“Los Cartoneros de TikTok”: la historia del reciclador que sueña con grabar con Bizarrap

·7  min de lectura
Matías y Claudia son "Los cartoneros de TikTok", el nuevo furor de las redes sociales
Matías y Claudia son "Los cartoneros de TikTok", el nuevo furor de las redes sociales

Matías y Claudia se conocieron en la cancha de Rosario Central, se quedaron sin trabajo antes de la pandemia y se convirtieron en recicladores urbanos. Hace algunas semanas, decidieron abrir una cuenta de TikTok para compartir videos sobre el trabajo que hacen cada día, de 6 a 18, dar consejos de reciclaje y mostrar cómo es su rutina. El 7 de abril, antes de irse a dormir, descubrieron que su cuenta Los Cartoneros Oficial se había viralizado. No fueron sus tutoriales ni sus videos para reutilizar cartón los que los convirtieron en el nuevo fenómeno de las redes sociales, sino un TikTok en el que ambos se presentan y muestran a sus seguidores cómo es, desde adentro, la vida de un cartonero.

“Lloraban de felicidad”: limpió a fondo la casa de una pareja de jubilados y mostró el increíble resultado

“Nosotros nos dedicamos a cartonear”, explica Matías Belén al principio del video que en pocos días alcanzó más de 100 mil reproducciones en su canal, pero que también se compartió y viralizó en otras redes sociales. En esa tercera publicación de su perfil de TikTok, el hombre de 36 años mostró cajas enteras con papeles de quiniela que acababan de retirar de un local y un bolsón repleto de latas.

Así empiezan casi todos los días de trabajo de Matías y Claudia: desde las seis de la mañana, la pareja recorre 23 puntos de la ciudad de Roldán, en Santa Fe, y recogen materiales reciclables que después comercializan. Acompañados de su carro, la pareja camina unos 14 kilómetros por día para retirar residuos en lugares donde ya los conocen. En el medio, paran a comer a la sombra de alguna plaza y, desde hace algunos días, aprovechan para filmar videos para TikTok.

“La idea fue de Claudia”, admite Matías Belén en diálogo con LA NACIÓN. La mujer de 30 años, con la que está en pareja desde hace cinco, fue quien vio que el contenido que ellos podían ofrecer a la red social tenía potencial. Por dos razones: tenía una utilidad práctica (enseñar cómo reciclar e, incluso, cómo convertirse en recolector) y ninguna otra persona estaba mostrando la rutina desde la perspectiva de un cartonero. Esas dos cosas fueron, efectivamente, las que más interesaron a sus seguidores (que hoy son más de 30.000) y que, por un lado, se interesaron por el destino y tratamiento de los residuos, pero, principalmente, consiguieron asomarse a un mundo del que poco se muestra en las redes sociales. “Recibimos muchos mensajes de gente que nos pregunta cómo separar correctamente los residuos y otros que se interesan por el precio al que se pueden vender los materiales”, cuenta Matías. “En general nos apoyan una banda”, celebra.

Acto de amor. Lo adoptó, lo curó y él la ayudó a reconectarse con su pasión

La relación de Matías con las redes sociales no nació con el TikTok Los Cartoneros Oficial. Es que el hombre, de 36 años, que es profesor de música y participa de batallas de freestyle desde los 13 años, viene usando Instagram y YouTube para compartir su música bajo el nombre de El Laki desde hace un buen tiempo. Con algo de renombre en el ambiente del hip hop en los alrededores de Rosario, la popularidad de Matías terminó dando un salto con lo que él menos esperaba: sus tutoriales para limpiar cobre y los videos en los que sorprende a Claudia saludando desde una pila de residuos en movimiento, parodiando a la reina de una comparsa sobre una carroza de carnaval. El éxito de Los Cartoneros Oficial tiene varios ingredientes: además de compartir información y experiencias, tiene música y tiene humor.

