Caso Epstein: la estrategia judicial del príncipe Andrés tras la revelación del acuerdo secreto por US$500.000

·3  min de lectura
El príncipe Andrés de Inglaterra hace declaraciones durante una entrevista televisiva en la Capilla Real de Todos los Santos en Windsor, Inglaterra
El príncipe Andrés de Inglaterra hace declaraciones durante una entrevista televisiva en la Capilla Real de Todos los Santos en Windsor, Inglaterra

LONDRES.- La estrategia judicial del príncipe Andrés se centra ahora en el acuerdo secreto revelado ayer entre Jeffrey Epstein y Virgina Giuffure, quien acusa al duque de York de haber abusado sexualmente de ella cuando tenía 17 años y de haber sido víctima de trata de personas por parte del fallecido financista estadounidense.

Pero, por el momento, esa estrategia no parece rendir frutos: un juez estadounidense se mostró escéptico hoy en una audiencia ante el intento del príncipe Andrés de desestimar la demanda.

El príncipe Andrés junto a Virginia Roberts Giuffre, una de las víctimas de la red de tráfico sexual de Jeffrey Epstein, y a Ghislaine Maxwell
Archivo


El príncipe Andrés junto a Virginia Roberts Giuffre, una de las víctimas de la red de tráfico sexual de Jeffrey Epstein, y a Ghislaine Maxwell (Archivo/)

El juez distrital Lewis Kaplan está evaluando un acuerdo de conciliación de noviembre de 2009 en Florida entre Epstein y Giuffre, que los abogados del príncipe de 61 años han dicho que protege a Andrés de las reclamaciones de la mujer, de 38 años.

Andrew Brettler, el abogado del príncipe, sostuvo que el segundo hijo de la reina Isabel II estaba entre los “demandados potenciales” a los que Giuffre liberó de responsabilidad cuando aceptó 500.000 dólares para llegar a un acuerdo con Epstein.

“‘Acusado potencial’ es alguien que podría haber sido nombrado acusado en esa demanda, pero no lo fue”, dijo Brettler durante una audiencia ante el juez. “Creo que es incuestionable que el príncipe Andrés podría haber sido demandado en Florida en 2009″.

Pero el juez dijo que la “verdadera cuestión” es lo que Giuffre y Epstein pretendían al firmar el acuerdo. “Estamos hablando de si hay dos o más interpretaciones razonables”, dijo Kaplan a Brettler. “Entiendo su punto de vista. Entiendo el otro punto de vista”. El juez agregó que se pronunciaría “muy pronto”.

El acuerdo

Desde el 2009 hasta hoy, las estrategias del tercer hijo de la reina Isabel II para defender su caso han sido múltiples. La última salió a la luz ayer, con un acuerdo que el magistrado neoyorquino publicó el acuerdo entre Giuffure y Epstein.

Este acuerdo firmado en 2009, incluye el pago de medio millón de dólares a Giuffre y comprometía a la mujer a no denunciar ni a Epstein ni a “otros potenciales acusados” de su entorno. No obstante, el nombre del príncipe Andrés no estaría en esa lista y es posible que se adhiera a las estrategias fallidas por parte de la defensa del noble.

Hay diversas pruebas fotográficas que corroboran la cercanía del representante de la Corona con Epstein, e incluso se prueba la vecindad entre Giuffre. En consecuencia, las denuncias y escándalos que comenzaron en 2009 con la entrevista de la BBC y que siguen hasta ahora han representado grandes dificultades para el príncipe. Tanto así que ha tenido que dejar la vida pública y recluirse en el “bajo perfil”.

“El problema es que, una vez condenado Epstein lo apoyé y eso es de lo que me arrepiento a diario porque no era algo digno de la familia real. Tratamos de mantener los más altos estándares y fallé. Así de simple”, confiesa el Duque de York a BBC en 2009.

Las estrategias de defensa se han desplomado consecuentemente. Desde los alegatos de no conocer a la víctima, “no sudar por heridas de guerra”, hasta sus intentos para detener el curso de la demanda justificando que Giuffre ahora vive en Australia no fueron fructíferos para disolver la imputación.

Agencias AFP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.