Casas destruidas y comunidades sin electricidad: los dominicanos se levantan tras el huracán Fiona

·2  min de lectura

Cientos de dominicanos se quedaron sin hogar el martes después que los fuertes vientos y las intensas lluvias del huracán Fiona arrancaran los techos de sus casas e inundaran zonas residenciales en el este del país caribeño.

Más de 12,400 personas se vieron obligadas a abandonar sus viviendas, mientras que las autoridades dijeron que el agua cubrió las carreteras principales, dejando al menos dos poblados aislados.

Las operaciones de rescate continuaban el martes por la mañana mientras las autoridades intentaban llegar a las comunidades que habían quedado aisladas por las fuertes lluvias y las carreteras bloqueadas por los escombros. El presidente Luis Abidaner, quien tenía previsto intervenir esta semana en la Asamblea General de las Naciones Unidas, canceló su viaje a Nueva York para supervisar los esfuerzos de ayuda.

“Me quedaré en el país supervisando las labores de ayuda en las zonas afectadas por Fiona”, dijo Abinader en un video divulgado en redes sociales.

Los habitantes reemplazan el techo de una casa, que fue arrancado por el huracán Fiona en el barrio de bajos ingresos de Kosovo, en Verón de Punta Cana, República Dominicana, el lunes 19 de septiembre de 2022. (AP Photo/Ricardo Hernández)
Los habitantes reemplazan el techo de una casa, que fue arrancado por el huracán Fiona en el barrio de bajos ingresos de Kosovo, en Verón de Punta Cana, República Dominicana, el lunes 19 de septiembre de 2022. (AP Photo/Ricardo Hernández)

El huracán, que se dirigía el martes hacia Turcos y Caicos con mucha más fuerza, de categoría 3, también afectó a la red eléctrica dominicana, dejando a la mayor parte del país sin electricidad. La compañía eléctrica Distribuidora del Este dijo que el 61% del sistema se vio afectado y que todavía estaba trabajando en los detalles de cómo restablecer el servicio en las áreas que más lo necesitan.

Las autoridades dominicanas también informaron que casi 60 acueductos fueron derribados por la tormenta, dejando a cerca de un millón de personas sin agua.

Las autoridades dominicanas confirmaron el lunes que los fuertes vientos también provocaron al menos una víctima, después que un hombre de 72 años fuera golpeado por un árbol que intentaba podar afuera de su casa. El incidente ocurrió en la pequeña localidad norteña de Matancitas, en la provincia de Nagua.

La furia de Fiona se sintió más en las provincias de El Seibo y La Altagracia, donde cientos de familias tuvieron que ser evacuadas después que sus casas fueron dañadas por los vientos de 90 millas por hora y las fuertes lluvias. Videos en las redes sociales mostraron varias calles inundadas y daños estructurales en las casas de madera.

El periódico Listín Diario informó que El Seibo, 90 millas al noreste de Santo Domingo, sufrió grandes daños, con calles llenas de árboles caídos y con tablones de madera y láminas de zinc arrancados de las viviendas, mientras que la cercana ciudad de Las Cuchillas quedó aislada después de que las fuertes inundaciones bloquearan las carreteras principales.

Sombrillas rotas yacen en la playa, derribadas por el huracán Fiona en Punta Cana, República Dominicana, el lunes 19 de septiembre de 2022. (AP Photo/Ricardo Hernández)
Sombrillas rotas yacen en la playa, derribadas por el huracán Fiona en Punta Cana, República Dominicana, el lunes 19 de septiembre de 2022. (AP Photo/Ricardo Hernández)