Cartas públicas y un llamado: los mensajes internos de Cristina Kirchner que convulsionaron al Gobierno

·4  min de lectura
Alberto Fernández y Cristina Kirchner en el búnker del Frente de Todos
José Brusco / POOL Argra

No fue casualidad que Eduardo “Wado” De Pedro moviera la primera ficha, con una sorpresiva carta de renuncia “a disposición del Presidente” que se hizo pública en medio de la convulsión interna por la derrota electoral. El ministro del Interior es el funcionario de La Cámpora de mayor gravitación dentro del gabinete de Alberto Fernández. Y aunque siempre ofició de “enlace diplomático” entre el kirchnerismo y la Casa Rosada, su obediencia política es, en primer lugar, hacia Cristina Kirchner.

De Pedro hizo ese primer movimiento -que generó un efecto dominó inmediato en un grupo de funcionarios kirchneristas- bajo la orden de la vicepresidenta, según pudo reconstruir LA NACION. Fue un poderoso mensaje ante la intransigencia del Presidente a hacer cambios en su gabinete. Detonó minutos después de que Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, defendieran la performance económica del Gobierno durante la pandemia en un acto en el Museo de la Casa Rosada y ratificaran el rumbo de la gestión.

De Pedro, Soria, Salvarezza, Raverta y Volnovich pusieron su renuncia a disposición de Alberto Fernández

De Pedro estaba en su despacho, en la planta baja de la Casa Rosada, cuando hizo pública su carta. Poco después salió a reunirse con la vicepresidenta. Para entonces, ya lo habían imitado en sus movimientos el ministro de Justicia, Martín Soria; el ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza; la titular del PAMI, Luana Volnovich, la directora de la Anses, Fernanda Raverta; el ministro de Cultura, Tristán Bauer y la secretaria de Comercio, Paula Español.

La movida tomó por sorpresa al círculo íntimo del Presidente cuando todos reanudaban su agenda tras el acto oficial del Presidente. Solo conocían que ayer, en horas del atardecer, Fernández y Cristina estuvieron reunidos mano a mano, según deslizó una fuente oficial a LA NACION.

El movimiento del ala kirchnerista del gabinete convulsionó por completo a la Casa Rosada. E l cimbronazo del quiebre interno fue indisimulable y se terminó de materializar cuando Fernández convocó a la Casa Rosada a la tropa de ministros que le responden políticamente. Pero en medio del tembladeral político, cerca de la vicepresidenta hicieron trascender un nuevo gesto: que Cristina llamó por teléfono a Guzmán y le dijo que ella nunca pidió su cabeza. “Le aclaró que ella no pidió su renuncia y quedaron en charlar en los próximos días”, señalaron a LA NACION allegados a la titular del Senado.

Mensajes

Ayer por la mañana, sin embargo, había existido un anticipo de las pretensiones del kirchnerismo en las palabras del ministro de la Comunidad bonaerense, Andrés “Cuervo” Larroque, un alto cuadro de La Cámpora. “En las elecciones de 2009 entraron Aníbal (Fernández) y Amado (Boudou) a Jefatura de Gabinete y a Economía. En las del 2013 entraron Coqui (Jorge Capitanich) y Axel (Kicillof). Son cosas que requieren que reaccionemos con reflejos y que escuchemos a la gente”, dijo el funcionario bonaerense. Con esa lógica es que el kirchnerismo ahora pide fusibles políticos y económicos por la derrota electoral.

Cerca de Cafiero, uno de los apuntados por el kirchnerismo, señalaron a LA NACION que su cargo “estuvo siempre a disposición de Fernández” y que el ministro coordinador se lo ratificó el lunes en un almuerzo con Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Juan Zabaleta (Desarrollo Social). “Define el Presidente”, acotaron sobre el futuro del jefe de Gabinete.

Tras el shock inicial por crudo mensaje interno del kirchnerismo, otros funcionarios, como Jorge Ferraresi (Desarrollo Territorial, Vivienda y Hábitat) y Sabina Frederic (Seguridad) dijeron que ellos también habían puesto a disposición su renuncia verbalmente la noche de la votación, o que su salida siempre estuvo a tiro de decreto del Presidente. Hubo un intento de licuar la contundencia del gesto de los funcionarios que responden al liderazgo de Cristina.

El clima en el Senado: una jugada “extrema” de Cristina Kirchner que genera temor en el oficialismo

En medio del cimbronazo, Fernández aglutinó a su tropa en Casa Rosada: Cafiero, Guzmán, Zabaleta, Katopodis, Matías Lammens (Turismo), Carla Vizzotti (Salud), Cecilia Todesca (vicejefatura de Gabinete), Matías Kulfas (Desarrollo Productivo), Vilma Ibarra (secretaría Legal y Técnica), Julio Vitobello (secretaría General de la Presidencia), Juan Pablo Biondi (secretaría de Comunicación Pública), Sabina Frederic (Seguridad), Felipe Solá (Cancillería). Nicolás Trotta (Educación) y Jorge Taiana (Defensa) se encontraban de viaje en el interior del país.

“Está tratando de clarificar las cosas con su equipo frente a lo que pasó”, dijo uno de los testigos de la reunión, que no dudaba de que las cartas de renuncia partieron desde el Instituto Patria.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.