De nuevo en casa: Macaulay Culkin disfruta del regreso que siempre ha merecido

·9  min de lectura
Comeback kid: Macaulay Culkin camina por la pasarela de Gucci a principios de noviembre (Amy Sussman/Getty Images)
Comeback kid: Macaulay Culkin camina por la pasarela de Gucci a principios de noviembre (Amy Sussman/Getty Images)

Las casas de moda que se suben a la pasarela con famosos no es nada nuevo, pero la aparición de una estrella en el desfile de Gucci Love Parade en Los Ángeles la semana pasada provocó titulares instantáneos en todo el mundo. No fueron ni la ganadora del Grammy St Vincent, ni el icono indie Phoebe Bridgers, ni el protagonista Jared Leto los que hicieron correr las lenguas tras sus respectivos paseos por Hollywood Boulevard.

En su lugar, fue la antigua estrella infantil Macaulay Culkin, que ahora tiene 41 años, quien dominó la cobertura de la prensa mientras lucía una veraniega camisa hawaiana, una chamarra bomber de flores y lentes de sol de color naranja. Sus fans no tardaron en expresar su alegría en las redes sociales. “Ver a Macaulay Culkin feliz y sano siempre me hace pensar MUY BIEN”, tuiteó uno. “Me siento orgulloso por él.”

No es de extrañar que Culkin siga despertando curiosidad y fascinación, dado que para muchos de nosotros ha sido mundialmente famoso toda la vida. Home Alone (1990) convirtió a Culkin en un nombre familiar a la edad de 10 años, y el estatus de la película como un elemento básico de la época navideña significa que parece no haber cambiado en la memoria cultural desde el momento en que lo vimos por primera vez.

Home Alone, la historia de un niño al que su familia deja atrás por error cuando se va a París, y su oda estacional a la violencia de los dibujos animados y a las armas de destrucción caseras, fue un gran éxito, con una recaudación de US$476,7 millones (₤352 millones). Eso fue suficiente para convertirla en la comedia de acción en vivo más taquillera de la historia (un récord que mantuvo hasta el estreno de The Hangover Part II en 2011). Culkin vio cómo sus honorarios pasaban de US$110.000 (₤81.000) a US$4,5 millones de dólares (₤3,3 millones) por la secuela de 1992 ambientada en Nueva York, Home Alone 2, una cifra realmente digna de mención.

Las dos primeras películas de Home Alone tuvieron tanto éxito que dieron lugar a otras tres secuelas, todas ellas sin la participación de Culkin, y esta semana Disney+ tratará de reiniciar la franquicia con una sexta entrega, Home Alone. Está claro que Disney cree que todavía hay público para más historias sobre niños que construyen defensas en casa, aunque no todo el mundo está de acuerdo.

Chris Columbus, que dirigió a Culkin en las dos películas originales, cuestionó recientemente el valor de reiniciar Home Alone. “¿Qué sentido tiene? La película existe, vivamos con la película que existía”, dijo el director al canal de YouTube Jake’s Takes. “No tiene sentido que hagamos un remake de ‘The Wizard of Oz’, no tiene sentido que hagamos un remake de las películas clásicas. Haz algo original, porque necesitamos más material original.”

Cuando ganó el papel de niño olvidado Kevin, Culkin ya llevaba seis años actuando. Debutó en el teatro a la tierna edad de cuatro años, en una obra llamada Bach Babies en el Symphony Space de Manhattan, y su primera aparición en el cine fue como uno de los queridos nietos de Burt Lancaster en el drama de 1988 Rocket Gibraltar. Luego, en 1989, apareció en la clásica comedia de John Candy Uncle Buck, escrita y dirigida por John Hughes. Fue Hughes quien se dio cuenta de que Culkin tenía el tipo de calidad de estrella que buscaba para el papel principal del siguiente guión que estaba escribiendo, Home Alone.