Un boom impensado

La pareja se abrió una cuenta los primeros días de abril y publicó solo tres videos. El 7 de abril, a la noche, Matías vio que, de un momento a otro, las notificaciones de TikTok empezaron a llegar de a miles. “Terminamos el día de trabajo y entre que llegamos, comimos, y conversamos un poco, dejamos de pensar en lo último que habíamos publicado”, explica el hombre sobre ese tercer video que sacudió la vida de la pareja en los últimos días. Desde entonces, además de notificaciones, llegaron varios llamados telefónicos: periodistas que quieren conocer su historia, funcionarios que quieren sacarse fotos con ellos y hasta una empresa de carros eléctricos de recolección que quieren regalarles mejores elementos para trabajar. De todo eso, lo único que realmente le interesó a Matías es que su visibilidad le abra una posibilidad en la música.

Matías se convirtió en cartonero a fines de 2019, cuando la empresa en la que trabajaba como operario se fundió. Al principio, creyó que iba a ser una oportunidad para buscar otro trabajo, pero cuando comenzó la pandemia esa idea quedó descartada. “A principios de 2020 nadie te llamaba para ningún laburo, era imposible conseguir otra cosa y, como de pibe ya había laburado en una planta de reciclaje, sabía cómo se hacía el trabajo”, sostiene. Claudia, que antes de que Matías se quedara sin trabajo era ama de casa, empezó a salir con él en sus recorridas.

Claudia y Matías se conocen hace más de 15 años. La primera vez que se vieron fue en la cancha de Rosario Central. “Yo paraba con los músicos de la hinchada y me daban entradas; y Claudia se había enterado así que me persiguió toda la previa de un partido”, cuenta el hombre sobre la primera vez que se vieron. “Yo iba al carrito de choripanes, ella iba al carrito de choripanes. Yo iba al baño y ella estaba afuera. Hasta que en un momento se animó a venir a hablarme y me pidió una entrada. Le regalé una y al final me robó un beso”, recuerda Matías. Sin embargo, en ese entonces él tenía 18 años y no quería “nada serio” con ella. Tiempo después, él se puso en pareja con la madre de sus tres hijos que hoy tienen 5, 10 y 12 años -la más grande de ellas está feliz de que su padre sea un exitoso tiktoker-. Cuando ese matrimonio se terminó, Matías se reencontró vía Facebook con Claudia, que también acababa de separarse.

A la par de su trabajo como recicladores urbanos, Claudia está estudiando maquillaje y Matías se dedica a grabar su música. “Siempre quise dedicarme a eso”, dice el hombre que se recibió de profesor de piano, trompeta y percusión en el Liceo Aeronáutico Militar de Funes cuando tenía 20 años y que frecuenta batallas de freestyle desde los 13, antes de que el trap se pusiera de moda en la Argentina.

¿Un sueño? Bizarrap

En los próximo días, Matías y Claudia van a viajar a Buenos Aires por una serie de entrevistas de televisión a las que fueron invitados. Es la segunda vez que estarán en la ciudad: la primera fue cuando, en 2019, antes de quedarse sin trabajo, los dos llevaron a los tres hijos de Matías al Parque de la Costa. Con las repercusiones de sus TikToks todavía rebotando entre las redes y los canales de televisión, Matías dedicó su último video al popular productor de trap, Bizarrap, cuyas sessions se convierten en tendencia de Spotify y YouTube de forma constante. “Ey, Bizarrap, ¿para cuándo la sesión del cartonero? La número 39 es mía, hay mucho flow acá”, dice Matías, mientras apila el cartón en su carro. Y como al canal de Los Cartoneros no le falta nada -y mucho menos música-, acto seguido, mira a la cámara y se pone rapear: “Me levanto muy temprano y arranco el día, con un carro cirujeando me gano el día, entre volquetes de basura, si no sabías, así obtengo la comida pa’ mi familia”.

Ahora, con una escena de ese género muy fortalecida, Belén cree que tiene una oportunidad en la industria de la música. Incluso, entre esa decena de llamados que llegaron a su teléfono en estos días, dice, hay algunos importantes nombres de la música que quieren grabar con él, aunque aún no puede revelar nada on the record: “Prefiero no dar nombres por el momento”, explica. “Pero si sale ya se van a enterar”, promete.