La casa, el cielo y la serpiente, cosmovisión zapoteca de José Ángel

·2  min de lectura

OAXACA, Oax., julio 4 (EL UNIVERSAL).- Pintando con frutos de almendro en todas las superficies que encontraba a su paso, el ahora artista plástico juchiteco José Ángel Santiago descubrió, entre sus juegos de niño, su afinidad por el arte.

Su exposición La casa, el cielo y la serpiente es una de las muestras de arte que la Casa de la Cultura Oaxaqueña (CCO) ofrece en su 50 aniversario.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el artista de 29 años cuenta que fue en la Casa de la Cultura de Juchitán donde tuvo sus primeros acercamientos con el arte de otros exponentes; con la pieza La Frijolera, hecha de cerámica, quedó cautivado.

Primero como aficionado del grafiti y luego haciendo sus propios dibujos, José Ángel dio sus primeros pasos artísticos. Después estudió artes plásticas en la Facultad de Bellas Artes de la UABJO; además, tomó cursos y talleres en espacios como La Curtiduría o el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO).

Fue en el IAGO donde, además de trabajar como bibliotecario, complementó su formación autodidacta, echando mano del acervo que inició el artista plástico Francisco Toledo.

Santiago afirma que toda la comunidad artística y cultural de Oaxaca tiene una influencia innegable del maestro Toledo. "Es inevitable no estar influenciado por él", dice.

A pesar de vivir en la capital del estado, José Ángel reconoce que su trabajo está "muy relacionado" con su lengua materna: "Yo hablo zapoteco desde que nací. Aprendí a hablar español a los siete años".

Por ello, figuras relativas a las serpientes, la astronomía y la cosmovisión de los pueblos indígenas se ven reflejadas en sus obras. "En el Istmo, los astros guían la cosecha conforme a la posición de las estrellas, [las personas] también construyen sus casas de acuerdo con la posición del sol… es todo un mundo, contrario a lo que se piensa de las comunidades indígenas que han sido señaladas como ignorantes".

Desde hace un año, José Ángel quería presentar su arte en la CCO, a invitación del director Emilio de Leo; sin embargo, la emergencia sanitaria por Covid-19 no lo permitió.

La muestra está conformada por 40 piezas de cerámica de alta temperatura, que se lograron, señala el artista, con el apoyo del Taller Canela, ubicado en San Agustín Etla.

La exhibición, vigente hasta noviembre, está curada por Sara López y Trine Ellitsgaard.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.