Casa construida con impresora 3D en Holanda amplía opciones

·2  min de lectura
Vista exterior de las capas de una casa impresa en 3D en Eindhoven, Holanda, viernes 30 de abril de 2021. La vivienda de 94 metros cuadrados tiene dos dormitorios y fue impresa en 3D en una fábrica cercana. (AP Foto/Peter Dejong)

EINDHOVEN, Holanda (AP) — El nuevo hogar de Elize Lutz y Harrie Dekkers es una casa de 94 metros cuadrados con dos dormitorios que se parece a una gran roca con ventanas.

Las líneas curvas de sus paredes de concreto gris lucen y se sienten naturales, pero son la vanguardia de la tecnología de construcción de viviendas en Holanda y el mundo: fueron creadas con enormes impresoras 3D en una fábrica cercana.

“Es especial. Es una forma inusual y cuando la vi por primera vez me recordó algo que conocí cuando era joven”, dijo Lutz el viernes. Ella y Dekkers alquilarán la casa por seis meses a 800 euros (970 dólares) por mes.

Su aspecto es extraño, con las capas de hormigón impreso claramente visibles; incluso hay algunas imperfecciones debido a problemas de impresión.

En el futuro, a medida que Holanda busca distintas maneras de resolver su escasez crónica de viviendas, semejante tipo de construcción podría convertirse en algo habitual. El país necesita cientos de miles de viviendas nuevas en los próximos años para alojar a su población creciente.

Theo Salet, profesor en la Universidad Tecnológica de Eindhoven, trabaja en impresión tridimensional, llamada también fabricación aditiva, en busca de una forma sostenible de construcción con concreto. Calcula que las futuras viviendas necesitarán un 30% menos de material.

“¿Por qué? La respuesta es la sustentabilidad”, dijo. “Y lo primero que hay que hacer para lograrla es reducir la cantidad de concreto que utilizamos”.

Dijo que una de las ventajas de la impresión 3D es que puede depositar el material solamente donde se necesita.

El nuevo hogar de Lutz y Dekkers se encuentra en Eindhoven, una ciudad que se promueve como centro de la innovación.

La casa está construida con 24 elementos de concreto “impresos” por una máquina en una fábrica desde donde la llevan a un vecindario de casas nuevas. Allí le agregan el techo y los detalles de terminación.

Las capas les dan una textura acanalada a las paredes por dentro y por fuera. La casa cumple con todos los códigos de construcción holandeses y el proceso de impresión tomó apenas 120 horas.

La vivienda es producto de la colaboración entre el ayuntamiento, la Universidad Tecnológica de Eindhoven y una empresa constructora llamada Project Milestone. El plan es construir cinco viviendas para afinar la técnica. Las casas futuras tendrán más de una planta.

Dekkers ha descubierto que la casa tiene una excelente acústica para escuchar música, incluso con el teléfono. Adicionalmente, en otros momentos disfruta del silencio que le brindan los muros aislantes.

“Es una sensación muy buena, porque si estás adentro no escuchas nada de afuera”, dijo.