La Casa Blanca sufre escasez de cristalería

·2  min de lectura
La reina Isabel II brinda por George W. Bush en una cena de Estado en la Casa Blanca en 2007 (Saul Loeb/Getty Images)
La reina Isabel II brinda por George W. Bush en una cena de Estado en la Casa Blanca en 2007 (Saul Loeb/Getty Images)

Desde la reina Isabel hasta Nelson Mandela, los líderes mundiales considerados dignos de toda la pompa y los adornos han sido agasajados en las cenas de Estado de la Casa Blanca durante casi 100 años.

Pero a medida que los eventos sociales regresan a la Casa Blanca de Joe Biden, la casa más famosa del país enfrenta una escasez crónica de cristalería.

Según la Asociación Histórica de la Casa Blanca, la última compra de cristalería nueva para una cena de Estado completa de hasta 400 invitados fue durante la era de Nixon.

CNN informó que la escasez de cristalería adecuada ha sido un problema que se remonta al menos a la presidencia de George W. Bush, cuando se celebraban opulentas cenas de Estado una vez al año.

Barack Obama continuó con la costumbre y recibió al presidente chino Xi Jingping (con el entretenimiento a cargo de Ne-Yo), al líder japonés Shinzo Abe y a la canciller alemana Angela Merkel.

CNN dijo que se alquilaría cristalería para estas ocasiones, cuando se necesitarían hasta 350 juegos completos.

“Es como ir a la Met Gala con un vestido de Rent the Runway”, dijo para CNN un exfuncionario de la Casa Blanca.

“Aquí estás en la Casa Blanca, pero estás bebiendo de vasos que podrías conseguir con el proveedor local. Algunas personas no creen que sea un gran problema, pero algunas personas realmente, realmente lo creen”.

Michelle y Barack Obama esperan a los líderes de cinco países nórdicos que asistieron a la cena de Estado de 2016 (AFP/Getty)
Michelle y Barack Obama esperan a los líderes de cinco países nórdicos que asistieron a la cena de Estado de 2016 (AFP/Getty)

Con Donald Trump, quien irritó a muchos de los aliados tradicionales de EE.UU., solo se realizaron dos cenas de Estado; para el presidente francés Emmanual Macron en 2018 y un asunto relativamente discreto para el primer ministro australiano Scott Morrison en 2019.

La tarea de mantener las tradiciones de la Casa Blanca recae en la Primera Dama.

CNN informó que Melania Trump estaba al tanto de la escasez, pero se negó a reabastecer el gabinete de cristalería de la Casa Blanca.

The Independent se ha puesto en contacto con Melania Trump en busca de comentarios.

Debido a que la pandemia ha perdido terreno y a la necesidad de la diplomacia que hoy es más importante que nunca, dependerá de Jill Biden decidir si continuar con la práctica de mezclar y combinar las copas disponibles, alquilar un juego o comprar uno nuevo.

El presidente de la Asociación Histórica de la Casa Blanca, Stewart McLaurin, le dijo a CNN que estaban disponibles para ofrecer orientación en caso de que Biden la necesitara.

“Hemos trabajado con 12 presidentes desde los Kennedy y, naturalmente, tenemos un mayor conocimiento sobre lo que se necesita o lo que sería una buena inversión, pero nuestro papel no es criticar”, aseguró.

“Diríamos que no estamos cabildeando por esto en absoluto, es solo una consideración que hacemos. Queremos ser respetuosos con el papel de cada primera dama”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.