El caso Almeyda y las vacunas contra Covid: quiénes pueden comprarlas en Argentina

·5  min de lectura
Tras las declaraciones de Almeyda, surgieron dudas sobre quién puede comprar vacunas en la Argentina
Tras las declaraciones de Almeyda, surgieron dudas sobre quién puede comprar vacunas en la Argentina

El exjugador de River, Matías Almeyda, quiso donar a su pueblo natal, Azul, vacunas contra el coronavirus. Pero se encontró con un obstáculo: el Estado. En un escenario atravesado por versiones cruzadas, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, aseguró: “No pasó nada de lo que se dice que pasó”.

Almeyda sufrió la muerte de su padre por coronavirus y el golpe lo impulsó a intentar una ayuda para todos los vecinos de Azul: “Mi papá no se vacunó porque decidieron inmunizar a los vip”, dijo. Hoy, la titular de la cartera sanitaria enfatizó que, aunque la ley no lo prohíbe, no puede ir “cualquier persona” a comprar vacunas. En la misma línea, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, le pidió a Almeyda que vaya a “leer las leyes argentinas”.

A la discusión se sumó también la parlamentaria Graciela Ocaña, quien en Twitter escribió: “La indignación de Matias Almeyda es la de millones de argentinos, ante el robo de vacunas del #VacunatorioVIP ¿Cuantas vidas se podrían haber salvado con esas vacunas que están en militantes y amigos del poder?”.

En este contexto, LA NACION consultó al diputado nacional Pablo Yedlin, autor de la Ley de Vacunas contra el Covid-19, para esclarecer dudas sobre el debate.

¿Quién puede comprar vacunas en la Argentina?

“Según la norma, si uno quiere comprar un medicamento en la Argentina -y la vacuna es básicamente un medicamento-, se requiere una autorización para comprar, no se vende a cualquier particular”, explicó Yedlin y precisó: “Eso lo pueden comprar laboratorios, los centros de salud”.

De acuerdo al texto de la ley 25.573, la Nación, las Provincias y la Ciudad están explícitamente autorizadas a comprar vacunas contra el coronavirus. Si bien la norma no precisa detalles sobre la compra desde organismos privados, cualquier institución privada que cuente con el aval de las leyes argentinas para comprar vacunas puede avanzar en el proceso, según indicó el parlamentario.

“No es que esté prohibido por la ley: es absolutamente legal que una empresa de salud privada, como puede ser una prepaga, compre vacunas”, dijo Yedlin, quien destacó: “[Matías] Almeyda, por su parte, sí tendría problemas para comprar porque es un particular”.

El Gobierno suspendió el feriado del 24 de mayo: cómo queda el calendario

Con la pandemia del coronavirus, el acceso a las vacunas ha sido una maratón de desafíos en todo el mundo. Mientras la necesidad de inmunizar a la población corre más rápido que la producción y distribución de los laboratorios, autoridades públicas y privadas han avanzado en negociaciones para la compra de vacunas. No obstante, la oferta con entrega inmediata se mantiene muy limitada, lo que ha prácticamente imposibilitado varios canales de compra.

“En el caso puntual de las vacunas contra el coronavirus, hoy los grandes laboratorios no han puesto las vacunas en venta a los privados -aunque quizás Estados Unidos ya cambió-”, sostuvo el autor de la ley que hoy protagoniza las discusiones y detalló: “Por la necesidad de vacunar rápidamente y para mantener un orden de prioridad en los grupos de mayor riesgo, los países mantuvieron la compra dentro del Estado. A medida que esto avance, seguramente aparecerá el privado, pero por el momento no”.

Según las estimaciones de Yedlin, para el próximo año, cuando la aplicación de dosis contra el Covid-19 haya avanzado, es probable que los grandes laboratorios abran las puertas de negociación y ventas a privados. “Es un problema momentáneo que va a solucionarse: el año que viene seguramente una institución privada pueda ir a un laboratorio como Pfizer o AtraZeneca para comprar vacunas”, vaticinó.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el jueves 13 de mayo

En este sentido, el diputado indicó que si algún centro médico o prepaga consiguiera un acuerdo con Pfizer/BioNtech ya corre con la ventaja de tratarse de una vacuna registrada en la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), que desde diciembre del último año aprobó su uso.

En comparación con la compra de vacunas desde el Estado –ya se nacional o provincial-, los privados se enfrentarán con costos un tanto más altos. “La ley de compra de vacunas Covid-19 tiene ciertas eximiciones impositivas provistas, similares a las excepciones que tiene el Gobierno cuando compra vacunas del calendario de vacunación, y esas están previstas solo para gobiernos provinciales, pero no para –por ejemplo- una prepaga”, indicó Yedlin, y agregó: “Por eso es probable que en precio de importación tenga que pagar un poco más una prepaga que una provincia, porque no tiene la eximición impositiva”.

Versiones cruzadas y el calvario de Almeyda

Almeyda contó que intentó comprar vacunas contra el coronavirus para todos los habitantes de su ciudad natal, Azul, pero un político le dijo que no podía hacerlo. “Hace 20 días llamé a un político importante de Argentina porque quería vacunar a toda la ciudad de Azul, quería pagar todas las vacunas, no me importaba lo que iba a costar. Si me quedaba sin lo que tenía no me importaba porque la pérdida de mi padre y muchos conocidos me dio mucha tristeza. Tenía todos los contactos para llevar las vacunas, pero lamentablemente no se pudo”, dijo el futbolista.

El testimonio de Almeyda, sumado a las declaraciones del jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, quien dio una vaga definición sobre quién puede comprar vacunas en el país despertaron una gran confusión. “Las provincias y el Gobierno de la Ciudad pueden comprar vacunas por su cuenta y los privados también. No está prohibido en Argentina”, dijo el pasado 8 de abril el funcionario del Gobierno nacional.

Según la ley 16.463, la importación, exportación, producción, elaboración, fraccionamiento, comercialización o depósito en jurisdicción nacional o con destino al comercio interprovincial de las drogas, productos químicos, reactivos, formas farmacéuticas, medicamentos, elementos de diagnóstico y todo otro producto de uso y aplicación en la medicina humana son actividades que “sólo podrán realizarse, previa autorización y bajo el contralor del Ministerio de Asistencia Social y Salud Pública, en establecimientos habilitados por el mismo y bajo la dirección técnica del profesional universitario correspondiente, inscripto en dicho Ministerio”.

Por lo que, al hablar de “privados”, los organismos o centros de salud que quieran adquirir vacunas deberían ajustarse a esas condiciones.

Según el Monitor Público de Vacunación, en total, 9,5 millones de dosis fueron aplicadas, de las cuales 7,9 millones corresponden a la primera dosis, mientras que 1,6 millones corresponden al segundo componente.