La fuerte carta de un ciudadano a los candidatos presidenciales previo al Tercer #DebateINE

Foto: Cuartoscuro

Señores candidatos a la presidencia de la república Ricardo Anaya Cortés, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade Kuribreña, Jaime Rodríguez Calderón:

Viene el último debate. La sociedad lo sintonizará por los cambios que pueda tener el formato, no por ustedes; perdón.

… Y es que a ustedes mismos ya se les tiene bien conocidos. Se supone que si a lo largo de la precampaña, la intercampaña y la campaña no optimizaron su discurso, ahora en el debate final tampoco.

… Disculpen el pesimismo. Sin embargo, está bien, siendo optimistas: ¿podrían ustedes esta vez –esta sola vez- hacer el gran servicio de cambiar su forma de presentarse ante el electorado?

Sí, porque el elector potencial ha soportado una cantidad sobrehumana de información, un alud, durante estos incómodos días. Pero ¿qué digo información? Ojalá lo fuera. Es un montón de paja lo que arrojan, en su mayoría, estos tortuosos días.

Estamos hartos.

Dos de los grandes fardos electorales, pese a los años transcurridos, siguen ahí: lo extenso del calendario destinado y el insultante financiamiento electoral. Estamos cansados. Ya nos cansaron. Sorpréndannos ahora.

LEER | La generación en México que no le teme al Apocalipsis | #Elecciones2018

Pero me aparté del punto, íbamos con el debate. Por favor: supérense en esta ocasión, como una cortesía para el ciudadano. Nos haría mucho bien un borrón y cuenta nueva.

Propónganse por esta vez, señores, liberarnos de sus conocidos clichés, que si Nestora y Napo, que si el pacto AMLO-EPN, que si con el pueblo todo sin el pueblo nada, que si la mochada de manos incluidas ahora las del propio padre de la idea.

¿Qué no nos pueden ofrecer una confrontación en la que no tengan que –según ustedes- fortalecerse, a partir del descontón al contrario? Porque al atacar creen que a nosotros nos complace, y eso equivale a decir que nos tienen en un nivel muy bajo; al pelearse nos están diciendo que creen que nos gusta lo verdulero o el circo.

¿Qué les parece si esta vez: a) se abstienen de todos aquellos lugares y posturas comunes tan desgastados; b) dejan de decir que son una víctima del ataque presidencial y gubernamental, que van infinitamente adelante en las encuestas, que tienen 20 años de burócratas, que provienen del merito pueblo y se hicieron solos; c) se limitan a decirnos cómo piensan gobernar?

PRIORIDAD Y URGENCIA DEL GOBIERNO, LA SEGURIDAD: ¿QUÉ DICEN A ESO?

Pero como gobernar es algo muy amplio, los invito a que esta vez hablen de su plan de seguridad, que solamente porque no quieran revelárselo al crimen, pero lo tienen bien guardado si es que lo tienen, pues no lo hemos visto. Es decir, sí hemos visto cómo han soslayado el problema, que es el más grande de México.

Y no crean que queremos cifras. Todo mundo sabe bien la gravedad –bueno, algunos no- pero la mayor parte de sus compatriotas no solo sabe cuál es el problema sino que lo ha sufrido e, incluso, lo está sufriendo en este momento.

LEER | Yo lo que quiero es irme de México, no me gusta este país – Martín Hernández, 19 años

Tampoco queremos que arrastren los casos más graves que ha vivido el país. Es de muy poca categoría que se ofrezca resolver qué les digo… Iguala, Tlatlaya, Nochixtlán, etcétera, para ganar votos, mejor sería que nos ofrezcan planes integrales para devolver a los mexicanos la constitucional libertad de ir a todas partes, lo que actualmente es imposible (ya que hasta la UNAM está “cerrando”
más temprano por la zozobra imperante).

En una palabra, señores, esa escalofriante ausencia de un estado garante de la seguridad de todos: atiéndanla.

… De la seguridad de todos, porque también es malo lo que vimos recientemente de un vehículo de la Marina que cuando lo llevan a cargar combustible los ocupantes son víctima de una turba atroz que se va contra ellos, los acorrala –más bien los arrincona-, los golpea y los humilla.

O por otra parte ¿Qué tienen pensado hacer para resolver el problema de comunidades enteras, como en Chiapas, que no pueden ir a trabajar su tierra porque los del pueblo de enfrente la emprenden a balazos contra ellos? Así la caravana de los desplazados –otro grave aspecto- va creciendo imparable.

Pero insisto ¿para qué enlistar? Todo mundo sabe lo que estamos viviendo.

¿Qué tienen que decirnos ustedes acerca de tantas y tantas escenas que lastiman el alma nacional?

Dirán que no es el tema. Tampoco era el tema la vez pasada reducir las relaciones exteriores a la que se tiene con Estados Unidos, ni siquiera al caso de los migrantes. Y a eso se dedicaron.

Así que ya saben: chistes malos, no; apodos infantiles, no; publicaciones editadas, no; soy honesto y sin escándalos, tampoco; usar el valioso tiempo para teatralidades como la del abrazo, menos.

Se los vamos a reconocer, señores. Gracias de antemano.

hectorosoriolugo2013@yahoo.com.mx

 

Te puede interesar: