Casa Sánchez, el restaurante mexicano de los tacos gratis por tatuajes

·4  min de lectura
La promoción de Casa Sánchez de los tacos gratis por tatuajes se hizo famosa cuando se lanzó. Foto: Getty Images
La promoción de Casa Sánchez de los tacos gratis por tatuajes se hizo famosa cuando se lanzó. Foto: Getty Images

En 1999, Casa Sánchez, un restaurante mexicano en San Francisco, lanzó la promoción más pintoresca y novedosa de la época: si te haces un tatuaje tendrás tacos gratis de por vida. Pero no cualquier tatuaje, sino el logo de la empresa familiar y de forma permanente.

La promoción se volvió viral en los medios de comunicación y generó opiniones divididas entre quienes lo calificaron de una brillante idea de marketing y quienes calcularon que, si 50 personas se sumaban a la promoción, en 50 años el negocio habría perdido casi 6 millones de dólares.

La oferta de Casa Sánchez consistía en hacerse un tatuaje de Jimmy, el hermano menor de la familia, con una sombrero de charro mexicano, montado en una mazorca de maíz gigante.

Desde entonces, el restaurante ubicado en Mission District se ha convertido en la historia viviente del tatuaje a cambio de tacos, parte de la vida y la cultura de San Francisco; y los totopos de tortilla de maíz y la salsa marca Casa Sánchez están entre los más vendidos en toda California.

"Cuando alguien viene con nuestro tatuaje, le damos de comer, esa es nuestra cultura", dijo Martha Sánchez, una de las dueñas y la creadora de la promoción.

Más que un negocio, una familia

Hace veintidós años, Greg Tietz y Guido Brenner agarraron una bolsa de totopos y se la llevaron al estudio de tatuaje para estampar el logo de Casa Sánchez en su piel a cambio de tacos gratis, pero aseguran que la comida nunca fue realmente el punto.

Tietz tenía entonces 35 años y llevaba solo dos viviendo en San Francisco: "Yo estaba tratando de explorar áreas de Mission District en las que no había estado, y me encontré caminando frente a Casa Sánchez", contó a SFGATE.

Luego de pensarlo muy bien, se aventuró a tatuarse a Jimmy y su cohete en forma de mazorca de maíz porque se dio cuenta de que era algo especial, de que "realmente significaba algo".

Un amigo suyo que tenía más de una docena de tatuajes en su cuerpo lo llevó con un buen tatuador. Ese amigo era Guido Brenner, quien también aceptó la promoción, pues además de ser fan de los tatuajes se había vuelto amante de la comida de Casa Sánchez.

La proliferación de restaurantes de comida mexicana en San Francisco y también el peso de la promoción de 'tacos por tatuajes' golpearon duro a Casa Sánchez, que finalmente cerró sus puertas en 2012. Foto: Getty Images.
La proliferación de restaurantes de comida mexicana en San Francisco y también el peso de la promoción de 'tacos por tatuajes' golpearon duro a Casa Sánchez, que finalmente cerró sus puertas en 2012. Foto: Getty Images.

Tietz y Brenner se convirtieron en las primeras personas en tatuarse el logotipo luego de que se lanzara la promoción. Tanto ellos como el restaurante se volvieron estrellas de los medios locales y en menos de 24 horas otras cuatro personas se hicieron el tatuaje. Luego, la historia llegó a los grandes medios y programas televisivos nacionales.

En 2010, Casa Sánchez revivió la promoción como un "estímulo especial" durante la recesión, y nuevamente se volvió viral, incluso llegó a la televisión de Alemania y China, y Tietz y Brenner saborearon durante unos meses lo que se sentía ser una celebridad.

Para ellos, la promoción de 'tacos por tatuajes' terminó en una especie de familia. Con frecuencia quienes llevaban el tatuaje se reunían en el restaurante e intercambiaban sobre sus vidas, y varios se han mantenido unidos hasta hoy por el vínculo que el tatuaje les dio.

"Era una pequeña comunidad de los que nos hicimos el tatuaje, y también entre nosotros y la familia Sánchez", dijo Tietz.

Arriesgar el negocio pero mantener la palabra

Las más de doscientas personas que se tatuaron el logo del restaurante para tener comidas gratis de por vida, finalmente sí resultaron un peso con el que el restaurante estuvo intentando lidiar hasta hace unos años, en medio de un boom de taquerías mexicanas que salían hasta debajo de las piedras de la ciudad.

Muchos de sus productos sobreviven en las tiendas de comestibles y gozan de muchísima popularidad, pero el establecimiento tuvo que cerrar sus puertas en 2012. La familia fue consciente del costo de esta estrafalaria promoción después de que ya estaba en marcha, y prefirió arriesgar su negocio pero mantener su palabra.

La promoción de 'tacos por tatuajes' se volvió tan parte de la cultura de San Francisco, que el negocio de pupusas de maíz que actualmente está en el antiguo local de Casa Sánchez, continúa la tradición de invitar a una pupusa a quienes lleven el tatuaje de Jimmy.

Tietz y Brenner han pasado alguna que otra vez, pero aseguran que el ambiente familiar que tenía Casa Sánchez se desvaneció. No obstante, para ellos la historia detrás de sus tatuajes y las amistades y experiencias que tuvieron durante todos esos años valen la pena.

VIDEO | Boda en México terminó en llamas por culpa de la pirotecnia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.