Caso Jeffrey Epstein: la decisión radical del príncipe Andrés por miedo a quedar detenido

LA NACION
·2  min de lectura

El jueves pasado, su amiga Ghislaine Maxwell fue detenida por el FBI en New Hampshire. Por ese motivo, la fiscal interina del Distrito Sur de Nueva York se refirió a su negativa a declarar en el caso Epstein. "Agradeceríamos que el príncipe Andrés se acerque a hablar con nosotros", dijo la fiscal Audrey Strauss en una conferencia de prensa.

Según el periódico inglés The Sun, Andrés acaba de cancelar sus vacaciones a la Costa del Sol malagueña, a donde se trasladó en agosto del año pasado cuando Jeffrey Epstein apareció muerto en su celda de Nueva York.

El duque de York quedó en medio de una encrucijada mediática luego de las declaraciones de los abogados de las víctimas de Epstein, que fueron contestadas por sus defensores del estudio Blackfords, de Londres, a través de un comunicado.

Unos dicen que el príncipe le huye al caso, otros dicen que ofreció su asistencia en tres ocasiones y no fue tenido en cuenta por la justicia estadounidense.

Sobre el crimen de Fabián Gutiérrez: la hipótesis que más incomoda al kirchnerismo

Casi como consecuencia de ese forcejeo, en el día de ayer trascendió una fotografía de Ghislaine Maxwell con el actor Kevin Spacey sentados en dos tronos, que habría sido sacada en el palacio de Buckingham.

El actor, acusado en múltiples casos de abuso sexual, es una de las personalidades vinculadas al fallecido financista, junto a otros como el humorista Chris Rock y el expresidente de los Estados Unidos Bill Clinton. Además, la imagen sería una prueba más del vínculo entre Maxwell y Andrés.

A ese escándalo se suman los dichos de una de las personas que más conoce el caso Epstein: el abogado civil de Florida Bradley Edwards, autor del libro Búsqueda implacable: mi lucha por las víctimas de Jeffrey Epstein.

"Son amigos muy cercanos, no es una relación casual", declaró el letrado en el programa de NBC Today. "No creo que el príncipe Andrés diga lo que sabe de Ghislaine, y no creo que Ghislain diga lo que sabe de Andrés".

"Tenemos muchos otros clientes que han estado en su presencia y en la de Epstein, y que lo conocen", agregó el abogado. "Se niega a hablar, no le está sirviendo mucho".

El príncipe es acusado por Virginia Roberts, una de las víctimas de la red de tráfico sexual operada por Epstein, que aseguró haber sido traficada para mantener relaciones sexuales con él en tres ocasiones, cuando ella tenía 17 años. Del vínculo entre Roberts, Andrés y Maxwell consta una fotografía de 2001 en la que se lo ve tomando a la joven de la cadera.

Según afirma The Sun, el duque de York no quiere correr el riesgo de abandonar el territorio británico, en donde naturalmente está protegido. Pero además, según deslizó el diario inglés, la invitación a declarar esgrimida por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos podría ser un señuelo para detenerlo, una posibilidad que el príncipe Andrés tendría a consideración.