Casas rodantes para irse de vacaciones durante la pandemia: cuánto cuestan y consejos

Ruth Vasquez
Colaboradora
Una casa rodante o un vehículo de recreo es una buena alternativa para disfrutar de las vacaciones en tiempo de pandemia. Foto: Getty Image.

Para aquellos que tuvieron que cancelar unas vacaciones, o sencillamente necesitan salir de casa en medio de la pandemia, rentar una casa rodante o un vehículo de recreo (RV, por sus siglas en inglés) empieza a convertirse en una tendencia que podría ir en aumento en los próximos meses.

Una encuesta realizada entre 4.000 residentes de EE.UU. y Canadá por la cadena de campamentos privados más grande del mundo, Kampgrounds of America., reveló en mayo que la pandemia le despertó el interés de visitar a la naturaleza a muchos que nunca habían acampado. En particular, a generaciones más jóvenes de las que usualmente disfrutan de esta actividad.

Después del anuncio de la pandemia, el estudio mostró un incremento del 11% en el número de los viajeros de placer que rentaban vehículos recreacionales antes de marzo, incluso con muchos parques nacionales cerrados. La nueva demanda viene a compensar en algo la pérdida del 40% del mercado representado por turistas internacionales.

Cuánto cuesta rentar un RV

De acuerdo con el sitio web especializado en casas rodantes The Wandering RV, el costo promedio de alquiler de un RV por día varía según el tipo de vehículo y su edad. 

Las opciones más económicas son las de los tipos Travel Trailers, Fifth Wheel, Toy Hauler, y Pop Up. Todos estos son remolques que se enganchan al vehículo y sus costos por día varían de US$50 a US$200, además de impuestos.

Otros RVs económicos son las Campervan, una camioneta que aunque pequeña, tiene la comodidad de integrar el sitio para dormir. Un día en ellas puede costar de US$75 a US$150.

Los otros RV son los más completos, se denominan Clase A, Clase B y Clase C, donde el lujo va en aumento de la C a la A. Una escapada en uno de estos tres tipos de RV puede representar una renta que va de US$100 a US$275 por día, pero se tiene la comodidad de disponer de las camas, cocina y baño sin salir del vehículo.

Artículos relacionados:

Muchas casas rodantes ofrecen interiores de auténtico lujo, con todo lo necesario para vivir una aventura sin echar de menos tu hogar. Foto: Getty Images.

El otro costo es el pago de las tarifas en el campamento y el acceso a las conexiones, cuyos montos varían de US$30 a US$50 por noche, según el sitio web Roads Less Traveled.

“Los RV pueden durar varios días sin estar conectados a la red eléctrica y los campamentos y las estaciones de bombeo para eliminar los desechos están fácilmente disponibles a un costo módico. Si uno puede pagar el campamento y los servicios, no debería ser un problema. Pero si quieres hacerlo sin tener que pagar las tarifas del campamentos, es un poco difícil. Las autoridades locales tienden a limitar dónde se puede estacionar y permanecer con una casa rodante”, dijo Bert Maula, arquitecto retirado, quien con frecuencia utiliza su RV para viajar a distintos parques nacionales del país.

Tipo de identificación necesaria para conducir un RV

Cuando se trata de los RV más grandes (los clase A), si bien la mayoría de los estados no requieren una licencia comercial para conducirlos, algunos exigen un permiso especial no comercial, dependiendo de la longitud o peso del mismo. Otros estados piden una autorización de conducir comercial (CDL), el mismo tipo de documento necesario para manejar vehículos grandes y pesados, como autobuses o remolques de tractores.

El sitio web Campanda tiene la lista de los requerimientos en documento de tránsito por cada estado y recomienda optar por los vehículos más pequeños si se quiere evadir el requisito de una licencia especial. 

“Es poco probable que un vehículo de Clase C, una casa rodante (Clase B) o un remolque de viaje supere las restricciones de peso de su licencia de conducir normal. Los vehículos más pequeños también son mejores para los conductores principiantes de RV que pueden no sentirse muy confiados al manejar algo tan inmenso”, informa Campanda.

