Los conservadores españoles se desmarcan de la extrema derecha

Agencia EFE
·2  min de lectura

Madrid, 22 oct (EFE).- Los conservadores españoles del Partido Popular (PP) marcaron distancias este jueves con el partido de extrema derecha Vox y rechazarán la moción de censura contra el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, que se debate en el Congreso de los Diputados.

El líder de la oposición, el conservador Pablo Casado, despejó la incógnita y anunció que el PP votará "no" hoy a la moción presentada por Vox, que carece de los diputados suficientes para que prospere.

El líder de Vox y candidato a presidente del Gobierno, Santiago Abascal, requiere la mayoría absoluta del Congreso, es decir, al menos 176 de los 350 diputados, pero su partido solo dispone de 52, mientras que el resto de fuerzas parlamentarias votaría en contra.

Durante semanas se sucedieron las conjeturas sobre si el PP se abstendría o votaría en contra, entre otros motivos por la dura oposición que los conservadores hacen a Sánchez y porque éstos y los liberales gobiernan en coalición las regiones de Madrid, Andalucía (sur) y Murcia (sureste) con el apoyo parlamentario de Vox.

En el Congreso, Casado acusó duramente a Abascal de una "mentira más" para que Sánchez siga como jefe del Ejecutivo español y buscar suplantar al PP, pues ambos partidos compiten en parte por el mismo electorado.

De hecho, sectores políticos y mediáticos interpretan que la moción de censura es un intento de Vox de desbancar al PP (89 diputados) para hacerse con la hegemonía ideológica y política en la derecha.

Casado dijo que su partido no será rehén de Vox y defendió una alternativa "serena, sensata, moderada, responsable y proeuropea" al actual Gobierno, formado por una coalición de los socialistas y los izquierdistas de Unidas Podemos.

"No somos como ustedes, somos la fuerza tranquila de los españoles", dijo Casado a Abascal.

Éste, a su vez, aseguró que la decisión del PP de votar "no" representa "una patada a la esperanza" de que ambos partidos pudieran llegar a acuerdos y una "equidistancia imposible y falsaria" que genera la "desesperanza de millones de españoles".

(c) Agencia EFE