Casa Blanca dice que apuntará a fortalecer lazos con Brasil, pero que dará a conocer preocupaciones

Andrea Shalal
·2  min de lectura
Imagen de archivo de los presidentes de EEUU y Brasil, Donald Trump (izq) y Jair Bolsonaro, dándose la mano antes de asistir a una cena de trabajo en el centro vacacional de Mar-a-Lago, Palm Beach, Florida, EEUU.

Por Andrea Shalal

WASHINGTON, 8 feb (Reuters) - El gobierno de Joe Biden sigue de cerca las noticias procedentes de Brasil respecto a los derechos humanos y el clima, pero tiene la intención de seguir fortaleciendo los lazos económicos y comerciales de Estados Unidos con el país sudamericano, dijo el lunes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

La administración del presidente demócrata Biden anunció el 5 de febrero una financiación adicional de 1,5 millones de dólares de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional para reforzar la respuesta al COVID-19 en Brasil, destacó Psaki en una sesión informativa en la Casa Blanca.

"Somos, por lejos, el mayor inversor en Brasil, incluidas muchas de las empresas más innovadoras y enfocadas en el crecimiento de Brasil, y continuaremos fortaleciendo nuestros lazos económicos e incrementando nuestra amplia y creciente relación comercial en los próximos meses", sostuvo.

Cuando se le preguntó sobre los pedidos de grupos de derechos humanos y de los demócratas en el Congreso para que Washington detenga las conversaciones comerciales con Brasil por preocupaciones sobre derechos humanos y clima, Psaki dijo que la administración Biden no se abstendrá de plantear sus inquietudes donde haya diferencias.

"Al igual que ocurre en muchas de nuestras relaciones, buscamos oportunidades para trabajar juntos en temas en los que existe un interés nacional conjunto y, obviamente, existe una relación económica significativa, y no nos refrenaremos en áreas en las que no estamos de acuerdo, ya sea el clima o derechos humanos, o de otro tipo ", dijo.

La administración del expresidente republicano Donald Trump había buscado impulsar los lazos con Brasil, la economía más grande de América Latina, y proporcionar un contrapeso a China, que se ha convertido en el mayor socio comercial de Brasil.

En octubre, Brasil y Estados Unidos firmaron tres acuerdos para garantizar buenas prácticas comerciales y detener la corrupción, y establecieron un objetivo para duplicar el comercio bilateral en los próximos cinco años desde alrededor de 100.000 millones de dólares en la actualidad.

El año pasado, el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, controlado por los demócratas, criticó al gobierno de Trump por acercarse a Brasil dado su historial en derechos humanos y medioambiente durante el mandato del presidente derechista Jair Bolsonaro.

(Editado en español por Rodrigo Charme)