Carta del Vaticano: fuerte condena de Francisco a los que “acaparan vacunas”

Elisabetta Piqué
·2  min de lectura
El Papa llegó a Irak
Andrew Medichini

ROMA.- El papa Francisco, que más de una vez reclamó acceso a las vacunas y a los tratamientos anti-coronavirus para todos, “sobre todo los más vulnerables”, fue hoy más allá. En una carta que le escribió al juez argentino Roberto Andrés Gallardo para agradecerle el trabajo que está haciendo respecto del problema de la escasez de vacunas junto al Comité Panamericano de juezas y jueces por los Derechos Sociales y doctrina franciscana, denunció a quienes “acaparan vacunas”.

“Los que acaparan vacunas, los que ponen el acento en la propiedad intelectual, los que traban la provisión de medicinas, se equivocan y finalmente serán víctimas de su propia miopía”, advirtió el papa Francisco, en una epístola a este magistrado que estuvo varias veces en el Vaticano, donde en junio de 2019 constituyó el al Comité Panamericano de juezas y jueces por los Derechos Sociales y doctrina franciscana.

La carta que Francisco le envió al juez Gallardo
La carta que Francisco le envió al juez Gallardo


La carta que Francisco le envió al juez Gallardo

Francisco le escribió en respuesta del documento que el lunes último Gallardo, que es juez de primera instancia en lo contencioso administrativo y tributario de la Ciudad de Buenos Aires, como presidente del mencionado Comité le envió, contándole que se lo había enviado a la Organización Mundial de Comercio (OMC) y a la Organización Mundial de la Salud (OMS), para alertar sobre la urgente y necesaria revisión de los mecanismos de producción, comercialización y distribución de vacunas. En el documento el comité, citando también palabras del Francisco, exhorta a actuar no sólo a estos dos organismos, sino que también llama a la acción a los magistrados.

“Recibí el documento (...) y comparto la preocupación”, escribió el Papa, que agradeció a Gallardo el trabajo de su Comité. “La humanidad se salva y el virus se neutraliza con vacunas y medicación para todas las personas independientemente del país al que pertenezcan”, reiteró. “Aún los países que más y mejor han vacunado necesitan de la vacunación en otros países para mantener sus fronteras abiertas y recobrar la normalidad en las relaciones internacionales”, agregó, pasando a condenar a “los que acaparan vacunas”.

“Ojalá que la comunicación del Comité a la OMS y a la OMC contribuyan para atenuar estas circunstancias”, concluyó Francisco, que se vacunó en el Vaticano a principios de enero y que regresó el lunes de su histórica gira a Irak, que realizó pese a la pandemia en curso.

La crisis con Harry y Meghan demuestra que en “la firma” real británica, los negocios familiares siempre mandan

En su primer discurso en este país, el viernes pasado en Bagdad, ante las autoridades, el cuerpo diplomático y la sociedad civil, por supuesto también tocó este tema de las vacunas, reiterando la necesidad de una “distribución equitativa de las vacunas para todos”.

“Pero no es suficiente –siguió-. Esta crisis es sobre todo una llamada a repensar nuestros estilos de vida, el sentido de nuestra existencia. Se trata de que salgamos de este tiempo de prueba mejores que antes; de que construyamos el futuro en base a lo que nos une, más que en lo que nos divide”.