Casas, automóviles…¿por qué se han revalorizado los activos y hasta dónde llegarán?

Antonio Sandoval
·5  min de lectura
Casas, automóviles…¿por qué se han revalorizado los activos y hasta dónde llegarán?
Casas, automóviles…¿por qué se han revalorizado los activos y hasta dónde llegarán?

Parece una película ya vista por quienes vivimos otras épocas de crisis en este país, pero en los meses recientes algunos activos no financieros (como los automóviles) y sí totalmente ligados a cualquier sociedad moderna han subido de precio, se han revalorizado.

Específicamente son las casas, los coches usados, y algunos otros como pinturas, esculturas, etcétera.

En otras épocas estos activos se revalorizaban, es decir, generaban plusvalías adicionales, debido a que la inflación en México era un factor que presionaba estos precios y muchos más.

Muchas generaciones actuales no lo saben porque han vivido en otra época, pero por ejemplo en los años ochenta comprar automóviles usados era un verdadero lujo y sobre todo una inversión garantizada; con el paso de los años estos automóviles costaban más no obstante el paso de los años y el hecho de que eran unidades que se desgastaban de forma natural por el uso y paso del tiempo, se revaloraban año con año gracias a la inflación. Ni hablar de las inversiones en bienes raíces.

Este panorama se modificó con el transcurso de los años; en nuestros tiempos los automóviles se deprecian con el paso del tiempo, y las bienes raíces incorporan otros factores para el cálculo de su valor, adicional a la inflación (ubicación, servicios, otros inmuebles cercanos, etcétera).

Esa es la gran diferencia entre los viejos y los nuevos tiempos, y ese es desde luego uno de los grandes beneficios de una baja inflación, como la que han disfrutado al menos dos generaciones de mexicanos.

Autos
Photo by nrd on Unsplash En los años ochenta comprar automóviles usados era un verdadero lujo.

Pero, en los meses recientes hay un fenómeno curioso, casas y sobre todo automóviles se han revalorizado, ¿qué sucede?, ¿tiene que ver esto con la pandemia?, ¿qué pasará?

Aquí algunas probables respuestas.

1) No se olvide nunca: la pandemia lo cambió todo, y todo es todo

Lo que sucedió en los meses recientes desde luego tiene que ver con la pandemia; de hecho, hoy día pocas actividades del ser humano se han mantenido al margen de los efectos de la pandemia. Lo que hoy vivimos será más que histórico, un capítulo que se escribe aparte.

La pandemia cambió las reglas del juego en muchos sentidos, provocó situaciones inéditas e improbables, lo que parecía imposible se volvió realidad y lo que era una costumbre dejó de serlo para dar paso a situaciones que pocos esperaban.

Este desempeño inédito en los precios de casas y automóviles usados, más otros activos, tiene que ver con el cambio en las reglas del juego. Pero también existen algunos factores de mercado que lo explican.

2) Las cadenas productivas y de suministro están afectadas, los estilos de vida también

Aunque permanecieron aparentemente firmes, en realidad las llamadas cadenas de suministro sí resintieron el golpe de la pandemia; hubo reorientación de las prioridades, muchas áreas de producción se modificaron, y otras de plano dejaron de suministrar lo necesario. Por ejemplo, en el caso de los automóviles hubo recortes en las cadenas de refacciones que antes de la pandemia funcionaban plenamente, la caída global en la producción de automóviles se calcula en alrededor de 30 por ciento, una tercera parte del mercado tuvo que cerrar cuando menos momentáneamente. Esta interrupción de las cadenas de suministro ha incrementado los precios de las refacciones, y elevaron el costo de los automóviles usados; en México de acuerdo con fuentes como la AMDA este incremento no es tan alto como en otras naciones, pero el fenómeno llama la atención, hoy día un automóvil usado es más caro que en enero de 2020, algo que no sucedía en décadas.

En cuanto a las casas, como señalamos tiene mucho que ver la ubicación, pero también los agentes de bienes raíces reportan un incremento adicional a la plusvalía en las viviendas bien ubicadas, para personas con cierto nivel de ingresos; analistas del sector consideran que a partir de ahora las casas tendrán que incluir espacios laborales para los inquilinos ante la llegada para siempre del home office, lo que les añade algunos puntos adicionales de plusvalía, y de precio.

<span class="media-credit">Casas GEO</span> los agentes de bienes raíces reportan un incremento adicional a la plusvalía en las viviendas bien ubicadas
Casas GEO los agentes de bienes raíces reportan un incremento adicional a la plusvalía en las viviendas bien ubicadas

3) ¿Qué sucederá?, ¿hacia dónde vamos?

Adivinar es desde luego el peor de los errores, pero hay algunos indicios que nos pueden ayudar a considerar escenarios probables. Primero que nada es importante señalar que no hay en el contexto de mediano y largo plazo una amenaza inflacionaria para México, no al menos como la que vivimos en la década de los ochenta del siglo pasado, una auténtica hiperinflación.

Dicho lo anterior, es probable que por ejemplo en el caso concreto de los automóviles usados, una vez restablecidas plenamente las cadenas productivas y de suministro regrese la “normalidad” y los automóviles usados se deprecien con el paso del tiempo, pierdan valor por uso y deterioro derivado del paso del tiempo, como ha sucedido desde hace varios años antes de la pandemia.

Pero, existen otros activos que para los analistas e inversionistas es probable que se consoliden o regresen como activos de protección contra la volatilidad financiera: desde luego entre ellos se pueden considerar a los bienes inmuebles, los artículos de arte como cuadros, esculturas, no se digan las monedas de oro y plata, así como muy probablemente algunos activos que hoy no son nada populares pero que forman parte de los nuevos tiempos, por ejemplo los llamados criptoactivos, que no se refieren sólo a monedas sino a una serie de valores que incluso hoy no se han inventado.

Las leyes de los mercados funcionaron una vez más, se confirma lo que siempre se ha mencionado: los mercados mandan. Por eso hoy vemos autos usados más caros que el año pasado, junto con otros activos. Seguir lo que pasa en el día a día nos dará pistas para saber hacia dónde se dirige este mundo cada vez más impredecible.

Noticias relacionadas

VIDEO | Héroes ecológicos: pues sí, todo es cuestión de coco