Después de eso, Culkin aprovechó su recién adquirida fama para realizar una serie de películas que mostraban su capacidad de actuación incluso a una edad temprana, como el lacrimógeno romance para adolescentes My Girl, el thriller psicológico escrito por Ian McEwan The Good Son y la adaptación del cómic Richie Rich. En esta última, Culkin hizo realidad la fantasía de todos los niños de los noventa de tener un McDonald’s en su propia casa, y recibió US$8 millones (₤5,9 millones) por las molestias, lo que le convirtió en un rico muy rico. En 1994, después de hacer 15 películas en solo siete años, Culkin, de 14 años, anunció su retiro de la actuación y volvió a estudiar.

Una vez que Culkin dio un paso atrás, sus hermanos no tardaron en tomar las riendas. Era el cuarto de los ocho hijos de sus padres, y dos de sus hermanos menores han desarrollado una exitosa carrera como actores. El hermano menor, Rory Culkin, protagonizó Signs y Scream 4 y tuvo un papel principal en Lords of Chaos, de 2018, un thriller de terror sobre la escena noruega del death metal. Kieran Culkin, que es dos años menor que Macaulay, está actualmente en la cresta de la ola gracias a su papel nominado al Emmy y al Globo de Oro en Succession. El fin de semana pasado, Kieran presentó Saturday Night Live e hizo referencia al hecho de que había acompañado a su hermano mayor cuando este presentó el programa casi 30 años antes. Esto no hace más que subrayar la notable longevidad de los hermanos en un negocio inconstante.

En 1995, los padres de los Culkin, Kit y Patricia, se separaron. En la subsiguiente batalla por el control de la fortuna de Macaulay, se reportó ampliamente que el joven actor se “divorció” de sus padres. En realidad, aclaró más tarde, simplemente retiró el nombre de ambos de su fondo fiduciario simultáneamente. En una entrevista de 2020, Culkin reflexionó sobre el hecho de que sus padres ya se habían quedado con el 15% de sus ganancias hasta ese momento. “Mira, quiero decir, es una mierda”, dijo a Esquire. “Pero podría haber sido peor, ¿sabes? No estaba trabajando en una mina de carbón. No era un niño soldado.  Mi padre no abusaba sexualmente de mí. Pasaron ciertas cosas j*didas, pero a los niños les pasan cosas j*didas todo el tiempo y no salen del otro lado. Tengo algo que mostrar, hombre. Es decir, mírame: Tengo dinero, tengo fama, tengo una hermosa novia y una hermosa casa y hermosos animales.”

Macaulay Culkin interpretó a Kevin, un niño de ocho años que se queda en su casa de Chicago cuando su familia se va de vacaciones a París en “Home Alone” (Rex)
Macaulay Culkin interpretó a Kevin, un niño de ocho años que se queda en su casa de Chicago cuando su familia se va de vacaciones a París en “Home Alone” (Rex)

Teniendo en cuenta la trayectoria de una estrella infantil a una persona de mediana edad desgastada, podría decirse que fue un movimiento sabio por parte de Culkin el alejarse de los focos y tratar de vivir una vida lo más normal posible, en lugar de intentar inmediatamente construir una carrera sostenida sobre sus éxitos de niño. Durante un tiempo, parecía que Culkin era perfectamente feliz disfrutando del botín de su trabajo infantil, junto con la adolescencia de la que su fama le había privado inicialmente.

Volvió a actuar en el cine en 2003 con una aguda y divertida interpretación del promotor de fiestas y asesino de la vida real Michael Alig en la película de culto Party Monster, y encontró un hogar en la escena artística underground de Nueva York. Durante la siguiente década realizó películas de creación propia con el músico indie Adam Green, y en 2013 formó The Pizza Underground, una parodia de The Velvet Underground con temática de pizza. Al final, la banda resultó ser una broma a medias estirada. Una noche en Nottingham, en 2014, Culkin salió furioso del escenario después de que su solo de kazoo fuera interrumpido por abucheos y lanzamiento de cervezas.

