El caso de GameStop muestra que Biden debe arreglar el capitalismo antes de que sea demasiado tarde

Sid Mohasseb
·5  min de lectura
<p>La debacle de Gamestop de esta semana nos ha recordado la misión más importante de Biden : arreglar el capitalismo y hacer que funcione tanto para Main Street como para Wall Street </p> (Getty Images)

La debacle de Gamestop de esta semana nos ha recordado la misión más importante de Biden : arreglar el capitalismo y hacer que funcione tanto para Main Street como para Wall Street

(Getty Images)

La debacle de Gamestop de esta semana nos ha recordado la misión más importante de Biden : arreglar el capitalismo y hacer que funcione tanto para Main Street como para Wall Street .

Al hacer esto, puede conectarse con dos bandos opuestos y convertirse en un presidente para todos los estadounidenses: por un lado tiene el ala de 'justicia social' de los demócratas, y por el otro, los partidarios de Trump del cinturón oxidado. Ambos grupos, en las protestas de Black Lives Matter y en el asalto al Capitolio, respectivamente, han demostrado su voluntad de participar en la desobediencia civil o algo peor.

Sin embargo, en última instancia, ambos grupos quieren lo mismo: el regreso del Sueño Americano y la restauración del verdadero capitalismo, en lugar del elitismo que se ha afianzado en Estados Unidos. Si Biden realmente quiere sanar y unificar a Estados Unidos, debe restaurarlo a lo que solía ser: una nación de innovadores, a quienes se les da una oportunidad justa. Una economía construida no sobre el “goteo” sino el “burbujeo”.

El síntoma puede ser la ira, pero la enfermedad es la falta de oportunidades.

Los activistas por la justicia social piden “desmantelar el sistema” y afirman que quienes se benefician del sistema actual son los “privilegiados”. Aunque esto puede estar simbolizado por la raza o el género, la forma última de privilegio y poder es la economía. Lo mismo ocurre con los grupos de extrema derecha / QAnon. Aunque su ira puede estar dirigida contra los "globalistas", la globalización es solo algo negativo porque no les está funcionando.

Es fácil ver por qué están enojados: el 90% de los niños nacidos en 1940 terminaron en rangos más altos de la distribución de ingresos que los de sus padres, mientras que solo el 40% de los nacidos en 1980 lo lograron. El poder adquisitivo del estadounidense promedio no se ha movido en 40 años.

Pero hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande no debería consistir en guerras comerciales, nacionalismo ciego o creación de empleos a corto plazo en industrias obsoletas. Tampoco debería tratarse de matar de hambre a la policía, los guardianes de un orden inequitativo, de fondos o de crear el caos en las calles.

Lo que necesitamos es dar a todos las mismas oportunidades de prosperar. Eso es difícil cuando el lanzamiento de una empresa “familiar” por excelencia estadounidense significa competir con empresas como Walmart y Amazon. Mientras que las grandes empresas están respaldadas por las políticas gubernamentales, las empresas familiares están muriendo casi tan rápido como sus fundadores.

En 2015, los estadounidenses tenían muchas menos probabilidades de iniciar una empresa que en la década de 1980. El colapso empresarial ahora supera en número a la creación de empresas por primera vez desde que comenzaron los registros a fines de la década de 1970, a pesar de que las personas tienen más herramientas para iniciar y hacer crecer un negocio.

Los motivos de lucro que desencadenaron la globalización han herido gravemente al sector de producción de automóviles de Estados Unidos, desplazando a todo un grupo demográfico de trabajadores manuales y de cuello rojo. La riqueza media de una familia blanca es casi ocho veces mayor que la de las minorías. Todos quieren vivir en un Estados Unidos donde el trabajo duro, la innovación y la determinación sean suficientes para ascender en la escala social.

Pero mientras Estados Unidos se ha mantenido fiel a sus raíces de desafiar al socialismo; a lo largo de los años, bajo el paraguas de la economía de goteo, lo hemos practicado. Hemos dejado que las grandes corporaciones crezcan y luego hemos dado el dinero, a través de empleos, a las masas, en lugar de permitir que las personas creen sus propios empleos a través del espíritu empresarial.

Si bien la responsabilidad de la prosperidad económica masiva se trasladó a las grandes corporaciones, su enfoque se mantuvo en las ganancias y los precios de las acciones. Las grietas en el sistema se han vuelto aún más claras en el último año: la debacle de GameStop es solo la más clara de todas.

El mercado de valores se ha disparado y personas como Elon Musk y Jeff Bezos han aumentado su riqueza en miles de millones, al igual que la pobreza y el desempleo han impactado a millones, todo mientras Silicon Valley ha tenido uno de sus años de inversión más altos.

Biden tiene que acabar con la noción de que la innovación y sus beneficios están reservados para los inversores de Silicon Valley y quitar el privilegio que las grandes corporaciones y los individuos ricos han disfrutado como guardianes a cargo del goteo de la prosperidad.

Estados Unidos, la izquierda vocal, la derecha radical y el medio silencioso, no necesita limosnas. Quiere una mano amiga hacia la autosuficiencia.

Biden debe poner a Estados Unidos en primer lugar desatando su poder de espíritu empresarial y dando al verdadero capitalismo una oportunidad de luchar mediante el uso de políticas fiscales para proporcionar incentivos a las pequeñas empresas para que vuelvan a equipar, capacitar y automatizar.

Puede financiar esto tapando las lagunas fiscales de los grandes actores e incentivándolos a convertirse en “filántropos emprendedores” (por ejemplo, otorgando subvenciones a pequeñas empresas).

En lugar de hablar de la condonación de préstamos estudiantiles, busquemos formas para que los empresarios jóvenes y educados conviertan esa deuda en inversiones para nuevos negocios. Incentivemos a los inversores en etapa inicial para que pasen de acuerdos del tipo de Silicon Valley a pequeñas empresas más localizadas.

Démosle incentivos a los bancos y las empresas de tarjetas de crédito para que transfieran la financiación a empresas más pequeñas, con perfiles posiblemente más riesgosos. Revitalicemos los fondos proporcionados por empresas como SBA, DARPA, National Science Foundation y más.

Dejemos de delegar el futuro de Estados Unidos en Wall Street y apostemos una vez más por Main Street. Es hora de subir el calor de la economía de la burbuja y dejarla hervir.

Sid Mohasseb es profesor adjunto de estrategia dinámica basada en datos en la Universidad del Sur de California y exlíder nacional de innovación estratégica para la estrategia en KPMG. Es el autor de The Caterpillar's Edge y You Are Not Them, y ha escrito para la revista TIME y The Globe and Mail.

Relacionados

Papa: capitalismo ha fallado ante coronavirus, debe reformarse

Gamestop: en Reddit celebran mientras fondo acepta sus pérdidas

Cómo y por qué GameStop sacudió el mercado de valores