Cartas de amenazas con bala enfrentan a ultraderecha e izquierda en España

Agencia EFE
·2  min de lectura

Madrid, 23 abr (EFE).- La extrema derecha y la izquierda españolas protagonizaron este viernes una nueva bronca política, cuando el partido Vox dudó de la veracidad de unas cartas con balas de fusil y amenazas de muerte recibida por el líder de Unidas Podemos, el izquierdista Pablo Iglesias , según denunció éste ante la Policía.

El enfrentamiento es una muestra más de una campaña electoral muy polarizada para los próximos comicios regionales de Madrid. Se prevé que los ganarán holgadamente los conservadores del Partido Popular, aunque necesitarían el apoyo parlamentario de Vox (extrema derecha) para gobernar, según la mayoría de las encuestas.

Iglesias, candidato a presidente regional de Madrid, decidió abandonar hoy un debate electoral en la Cadena SER después de que la representante de Vox, Rocío Monasterio, pusiera en duda las amenazas y no se retractara.

Después, los candidatos del Partido Socialista, Ángel Gabilondo, y de Más Madrid (izquierda), Mónica García, decidieron dejar el debate en solidaridad con Iglesias, y anunciaron que no volverán a debatir con la ultraderecha.

Vox es la tercera fuerza política del Congreso español y tiene una representación minoritaria en el Parlamento de Madrid, pero su apoyo fue necesario para que los conservadores y los liberales pudieran gobernar en coalición en la región tras las elecciones de 2019.

Monasterio, candidata de Vox, dijo que cree "poco" a Iglesias y que los españoles, cuando escuchan algo del líder de Unidas Podemos, siempre dudan: "Nos ha engañado vilmente", argumentó.

La política de extrema derecha condenó "todo tipo de violencia", pero añadió: "Ya no nos creemos nada de este Gobierno".

También el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora general de la Guardia Civil (cuerpo de seguridad), María Gámez, denunciaron haber recibido cartas similares de amenazas con balas.

Iglesias, que fue vicepresidente del Gobierno español hasta marzo pasado, consideró "muy grave" e "intolerable" que participen en estos debates miembros de la ultraderecha que cuestionen que esas amenazas sean ciertas.

El candidato de Ciudadanos (liberales), Edmundo Bal, pidió que el debate continuara para "no hacer el juego" a la extrema derecha. Agregó que tiene pesando acudir a todos los debates a los que sea convocado y dudó de que el incidente surgiera "de manera espontánea" por parte de Iglesias.

La presidenta de Madrid y candidata conservadora, Isabel Díaz Ayuso, que no acudió al debate, se limitó a escribir en Twitter: "Estoy viendo la polémica. Sin ninguna duda condeno cualquier amenaza, como he hecho siempre".

Vox también ha sido motivo de polémica por un cartel electoral en el que compara lo que el Estado se gasta en atender a los menores inmigrantes que llegan solos a España y lo que cobran los jubilados con las pensiones más bajas.

(c) Agencia EFE