Casa Blanca envía invitaciones a la Cumbre de las Américas y revalúa exclusión de Cuba

·6  min de lectura
Marco Ugarte/AP

En una señal de que podría dar marcha atrás en las declaraciones sobre la exclusión de los gobiernos no democráticos de la próxima Cumbre de las Américas, la administración de Joe Biden está considerando invitar a un representante del gobierno cubano tras las amenazas de México y otros países de boicotear la reunión de líderes de todo el hemisferio.

El Associated Press informó que el plan implicaría invitar a un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, pero no al propio ministro, Bruno Rodríguez, un crítico frecuente de Estados Unidos.

La Casa Blanca ha comenzado a enviar las invitaciones oficiales a los jefes de estado de América Latina y el Caribe para asistir a la Cumbre de las Américas en Los Ángeles el próximo mes, pero no ha tomado una decisión final sobre la exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua. , dijo una funcionaria de la administración al Miami Herald.

“La primera tanda de invitaciones para la Cumbre de las Américas salió el miércoles”, dijo la funcionaria al Herald. “Todavía estamos evaluando opciones sobre cómo incorporar mejor las voces de los pueblos cubano, venezolano y nicaragüense en el proceso de la Cumbre”.

La Casa Blanca no respondió a preguntas sobre el plan para invitar al funcionario cubano.

Anteriormente, varios funcionarios del Departamento de Estado insinuaron que los gobiernos autoritarios de Cuba, Venezuela y Nicaragua no serían invitados, pero agregaron que la decisión final vendría de la Casa Blanca.

Los mensajes mixtos continuaron el viernes, cuando el Departamento de Estado certificó que Cuba “no está cooperando plenamente” en la lucha contra el terrorismo.

La Cumbre de las Américas, organizada por la Organización de Estados Americanos y el país anfitrión, es la reunión más grande de líderes del Hemisferio Occidental. Su novena edición se llevará a cabo entre el 8 y el 10 de junio, pero la incertidumbre sobre quién se presentará continúa ya que los presidentes de México, Brasil, Bolivia y otros han dicho que no asistirán por diferentes motivos.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha rechazado enérgicamente los planes de la administración de excluir a los líderes autoritarios de Cuba, Venezuela y Nicaragua, incluso en una llamada telefónica con el presidente Biden. La ausencia de México se notaría en una cumbre donde se espera que los países lleguen a un acuerdo migratorio regional.

Gran parte del debate se centra en Cuba, porque el nicaragüense Daniel Ortega ya dijo que no está interesado en asistir a la Cumbre y el venezolano Nicolás Maduro fue acusado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos de narcotráfico y no es probable que viaje a Estados Unidos.

El miércoles, López-Obrador habló con el ex senador estadounidense Chris Dodd, asesor especial de la Casa Blanca para la cumbre, en una llamada telefónica para discutir la agenda del evento y la lista de invitados.

“Fue una conversación interesante y franca”, dijo más tarde en un video el ministro de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard.

El viernes por la mañana, el senador republicano de Florida, Marco Rubio, tuiteó que “Biden pronto invitará al régimen de #Cuba a la Cumbre de las Américas”, lo que generó preocupación entre los activistas y exiliados cubanos que celebran el 120 aniversario de la independencia de Cuba de España este viernes.

La administración Biden ha sido criticada por algunos exiliados cubanos y republicanos de Florida por la relajación de algunas sanciones contra Cuba y Venezuela esta semana. Las medidas también fueron criticadas por los demócratas del sur de Florida enredados en duras contiendas locales.

“Es difícil ver cómo invitar a un representante oficial del gobierno cubano en cualquier nivel apoyaría la gobernabilidad democrática en el hemisferio o sería consistente con la Carta Democrática Interamericana, particularmente después de la aprobación del nuevo y draconiano código penal cubano y menos de un año después de que las protestas fueran brutalmente reprimidas”, dijo Eric Farnsworth, ex funcionario del Departamento de Estado y vicepresidente de Americas Society/Council of the Americas.

Farnsworth, quien ayudó a organizar la primera Cumbre en Miami en 1994, dijo que la Casa Blanca debería considerar reunirse con una delegación de líderes de la oposición cubana durante la Cumbre.

Medios estatales cubanos informaron que el gobierno de Estados Unidos negó las solicitudes de visa de 23 miembros de organizaciones pro gubernamentales cubanas que querían asistir a un evento de la sociedad civil en sesión durante la semana de la Cumbre. En las últimas dos Cumbres a las que ha asistido Cuba en Panamá y Perú, delegaciones similares que afirman ser miembros de organizaciones no gubernamentales realizaron actos de repudio contra la disidencia cubana que asistió y boicotearon varias sesiones en las que estos últimos estaban presentes.

Los funcionarios de Biden han expresado su frustración por cómo el drama sobre las invitaciones ha desviado la atención de las conversaciones importantes sobre la recuperación de la pandemia, los sistemas de salud, el cambio climático, el comercio, las cadenas de suministro y otros temas que se espera tengan lugar en Los Ángeles.

Pero los ex funcionarios involucrados en la organización de la primera Cumbre en Miami creen que la falta de funcionarios de alto rango con experiencia y conocimiento de la región, capas de burocracia y la guerra en Ucrania han afectado la forma en que el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca ha manejado la planificación del evento.

La primera dama, Jill Biden, fue enviada a Ecuador, Panamá y Costa Rica en una gira de última hora esta semana, el tipo de acercamiento diplomático que se suponía que sucedería con más anticipación.

“Pasamos meses viajando por la región”, dijo Richard Feinberg, profesor emérito de la Universidad de California en San Diego y ex director sénior de Asuntos del Hemisferio Occidental del NSC.

Un funcionario de alto rango de la administración también dijo esta semana que los cambios de política hacia Cuba (eliminar el tope de las remesas, restaurar los vuelos a ciudades fuera de La Habana y un programa de reunificación familiar) no estaban relacionados con la controversia sobre las invitaciones a la Cumbre.

Pero eso precisamente ha sucedido en el pasado con otras Cumbres, dijo Feinberg, quien cree que el presidente mexicano, López Obrador, “ha aprovechado” la importancia que tiene el evento para presionar a Estados Unidos para que suavice las restricciones a Cuba.

“Cuando Obama finalmente actuó para establecer relaciones diplomáticas con La Habana en 2014 y 2015, cedió a las demandas latinoamericanas, ya que los líderes latinos amenazaron con boicotear la Cumbre de las Américas programada para la primavera en Panamá”, dijo.

En última instancia, dijo Feinberg, “es razonable que la administración no permita que el tema de Cuba sea una espina en las relaciones interamericanas que perturbe la política exterior de Estados Unidos con aliados clave”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.