En algunos estados de EEUU, los parques locales de casas rodantes y los campamentos son considerados "servicios esenciales" por los gobiernos locales. Foto: Getty Image.

Seguridad frente el Coronavirus

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan quedarse en casa tanto como sea posible durante la pandemia. Sin embargo, cuando se trata de casas rodantes, el único riesgo del que advierte la primera agencia de salud pública en su website es de que se “entre en contacto cercano con otras personas o se compartan instalaciones públicas en campamentos o en los senderos”.

Si se siguen las instrucciones de alejamiento social, así como de higiene preventiva, no debería ser un problema aventurarse con una casa rodante.

Parques disponibles para acampar

En algunos estados, los parques locales de casas rodantes y los campamentos son considerados "servicios esenciales" por los gobiernos locales. 

Hasta el momento, los estados de Connecticut, Virginia y Maryland mantienen que ningún  campamento de RV es considerado esencial, por tanto, estos permanecen cerrados hasta nuevo aviso. 

Mientras que en otros estados, como Washington, Tennessee, Nueva York, California, Delaware, Indiana, Luisiana y Maine, los sitios para estacionar una casa rodante son catalogados como campamentos de servicio esencial para vehículos recreativos, y por tanto, la gran mayoría de ellos se mantiene abiertos. 

En otros estados como Florida, Pensilvania, Oregón y Texas, las ciudades y condados locales deciden caso por caso el estado de los parques de casas rodantes.

Para actualizarse sobre la apertura de cualquier parque de RV y campamento privado en los EE.UU., se recomienda llamar a las oficinas del gobierno local. 

Igualmente, existen aplicaciones gratuitas como The Dyrt para encontrar información de contacto y direcciones para acampar cerca de casa, mientras que otras ap, como National Parks by Chimani, cobran un cargo por el servicio.

El sábado, TheDirty público una lista con la actualización de cada uno de los parques nacionales con campamento que se están abriendo al público, estado por estado.

Si lo que quieres es estar aislado unos días y casi olvidarte de la existencia de la pandemia, las casas rodantes son una buena opción. Foto: Getty Image.

Apoyo en la lucha contra el Coronavirus

Luego de que en marzo las plantas de fabricación de RV cerraron la producción en estados como Indiana, los siguientes dos meses distribuidores y fabricantes de todo el país se dedicaron a enviar los vehículos nuevos que tenían para apoyar la gestión de control y lucha contra el Coronavirus.

Desde entonces, miles de casas rodantes han sido destinadas a funcionar como unidades de aislamiento, viviendas para trabajadores de atención médica crítica, centros de coordinación y unidades de pruebas móviles, según el sitio web de noticias industriales Manufacturing.

California ordenó 1.309 RV para alojar a los enfermos en caso de que los hospitales colapsaran. Un distribuidor en Texas asignó a los municipios vehículos recreativos en todo el estado.  La policía de Louisiana ordenó casi 100 RV para puestos de comando. Los funcionarios de salud de Florida adaptaron los vehículos recreativos para que funcionaran como laboratorios de pruebas móviles.

El mayo algunos fabricantes nacionales anunciaron el reinicio de sus operaciones, mientras que las 418 empresas que conforman la Asociación de la Industria de Vehículos Recreativos continúan presionando a los legisladores federales y estatales a mantener abiertas las plantas fabricantes y a los distribuidores de vehículos recreativos, para satisfacer la nueva demanda de empresas de servicio esencial.

Según el estudio de Kampgrounds of America, Inc., en este momento, la tendencia es a viajar distancias cortas con los RV, y como algunos puntos para acampar están comenzando a abrirse al público, los lugares de alquiler de casas rodantes esperan una mayor demanda en 1 o 2 meses.

“Fuimos a acampar hace dos semanas durante tres días en la mitad de la semana y fue genial. Escuchamos que el fin de semana anterior estuvo muy ocupado. Considerando lo que está sucediendo con el Covid 19 y tantas personas que intentan salir, esperaremos hasta el otoño para viajar lejos en el RV. En ese momento, los niños volverán a la escuelas, las temperaturas serán más frías y la cantidad de personas que salgan se reducirá”, comentó Maula.