Casa inflable sale volando con un niño dentro y aterriza en autopista de California

Después de todo, llevan razón quienes consideran que este incidente fue prácticamente un milagro.

Alrededor de las 3 de la tarde del sábado, una fiesta infantil en San Bernardino, California, terminó de forma abrupta: la casa inflable que tenían los anfitriones para que los niños se divirtieran saltando, salió volando por los aires. Y no solo eso: había un menor dentro.

Foto: KFSN Fresno

La estructura voló desde el vecindario residencial en Adelanto, y aterrizó aproximadamente a un cuarto de milla de distancia, en plena carretera, cayendo encima de un vehículo. El milagro consistió en que ni el conductor salió lesionado, ni el niño de 9 años sufrió nada más que lesiones leves. Y tampoco se produjo un accidente de tráfico como consecuencia del incidente.

Un escueto comunicado el sábado por la tarde del Departamento del alguacil del condado de San Bernardino informó que la casa inflable entró en la autopista 395 y chocó contra un automóvil.

El conductor del auto no resultó herido, quedó “sacudido por la experiencia”, dijo, lo cual, por supuesto, es lo menos que le puede pasar a cualquiera en esa situación.

Lamentablemente, este tipo de accidentes no son extraños en Estados Unidos.

El año pasado, cinco niños en Greenville, Carolina del Sur, resultaron heridos luego de que una ráfaga de viento hizo volar su casa inflable durante un carnaval de la iglesia.

En 2014, dos niños del norte de Nueva York fueron arrojados desde una casa inflable que voló, y cayeron desde 20 pies de altura. Uno de ellos, de 5 años, se golpeó la cabeza en un automóvil estacionado en un edificio de departamentos y otro, de 6 años, cayó en la calle y sufrió fracturas. Ambos sobrevivieron.

Desde hace mucho, los expertos han advertido a los padres que garanticen que las estructuras inflables, que suelen usarse en fiestas de cumpleaños, estén debidamente aseguradas.

Aconsejan, por ejemplo, que las estacas que aseguran las casas inflables tengan al menos 18 pulgadas de largo y se inserten en un ángulo de 45 grados en el suelo.

Si la casa inflable está sobre concreto, se deben usar bolsas de arena para mantenerla fija.

Pero el cualquier caso, si los vientos alcanzan al menos de 15 a 20 millas por hora no es aconsejable que nadie juegue dentro de la casa inflable.

Sin embargo, no existen regulaciones de seguridad oficiales y por tanto es difícil entablar una demanda contra los instaladores de esos populares artefactos.