Casi pierde el brazo por acariciar a una leona

Un león no es lo mismo que un gato. E intentar acariciar un animal salvaje puede acabar en tragedia, como le ha ocurrido a Pietr Nortje, de 55 años. Él y su esposa celebraban su décimo aniversario de bodas con un safari en el parque Tiwke River Lodge, situado en Sudáfrica, en la provincia de Virginia. La esposa comenzó a grabar una curiosa situación: su marido intentó acariciar a una pareja de leones que se acercaban hasta una de las mallas que cierran la reserva, a pesar de las numerosas indicaciones de “no tocar a los animales”.

El león macho se dejó tocar por Pietr en la espalda y la melena mientras le advertía: “si me muerdes, te voy a morder a ti”. Con lo que parecía un gesto de satisfacción, el león se alejó mientras se acercaba su compañera : “ven aquí, deja que papá te acaricie” fueron las últimas palabras que Pietr pronunció antes de que la leona le clavara sus dientes en el antebrazo e intentara tirar de él al menos durante 5 largos segundos que la mujer de Pietr vivió con angustia entre gritos.

Al final, la leona decidió volver a abrir las fauces y liberar el brazo del turista inconsciente, que recibió una profunda mordedura en el brazo y fue trasladado al hospital Katleho y de ahí al Pelonomi en Bloemfontein, donde se encuentra en estado grave con un shock séptico, una infección masiva que tiene una tasa de mortalidad entre el 25 y 50%. El vídeo, grabado por la mujer de Nortje, comenzó a circular de manera viral por las redes sociales, con miles de visitas.