimco y, según los documentos, Bortnovsky hizo que Sakal US Fund comprara unas 250,000 acciones de Rite Aid. Una cuenta fiduciaria controlada por Shapiro compró “decenas de miles” de acciones de Rite Aid, dicen los documentos judiciales, y más de 6,500 acciones de Kimco.

El Wall Street Journal informó el 20 de febrero de 2018 que Albertsons planeaba comprar Rite Aid. Los documentos judiciales dicen que Shapiro le envió un mensaje a David Schottenstein: “¿Viste el hermoso titular en el wsj?”

The Wall Street Journal informó que las acciones de Rite Aid saltaron 7.5% al comienzo de las operaciones en Nueva York, y luego terminó el día con 3.2% de aumento. Los documentos de acusación dicen que David Schottenstein y Shapiro vendieron decenas de miles de acciones de Rite Aid ese día.

¿Pastando ilegalmente por dinero?

Los documentos de acusación dicen que David Schottenstein se enteró de un acuerdo más gracias a su primo Joe Schottenstein, “de conformidad con su relación de confianza:” Green Growth Brands (GGB) iba a hacer una oferta de adquisición hostil de Aphria, una empresa canadiense que producía productos de cannabis.

Después de que David Schottenstein se lo dijera a Shapiro y Bortnovsky el 18 de diciembre, dicen los documentos de acusación, estos compraron valores de Ahphria, como había hecho David Schottenstein cuatro días antes. Y GGB anunció su oferta de adquisición hostil el 27 de diciembre de 2018.

Pero Aphria rechazó la oferta el 28 de diciembre de 2018. David Schottenstein se enteró por su primo Joe de que GGB no subiría su oferta. Los documentos de acusación dicen que David Schottenstein le dijo a Shapiro “siéntate. No hagas nada” y le dijo a Bortnovsky que GGB probablemente tendría que aumentar su oferta y que otros podrían iniciar una lucha de ofertas.

Bortnovsky supuestamente descargó miles de valores de Aphria a través de Sakal US Fund por $900,000 el 28 de diciembre. El 10 de enero de 2019, David Schottenstein le dijo a Shapiro “vende ya sabes qué por favor” mientras se deshacía de 75,000 acciones de Aphria que tenía personalmente. Para cuando Bortnovsky terminó de vender sus acciones y opciones de compra, los fiscales dicen que sus utilidades fueron de $4.6 millones.

Los documentos de acusación dicen que Shapiro reenvió un correo electrónico a David Schottenstein mostrando que había tenido ganancias de $175,000 en Aphira y otro comercio supuestamente hecho con información privilegiada, pero recibió un golpe de $120,000 en otra compra que David Schottenstein sugirió sin información privilegiada.

“Schottenstein respondió solicitando que Shapiro donara, en nombre de Schottenstein, la mitad de los beneficios netos de las operaciones de Shapiro basadas en los consejos de Schottenstein a la sinagoga a la que asistían Schottenstein y Shapiro”, dicen los documentos judiciales, “y señaló que Shapiro obtendría así la deducción”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.