El caso de Jason Walker: un hombre negro es asesinado a tiros por un agente de policía fuera de servicio

·8  min de lectura
Manifestantes sostienen carteles con una foto de Jason Walker durante una protesta frente al Departamento de Policía de Fayetteville el domingo  (AP)
Manifestantes sostienen carteles con una foto de Jason Walker durante una protesta frente al Departamento de Policía de Fayetteville el domingo (AP)

Como padre soltero de un adolescente, los amigos de Jason Walker dicen que recientemente había estado “celebrando la vida” después de que lo contrataran para dos nuevos trabajos.

Luego, el sábado en la tarde, el hombre negro de 37 años fue asesinado a tiros a plena luz del día a solo 100 yardas de su casa en un vecindario de Fayetteville, Carolina del Norte.

Su hijo adolescente estaba en la casa con los padres de Walker en ese momento.

¿Y el hombre que presuntamente apretó el gatillo?

Un oficial de policía blanco fuera de servicio.

En los cuatro días transcurridos desde la muerte de Walker, se han reunido manifestantes en la comunidad local exigiendo respuestas, ya que la versión de los hechos del agente de la ley y de los testigos presenciales no coincide.

El ayudante del alguacil del condado de Cumberland, Jeffrey Hash, disparó y mató a Walker poco después de las 2:15 pm del sábado en la tarde en el área residencial alrededor de Bingham Drive y Shenandoah Drive.

El oficial Hash afirmó que Walker saltó a su camioneta, arrancó los limpiaparabrisas y comenzó a pegarle al parabrisas mientras conducía por el área con su esposa e hija.

En una llamada al 911 desde la escena, se escucha al agente, que ha trabajado con la oficina del alguacil durante más de 16 años, decir que “simplemente tuve que dispararle”.

Sin embargo, una enfermera de traumatología que presenció lo sucedido y la afligida familia de Walker están cuestionando esta versión de los hechos.

Elizabeth Ricks, quien administró asistencia médica al hombre agonizando en el lugar, dijo que Walker solo estaba cruzando la calle cuando el oficial fuera de servicio lo atropelló con su vehículo antes de matarlo a tiros.

Jason Walker estaba a solo 100 yardas de su casa cuando le dispararon y lo mataron (GoFundMe)
Jason Walker estaba a solo 100 yardas de su casa cuando le dispararon y lo mataron (GoFundMe)

El abogado de derechos civiles Ben Crump, que representa a la familia de la víctima, dijo que Walker recibió “un disparo en la espalda cuando intentaba regresar a casa”, antes de morir en la calle.

Ahora, cuatro días después del asesinato, el oficial Hash sigue en libertad.

No fue arrestado en el lugar y no ha sido despedido de su puesto como oficial de la ley.

La oficina del alguacil del condado de Cumberland dijo que está suspendido bajo licencia administrativa mientras se lleva a cabo una investigación.

La jefa de policía de Fayetteville, Gina Hawkins, defendió el hecho de que el agente no fue arrestado y dijo que “todavía se están reuniendo pruebas” del caso, mientras que los manifestantes tomaron las calles de Fayetteville durante tres noches seguidas pidiendo justicia por el último incidente en una larga lista de asesinatos policiales de personas negras en Estados Unidos.

Esto es todo lo que sabemos hasta ahora:

El tiroteo

La policía de Fayetteville dijo que, según una investigación preliminar, el tiroteo sucedió cuando Walker “corrió hacia el tránsitoy saltó sobre [el] vehículo en movimiento” que conducía el oficial, según un comunicado.

“El conductor del vehículo disparó [a Walker] y avisó al 911”.

Las autoridades no han confirmado cuántas veces le dispararon a Walker o dónde recibió las balas.

Los transeúntes informaron haber escuchado cuatro disparos y la familia de Walker dijo que recibió dos disparos en la espalda.

Gina Hawkins dijo en una conferencia de prensa el domingo que la caja negra de la camioneta del oficial, que es su vehículo personal, mostró que el vehículo “no impactó con nada ni con nadie”.

Ella dijo que habían arrancado un limpiaparabrisas del vehículo y lo usaron para romper varias partes del parabrisas.

La jefa de policía también agregó que el único testigo de lo sucedido dijo a los investigadores que Walker no fue atropellado por la camioneta.

“Actualmente no tenemos testigos que afirmen que alguien fue atropellado por esta camioneta”, dijo.

Vídeo de un teléfono sobre las secuelas que muestra a Jason Walker tirado en la calle mientras el oficial Hash llama al 911 (ARonUNC/Twitter)
Vídeo de un teléfono sobre las secuelas que muestra a Jason Walker tirado en la calle mientras el oficial Hash llama al 911 (ARonUNC/Twitter)

Sin embargo, la línea oficial del departamento de policía contradice los comentarios hechos por Ricks, la enfermera de traumatología que dijo que vio cómo sucedió el incidente.

Ricks habló a una multitud de manifestantes el domingo y les dijo que el vehículo atropelló al hombre negro cuando intentaba cruzar la calle.

Ella le dijo a WRAL News que “no vio a nadie alterado” antes del tiroteo.

“El hombre estaba caminando hacia su casa”, dijo.

“Me rompe el corazón que no sobrevivió y estoy tratando de lidiar con eso también. No quiero desviar la atención de Jason ni de la injusticia y no voy a quedarme callada”.

