La Casa Rosada interpretó la carta de Cristina Kirchner como un "respaldo absoluto" al Presidente

Santiago Dapelo
·3  min de lectura
Alberto Fernández y Cristina Kirchner
Fuente: Archivo

En medio de la aceleración de la crisis económica, los principales funcionarios de la Casa Rosada interpretaron la carta que publicó la vicepresidentaCristina Kirchner como un "respaldo absoluto" al presidente Alberto Fernández y un llamado de atención para empresarios y el mercado.

Además, le quitaron relevancia a la cita en la que la expresidenta cuestiona a "funcionarios o funcionarias que no funcionan" y en la que habla de los "desaciertos" del gobierno nacional. Es que la crítica al funcionamiento del gabinete no es nueva, sostuvieron.

"Hay funcionarios que van bien y otros tendrían que mejorar", concedió uno de los hombres de su círculo de máxima confianza. Según explicó un funcionario con despacho en Balcarce 50, "describir que hay aciertos y errores es lógico".

En las últimas semanas el Presidente y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero -uno de los funcionarios que retuiteó en las redes sociales la carta de la expresidenta-, bajaron el mensaje al gabinete nacional: hay que "salir a la cancha" y defender la gestión. Incluso, hace 15 días, el mandatario, en una entrevista que le hizo Horacio Verbitsky, descartó cambios en el equipo.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner
Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

"Por ahora no tengo previsto cambios. El gabinete ha hecho un trabajo impresionante", fueron las palabras que utilizó Alberto Fernández para despejar los rumores que se habían instalado sobre un relanzamiento de su administración.

Cerca del Presidente aseguraron que la presentación que hizo el jefe del Estado por la mañana, cuando ratificó que no devaluará, está íntimamente relacionada con el texto de la presidenta provisional del Senado. En ambos casos el mensaje tuvo como destinatarios a los empresarios y fondos de inversión que, según el Gobierno, presionan sobre el mercado cambiario.

Una de las frases clave de Cristina Kirchner para la Casa Rosada fue que "en la Argentina el que decide es el Presidente. Puede gustarte o no lo que decida, pero el que decide es él". Mientras algunos entendieron que con esto la vicepresidenta tomaba distancia del Presidente, la traducción oficial fue diametralmente opuesta.

"Cristina les dice a los empresarios lo mismo que Alberto. Es agotador, pero sirve para terminar con esos fantasmas que buscan instalar", describió un importante funcionario con despacho en la Casa de Gobierno y la quinta presidencial de Olivos.

Uno de los objetivos prioritarios del Presidente es recomponer el vínculo con los empresarios, afectado por la desconfianza que se generó tras la intención del gobierno nacional de estatizar Vicentin y el avance sobre la Justicia.

El intento de "seducción" al mundo empresarial comenzó hace varias semanas. Durante estos días Fernández se reunió con los principales hombres y mujeres de negocios e incluso participó del Coloquio de Idea. Hoy, por ejemplo, recibió en su despacho a Alfredo Coto. Pero no será a cualquier costo, el límite lo avisó hoy el jefe del Estado: "Si quieren dar pelea, daremos pelea. No llegamos al Gobierno para obedecerles, sino para obedecer a los que nos votaron".

Cerca del Presidente reconocieron que la confianza con el establishment está dañada. Es por eso que la pretensión de la Casa Rosada es que los hombres y mujeres de negocios que hablan con el Presidente difundan el mensaje de que el Gobierno no impulsa recorrer el mismo camino que tomó Nicolás Maduro en Venezuela. "Ellos saben que no es así. Pero falta que hable entre ellos", se lamentó uno de los principales asesores del mandatario.