Caso Abigail: volverá a Santiago para continuar con cuidados paliativos

José María Costa
·3  min de lectura
Abigail llegó ayer a Buenos Aires junto a sus padres
Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

"El deseo de Abigaíl es volver a su casa. La expectativa sería que se vaya pronto a Santiago del Estero para continuar con cuidados paliativos lo mejor posible. Los resultados de los estudios no son buenos. Está muy comprometida", relataron a LA NACION fuentes de salud que siguen el tratamiento de la niña de 12 años desde que llegó ayer al mediodía a Buenos Aires.

Luego de que su imagen y su llanto conmovieran al país, Abigaíl Jiménez, que tiene 12 años, padece cáncer de huesos y tuvo que ser cargada en brazos por su padre para poder regresar a su casa en Termas de Río Hondo, llegó ayer a Buenos Aires en un vuelo sanitario e ingresó en el Hospital Austral de la localidad de Pilar, donde arribó luego de que su cuadro se complicara.

Caso Abigail: Qué es el sarcoma de Ewing, el cáncer que le diagnosticaron a la niña santiagueña

La menor no era paciente del hospital universitario. Llegó allí para una interconsulta tras las gestiones de las autoridades santiagueñas que se vieron desbordadas por la repercusión que alcanzó el caso. Incluso, Gerardo Zamora, el gobernador de Santiago del Estero, pidió perdón a los padres.

En el segundo parte que se difundió desde el Austral, indicaron lo que se hizo durante las primeras 24 horas de la interconsulta con internación:

Los equipos médicos del Hospital Universitario Austral estuvieron en comunicación con los distintos profesionales que han acompañado a Abigaíl durante su enfermedad. Se le realizaron los estudios diagnósticos necesarios atendiendo al deseo de una segunda opinión para actualizar así la información sobre su estado clínico. Los resultados de imágenes evidencian progresión de enfermedad local y sistémica desde los últimos estudios realizados no presentándose oportunidades de ofrecer un tratamiento con objetivos curativos. Profesionales de distintas especialidades, entre ellos Salud Mental y Cuidados Paliativos, visitaron a Abigaíl y su familia para proponer un cuidado integral atendiendo sus deseos de poder regresar a su casa, priorizando el mayor bienestar posible en esta etapa de la enfermedad, tanto en lo físico como en lo emocional y espiritual. Compartimos el deseo de la niña y su familia de estar en su casa, mientras sea posible, con sus afectos.

"Entre los derechos de los niños con cáncer se encuentran recibir tratamiento y cuidado de calidad, una nutrición adecuada, alivio del dolor y sus síntomas, contención emocional, educación y la posibilidad de jugar y seguir siendo niños", explicaron en el comunicado, y agregaron: "Desde el Hospital Universitario Austral procuraremos, en conjunto con los equipos tratantes vigentes, ayudar a que Abigaíl pueda acceder a ellos y mantener abierta la comunicación con el equipo profesional en su lugar de origen".

El texto, que lleva la firma del doctor Manuel Rocca Rivarola, Director del Departamento Materno Infantil, cierra: "En cuanto sea posible, será trasladada a su hogar. Hacemos extensivo el agradecimiento de los padres por el interés y el apoyo a ellos y a Abigaíl, fundamental para su dignidad y bienestar. Invitamos a seguir acompañándolos y rezando".

El cáncer que padece Abigaíl se llama sarcoma de Ewing. Hace seis años, recibió un trasplante óseo y hace dos años tuvo una recaída. Hoy recibe cuidados paliativos.

"Es un tumor óseo, el segundo más frecuente en la Argentina, después del osteosarcoma. Es más común en los chicos y los jóvenes que en los adultos. Cuando aparece de manera localizada, tiene más del 70% de curación. Si hace metástasis, es más difícil de curar", había explicado Mercedes García Lombardi, jefa del Servicio de Oncología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez a LA NACION.