Las imágenes captadas por un teléfono inteligente de las secuelas del tiroteo, publicadas en las redes sociales, muestran a un hombre, luego identificado como el oficial Hash, parado junto a su camioneta llamando al 911.

Walker está tirado en el suelo cerca de las llantas traseras del coche.

Se ve a una mujer, identificada como Elizabeth Ricks, agachada sobre él y parece brindarle asistencia médica.

La enfermera de traumatología Elizabeth Ricks llora mientras cuenta cómo brindo asistencia a Jason Walker durante una protesta frente al Departamento de Policía de Fayetteville el domingo (AP)
La enfermera de traumatología Elizabeth Ricks llora mientras cuenta cómo brindo asistencia a Jason Walker durante una protesta frente al Departamento de Policía de Fayetteville el domingo (AP)

Se escucha al oficial Hash decirle al despachador que “la gente está hostil en este momento”, a lo que un hombre al otro lado de la calle responde: “Nadie está hostil. No digas eso, cara**”.

Se escucha a Ricks decir: “No sé dónde está el punto de entrada. No me quiere decir dónde le disparó”.

No se ve al agente fuera de servicio intentando administrar asistencia médica a Walker.

Cuando dos oficiales llegan a la escena, no le piden su arma al agente fuera de servicio.

Uno de los oficiales se agacha brevemente en dirección a Walker.

La jefa de policía dijo más tarde que los oficiales no intervinieron para salvar al hombre negro porque la enfermera de traumatología lo estaba ayudando.

Luego se ve que los servicios de emergencia llegan a la escena y se hacen cargo.

“Voy a proteger a mi esposa e hija”, dice el agente a los oficiales en el vídeo.

La llamada al 911

Fue el oficial Hash quien llamó al 911 para informar el incidente después de matar a tiros a Walker.

Las autoridades dieron a conocer la llamada al 911 el martes.

En ella, se escucha al agente diciéndole al despachador: “Un hombre saltó sobre mi vehículo y me rompió el parabrisas. Acabo de dispararle”.

Y agrega: “Se subió a mi vehículo. Simplemente tuve que dispararle”.

El agente dice que el hombre “vino volando por Bingham Drive corriendo” por lo que “se detuvo para que no lo atropellara y saltó sobre mi auto y comenzó a gritar, arrancó mis limpiaparabrisas y empezó a golpear mi parabrisas y lo rompió”.

Más adelante en la llamada, se escucha una voz, que se cree que es la de Ricks, que pregunta en qué parte del cuerpo de Walker le disparó.

“¿Dónde le disparaste?”, ella pregunta.

El oficial responde: “No sé. Estaba en la parte delantera de mi vehículo, saltó sobre mi auto”.

La mujer responde: “¡Eso no me importa! ¿Dónde está el punto de entrada?”

“No lo sé”, responde el agente.

El despachador le dice al oficial Hash que no “interactúes con ellos, solo habla conmigo”.

Las secuelas

Dos días después del tiroteo fatal, la oficina del alguacil del condado de Cumberland finalmente reveló la identidad del oficial involucrado.

La oficina dijo que el oficial Hash había sido suspendido bajo licencia administrativa en espera de una investigación interna.

En el comunicado del lunes se lee: “El oficial Hash ha trabajado en la oficina del alguacil del condado de Cumberland desde 2005 y actualmente está asignado como teniente en la Sección Civil”.

“Nuestras más sinceras condolencias para la familia de Jason Walker”.

No hay indicios de que el oficial Hash y Walker se conocieran antes del tiroteo del sábado.

Hawkins dijo que el agente Hash fue detenido en la escena y se le tomó la declaración, pero que no fue arrestado.

La jefa de policía Gina Hawkins de Fayeteville defendió la falta de arrestos y acusaciones en contra del oficial (CBS17)
La jefa de policía Gina Hawkins de Fayeteville defendió la falta de arrestos y acusaciones en contra del oficial (CBS17)

Los investigadores también confiscaron el arma de fuego utilizada en el tiroteo que no era el arma reglamentaria del oficial, según la jefa de policía.

Al miércoles en la mañana, el oficial no ha sido detenido.

Las preguntas sobre el tratamiento del oficial y por qué no ha sido arrestado o acusado han ido aumentando.

Hawkins defendió la respuesta de las fuerzas del orden en una entrevista con CBS17.

“Muchas veces las personas no son arrestadas de inmediato sin, con falta de evidencia, por lo que en este momento la oficina de investigaciones del estado está recopilando evidencia para determinar eso”, dijo.

La Oficina de Investigaciones del Estado de Carolina del Norte se ha hecho cargo de la investigación a pedido de la oficina del fiscal de distrito del condado de Cumberland para evitar conflictos de intereses.

El FBI también está revisando el caso para ver si hubo alguna violación de los derechos civiles.

Los concejales de la ciudad votaron a favor de que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos se involucre en el caso en una reunión el lunes en la noche.

Mientras tanto, la comunidad exige respuestas a través de protestas realizadas todas las noches desde el domingo en la ciudad.

La prima de Walker, Brittany Monroe, le dijo a WRAL que el hombre de 37 años era su “mejor amigo” y que el relato del agente no coincide con la persona que ella conocía.

“No entiendo cómo le pudo pasar a él. Él hacia todo por todos”, dijo.

Crump dijo en un comunicado que la muerte de Walker fue un “caso de ‘más vale disparar que pedir permiso’, filosofía que se ve con demasiada frecuencia en las fuerzas del orden”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.