Fue durante este periodo cuando empezaron a circular por internet fotos de Culkin con aspecto demacrado, lo que llevó a varios tabloides a empezar a especular sobre su “espiral descendente” y su presunta lucha contra la adicción. En entrevistas recientes, Culkin ha declarado abiertamente que en esa época consumía drogas de forma recreativa, pero que nunca llegó a necesitar rehabilitación. Tomó la decisión de dejar de consumirlas a su debido tiempo. “Nunca llegué a necesitar ayuda externa”, dijo a Esquire. “No sería la persona que soy hoy si no hubiera tomado drogas en mi vida en algún momento. Tuve algunas experiencias iluminadoras, aunque también es una j*dida estupidez, ¿sabes?”. Continuó describiendo las drogas recreativas como “viejos amigos. Sin embargo, a veces los amigos te quedan pequeños”.

A lo largo de todo esto, Culkin ha demostrado ser un hábil manipulador de su propia celebridad. En cierto modo, ha tenido que serlo. A pesar de llevar años evitando los focos, siguió siendo perseguido por los fotógrafos, quizá buscando una foto que pudiera contrastar con la imagen querubínica que le hizo famoso. En 2016, declaró a The Guardian que no tenía ni idea de por qué la gente seguía fascinada con él. “Estaba pensando en esto el otro día: Había cruzado la calle equivocada, cogí una cola, y de repente hay una aglomeración de 20 paparazzi. Luego se mete gente con teléfonos con cámara. No creo que sea digno de eso”, expresó. “Ha sido así toda mi vida de adulto. Adoptas una actitud de presa, siempre escudriñando el horizonte.”

Al parecer, para combatirlo todo, encontró formas de divertirse con la fama. Después de que su compañero, la antigua estrella infantil Ryan Gosling, fuera fotografiado con una camiseta de Macaulay Culkin, este último desencadenó un aluvión de memes al convertir la foto en su propia camiseta (Gosling respondió de la misma manera). En 2018, Culkin realizó una encuesta en línea para decidir su nuevo segundo nombre, lo que le llevó a cambiarlo legalmente por “Macaulay Macaulay Culkin Culkin”. Es consciente, de forma juguetona, de que muchos de sus fans siguen creyendo que no ha envejecido ni un día desde 1994. En agosto de 2020, el día de su cumpleaños, tuiteó: “Hola chicos, ¿quieren sentirse viejos? Tengo 40 años. De nada”. Rápidamente se convirtió en uno de los 10 tuits con más likes de todos los tiempos.

Macaulay Culkin en “American Horror Story” (FX/Hulu)
Macaulay Culkin en “American Horror Story” (FX/Hulu)

Un año después, Culkin celebró su 41 cumpleaños con un anuncio que ofrecía algo más que un mero golpe de nostalgia. Tras referirse a su cumpleaños, añadió en Twitter: “Además, parece que hay un tipo súper guapo de mediana edad en esta temporada de American Horror Story. Si yo fuera tú, me fijaría en él”. La actuación de Culkin como el trabajador sexual adicto a las drogas Mickey en American Horror Story: Red Tide, que llegó a las pantallas en agosto, es una revelación. Inteligente, divertido y crudamente coqueto, el papel le ha reportado a Culkin algunas de las mejores críticas de su carrera, y ha demostrado sin lugar a dudas que el que fuera el actor infantil más exitoso del mundo podría -si así lo decide- tener una buena carrera como adulto.

La caída en desgracia de la estrella infantil se ha convertido en un tema trillado de la celebridad moderna, por lo que es agradable ver a Culkin romper esa tendencia. Hace tiempo que se ha ganado el derecho a hacer lo que quiera, pero con la fuerza de esta última actuación no es difícil argumentar que lo que el mundo necesita ahora no es otro spin-off de Home Alone, sino más Macaulay Culkin.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.