EE.UU. y Cuba, ante su primer diálogo de alto nivel desde la llegada de Biden

·4  min de lectura

Washington, 20 abr (EFE).- Representantes de Estados Unidos y de Cuba se reunirán mañana, jueves, en Washington para hablar de asuntos migratorios, en el primer diálogo de alto nivel entre ambos países desde la llegada del presidente Joe Biden a la Casa Blanca.

Pese a lo simbólico de este encuentro, desde el Gobierno estadounidense quisieron este miércoles restar importancia a la conversaciones.

De hecho, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, calificó en su rueda de prensa diaria estos contactos de "bastante estándar".

Precisó que, "más allá" de cómo será ese diálogo migratorio, se trata de "un proceso operacional bastante estándar", dado que este tipo de discusiones se han celebrado a lo largo de muchos años, pese a la interrupción que ha habido desde 2018.

Psaki indicó que las conversaciones suponen una oportunidad para hablar de asuntos migratorios entre Cuba y EE.UU., y remarcó que "son parte de las reuniones de orden habituales" que ambos países han mantenido durante casi treinta años sobre migración.

"Las mantenemos para hablar de la migración segura y legal, que sigue siendo el interés principal de EE.UU.", subrayó la portavoz.

Desde Ciudad de Panamá, donde estaba de visita, el secretario de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, confirmó este miércoles esas conversaciones, después de que Cuba las anunciara el martes.

Sin ofrecer grandes detalles, Mayorkas recordó en una rueda de prensa que durante años EE.UU. y Cuba tuvieron acuerdos migratorios, que acabaron siendo "discontinuados".

En este nuevo diálogo, ambos países "explorarán" la posibilidad de reactivar esos acuerdos.

Mayorkas remarcó que esto "es un reflejo" del compromiso de su país con las vías legales y humanitarias para que los migrantes no tengan que emprender un viaje "peligroso" por el mar.

El Gobierno de La Habana informó el martes de la celebración el jueves de una ronda de conversaciones sobre migración con funcionarios de EE.UU.

La Cancillería cubana dijo en Twitter que la reunión tendrá lugar en Washington y que su delegación "estará presidida por Carlos Fernández de Cossío, viceministro de Relaciones Exteriores".

El anuncio se produjo seis días después de que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de EE.UU. (ICE) denunciase que el Gobierno de Cuba lleva meses sin aceptar la repatriación de cubanos.

Según el ICE, Cuba no ha aceptado ninguna deportación de cubanos desde el pasado octubre mediante vuelos comerciales o chárter desde territorio estadounidense. Durante este tiempo, únicamente 20 cubanos han regresado voluntariamente a la isla desde EE.UU.

La salida de cubanos, principalmente rumbo a Estados Unidos, ha aumentado de forma notable en los últimos meses, algo que los expertos vinculan en primer lugar con la grave crisis económica que atraviesa la isla.

De acuerdo a datos de las autoridades migratorias estadounidenses, entre octubre y febrero ingresaron en EE.UU. unos 47.331 migrantes cubanos, después de que solo en febrero llegasen a la frontera la cifra récord de 16.657.

La Habana, que aboga por una migración ordenada, legal y controlada, acusa a Washington de fomentar los flujos irregulares hacia EE.UU. y de incumplir los acuerdos bilaterales en materia migratoria.

La última reunión de este tipo entre EE.UU. y Cuba, que según los acuerdos entre ambos países debían mantenerse cada dos años, se desarrolló en julio de 2018 bajo la Administración del expresidente Donald Trump (2017-2021).

Trump puso fin a la política de deshilo entre los dos países que su predecesor, Barack Obama (2009-2017), inició en 2015, y endureció las sanciones económicas contra la isla, además de paralizar gran parte de las medidas tomadas por su antecesor demócrata.

En 2017, Estados Unidos redujo al mínimo el personal de su embajada en La Habana y desvió los servicios consulares a terceros países, tras los "incidentes de salud" contra sus diplomáticos en la isla y cuyos motivos aún no han sido aclarados.

Tras su llegada a la Casa Blanca en enero de 2021, Biden dijo que revisaría las políticas aplicadas por Trump.

Sin embargo, Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional de Biden, afirmó en noviembre pasado que las "circunstancias cambiaron" en la política hacia Cuba tras las protestas del 11 de julio, que fueron duramente reprimidas por las autoridades.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.