El aviso médico contra la relajación usando el número de muertos por COVID: “Como si cada día en España se estrellara un avión”

M. J. Arias
·3  min de lectura

En esta segunda ola de contagios por coronavirus están muriendo en España menos personas que en la primera, pero siguen siendo números muy altos. El paso del tiempo y la reducción de fallecidos puede hacer que haya quien no sea consciente aún de la dimensión de la crisis. Para poner en perspectiva las cifras y pedir “prudencia”, un grupo de médicos catalanes se ha unido en la firma de una carta en la que recuerdan que por mucho que haya descendido la mortalidad por COVID-19, esta es “como si cada día en España se estrellara un avión tipo Airbus 320 (los días mejores) o un Boeing 747 (los días peores)”.

Un grupo de 46 médicos se ha unido para pedir "prudencia" a los ciudadanos y que no se relajen con la llegada de la vacuna. (Foto: Getty Images)
Un grupo de 46 médicos se ha unido para pedir "prudencia" a los ciudadanos y que no se relajen con la llegada de la vacuna. (Foto: Getty Images)

Una comparación que, traducida a la capacidad de pasajeros de los dos modelos de aviones mencionados, supone algo más de 200 muertos en los días con menos fallecidos y entre 300 y 500 en las jornadas más negras. Es la manera más gráfica que han encontrado estos médicos, la mayoría trabajadores de los hospitales Vall d’Hebron, Clínic, Del Mar, Sant Pau y de atención primaria, como señalan en La Razón y Antena 3, para dar un toque de atención a la ciudadanía.

Los firmantes del texto piden a la población, como han hecho tantos compañeros antes, “prudencia” y “sacrificio” ante la llegada de las vacunas. Recuerdan que, pese a la disponibilidad de la misma, esta no supone relajar las medidas como el distanciamiento social y el uso de mascarilla que ha se ha demostrado que funcionan.

Titulada Viendo la luz a la salida del túnel pero con prudencia y con necesidad del máximo rigor colectivo, este carta recoge la buena noticia que es la existencia de tantas vacunas que ya “han demostrado gran eficacia en prevenir la enfermedad”, y que dan “seguridad y confianza” porque han sido testadas y superado todos los controles.

Eso no significa relajarse, recuerdan. “Hemos visto en esta segunda ola de la pandemia que las medidas de distanciamiento físico y el uso continuado de la mascarilla fuera del ámbito estrictamente unifamiliar (burbuja) son imprescindibles para evitar diseminar la infección”, subrayan. Y, añaden que si la mortalidad es mejor se debe a que ha “mejorado el conocimiento sobre cómo tratar de forma eficaz la enfermedad”.

De ahí que esa “salida del túnel” a la que apuntan que lleva la vacuna dependa no solo de ella, sino que también dependerá, dicen, “de cómo afrontemos los meses que nos quedan con espíritu de sacrificio, cumpliendo las medidas de protección y distanciamiento físico, la responsabilidad social y la vacunación adecuada. El número de aviones que se estrellen los próximos meses dependerá de lo que hagamos las próximas semanas y en las fiestas de Navidad”, concluyen.

Además, en la citada carta recogida también por La Vanguardia, exponen cómo centrarse en combatir el coronavirus ha hecho que se reduzca la atención y detección de otro tipo de enfermedades. Señalan que se han diagnosticado un 15% menos de casos de cáncer y citado un 40% de primeras visitas relacionadas con enfermedades mentales.

En este sentido, apuntan los firmantes, también han detectado un aumento de la gravedad de ictus e infartos cardíacos que atribuyen al hecho de que haya cierto miedo a acudir a urgencias por parte de los pacientes o que se infravaloren los síntomas debido a que “la práctica totalidad del sistema sanitario se dedicara a atender una única enfermedad para superar lo mejor posible la primera ola de la pandemia”.

EN VÍDEO | Francia registra 17.615 contagios y 292 muertos en hospitales en un día