La Casa Rosada está vallada por una protesta de transportistas

Jaime Rosemberg
·1  min de lectura
El vallado frente a la Casa Rosada ante la protesta de los transportistas
El vallado frente a la Casa Rosada ante la protesta de los transportistas

Más discretas que durante el gobierno de Mauricio Macri, las vallas volvieron a las puertas de la Casa Rosada . La amenaza del gremio que nuclea a los transportistas (UTB) de encadenarse a las puertas de Balcarce 50 en reclamo de un aumento salarial motivó un inusual despliegue de efectivos de la Policía Federal, que esperan la llegada de la protesta para las próximas horas.

El regreso de María Eugenia Vidal. La autocrítica, el libro y el deseo de ser presidenta

Reacio a reestablecer vallados alrededor de la Casa de Gobierno-los del operativo del velatorio de Diego Maradona fueron mínimos y derivaron en un escándalo con invasión incluida-y en una casa semivacía luego de anunciadas las nuevas medidas de restricciones a la circulación por el coronavirus, desde el gobierno de Alberto Fernández encendieron las alarmas al enterarse de las intenciones de los manifestantes.

“Hemos decidido encadenarnos el día jueves 8 de abril, en la Casa Rosada, como símbolo del estado que afrontamos hoy, como servicio esencial de las personas con discapacidad, estamos condenados a morir como transporte especial”, reza el comunicado, en el que la UTBA solicita “un aumento de emergencia del 60 por ciento”. Los organizadores de la manifestación, que comenzó a las 7 con una concentración frente al Obelisco, tenían pensado llegar a la Plaza de Mayo a media mañana, aunque el vallado les impediría el objetivo inicial.

“Hay que impedir que lleguen a encadenarse, después es imposible sacarlos”, afirmaron fuentes policiales a este diario.

En la Casa Rosada ya se instaló, desde hace días, una carpa de indígenas formoseños que también reclaman ver al presidente Alberto Fernández, quien continúa su aislamiento por coronavirus en la quinta de Olivos, aunque sin síntomas.