Caso Reynosa: denuncian hostigamiento a familiares que señalaron que Fiscalía presentó a desaparecidos como culpables

·6  min de lectura

Un familiar de uno de los detenidos acusados de la masacre de Reynosa, que estaba reportado como desaparecido, y otro familiar de una activista de un colectivo de búsqueda, que había dado a conocer la ficha de desaparición, sufrieron en los últimos días detenciones arbitrarias que estarían vinculadas al caso.

Según una denuncia del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo presentada ante la Comisión de Derechos Humanos (CNDH), ambos estuvieron privados de su libertad durante varias horas, el primero el domingo y el segundo el jueves.

Lee: Víctimas de secuestro están entre los acusados de ataques en Reynosa, denuncian familiares

Animal Político tuvo acceso a la denuncia y la identidad de las personas que fueron capturadas y amenazadas, que no se difunden para no poner en riesgo a las víctimas.

Estas dos denuncias de plagio se suman a la que ya realizó el activista Gustavo Azuara Díaz, director de la Fundación Colectivo de Amigos de Rodolfo Torre (CART), quien denunció haber sido capturado durante algunas horas tras participar en la marcha por la paz que tuvo lugar en Reynosa el pasado sábado.

Las actuales denuncias vienen ligadas al caso de dos de los detenidos y acusados de la masacre, cuyos familiares aseguran que estaban secuestrados desde hacía meses.

Alfonso Margarito Aguilar González, de 27 años, y Ramiro Licea Muñoz, de 20, estaban desaparecidos desde el 24 de mayo y el 24 de abril, respectivamente.

Según publicó El Universal, familiares de ambos jóvenes denunciaron que hombres armados los secuestraron. No supieron nada de ellos hasta el pasado 24 de junio, cuando presuntamente fueron arrestados durante un operativo en Reynosa en el que fueron liberadas 18 personas.

La Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas dice que fueron puestos a disposición del Ministerio Público por el delito de “Privación ilegal de la libertad”, ya que se les acusa de mantener detenidas a 18 personas. Sin embargo, la acusación escaló hasta ser señalados por la masacre de Reynosa.

Te puede interesar: “¿Por qué nos querían matar?”: Ellos son Sergio y Ronald, niños baleados en Reynosa antes de jugar futbol

Actualmente su caso está en manos de un juez, que tendrá que determinar si los vincula a proceso el próximo jueves 1 de julio. Por el momento, sus familiares denunciaron públicamente que fueron torturados y obligados a disparar un arma. Señalan directamente al Grupo de Operaciones Especiales (Gopes) de la secretaría de Seguridad Pública del gobierno de Tamaulipas como responsables del operativo.

Aguilar González y Licea Muñoz fueron presentados como detenidos el pasado jueves 24. Ese mismo día se registró la primera captura denunciada por el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo. Se trata de un familiar de una activista del colectivo de búsqueda “Siguiendo tus pasos”, que trabaja con desaparecidos en Reynosa. La persona fue capturada y hostigada durante varias horas hasta que recuperó la libertad.

Lo mismo ocurrió el domingo con un familiar de Alfonso Margarito Aguilar González, quien sufrió una detención arbitraria durante varias horas.

El comité presentó una denuncia ante la CNDH, Secretaría de Gobernación, Secretaría de Seguridad Ciudadana y Presidencia para que se esclarezcan las circunstancias de la detención de Aguilar González y Licea Muñoz y se investiguen las torturas relatadas por sus familiares. Además, pide protección para ambos, que actualmente se encuentran presos y para los integrantes del colectivo “Siguiendo tus pasos”.

La investigación sobre la masacre de Reynosa está ahora en manos de la Fiscalía General de la República (FGR), que realizó seis cateos en viviendas, entre ellas las de los dos jóvenes.

Los señalamientos de las familias y del grupo de derechos humanos fueron rechazados por la Fiscalía de Justicia del Estado de Tamaulipas. Fuentes cercanas a las autoridades ministeriales aseguraron que solo Aguilar González tenía denuncia por desaparición, presentada por una familiar el 24 de mayo, dos días después de que hombres armados lo sustrajesen de su domicilio.

El 16 de junio, la misma familiar retiró la denuncia, asegurando haber hablado con su hermano y haber sabido que se encontraba bien y que regresaría a su casa. En su declaración aseguró que su hermano había hablado también con su esposa.

Sobre el otro joven, fuentes ministeriales dijeron que no existía denuncia por desaparición a pesar de que fue sustraído por sujetos armados durante el robo de un vehículo.

Masacre contra civiles

El pasado sábado 19 de junio, México sufrió una terrible masacre contra civiles: un convoy de tres vehículos con presuntos integrantes del crimen organizado salieron ese día a las calles de Reynosa y balearon al azar a ciudadanos indefensos.

Como resultado, 15 civiles fueron masacrados. Entre ellos estaban Eulalio Céspedes, un hombre de 37 años que alternaba su trabajo en la maquila con los estudios de ingeniería; Matías De la Cruz Galindo, un albañil de 63 años que se dirigía de regreso a su casa cuando los agresores lo baleraon; y Fernando Ruiz Flores, un técnico de enfermería de 19 años, entre muchas otras víctimas.

En el ataque también resultaron heridos Sergio Hugo Rodríguez Alonso y su hermano Cristiano Ronaldo, de 12 y 10 años, respectivamente. Los niños iban en el coche con su madre, otra hermana, y un primo de ocho años, cuando en la colonia Almaguer de Reynosa el vehículo en el que se dirigían a jugar un partido de futbol fue atacado a balazos por integrantes del crimen organizado.

A pesar de la gravedad de la agresión, la organización civil Comité de los Derechos Humanos de Nuevo Laredo denunció que las autoridades estatales y federales de policía tardaron entre 60 y 90 minutos en atender los llamados de auxilio que pobladores hicieron al 911, o por medio de redes sociales.

Animal Político ha publicado varios perfiles de las víctimas de la masacre, y los testimonios de los familiares coinciden en señalar que la respuesta de la autoridad fue muy tardía.

“No hubo patrullas por ningún lado”, denunció Silvia, hermana de Eulalio, una de las víctimas.

Ante esta situación, el Comité de los Derechos Humanos de Nuevo Laredo solicitó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que abriera un expediente de queja por “el vacío de autoridades” que se habría registrado en Reynosa entre las 12 y 13 horas del sábado 19 de junio, mientras integrantes del crimen organizado iban recorriendo hasta cinco colonias distintas de la ciudad fronteriza atacando a balazos a los ciudadanos.

Por su parte, la Fiscalía de Tamaulipas contradijo esta versión y aseguró que la policía estatal tardó solo 13 minutos en llegar al primer reporte de emergencia al 911.

Sin embargo, precisó que los ataques a la población civil se extendieron, al menos, durante cinco horas en nueve diferentes eventos. Por lo que aún están investigando cuál fue la actuación de la policía estatal en todo ese periodo de tiempo, para determinar si hubo una actuación tardía.

Por la masacre del sábado 19, el pasado 27 de junio, la Fiscalía de Tamaulipas anunció la detención de ocho personas presuntamente involucradas de manera intelectual y/o material en la masacre. Con estas nuevas detenciones suman hasta el momento 13 detenidos por el caso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El cargo Caso Reynosa: denuncian hostigamiento a familiares que señalaron que Fiscalía presentó a desaparecidos como culpables apareció primero en Animal Político.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.