En una carta: "No me arrepiento de nada", escribió el femicida de Tucumán

LA NACION
·2  min de lectura

La justicia de Tucumán sumó más evidencia en el caso del femicida Mauricio Parada Parejas, que asesinó a su profesora de inglés Paola Estefanía Tacacho. El hombre que apuñaló a la mujer y luego se quitó la vida, había dejado cartas de despedida en su departamento.

"No me arrepiento de nada, nunca lo haré ni tampoco pido perdón jamás", dice una de las cartas a las que pudo tener acceso el diario La Gaceta. En las misivas, Parada Parejas se desliga de la culpa y apunta a los jueces que no lo dejaron detenido luego de una serie de acosos a la docente salteña. "Son los pu... que me detuvieron por nada y después me liberaron sabiendo que tenía esquizofrenia con brotes psicóticos".

Una multitud también señaló a la Justicia por no haber asegurado la integridad de Paola, luego de que ella demostrara la serie de hostigamientos a los que estuvo sometida por cinco años.

Ataque en Palermo: definieron que es imputable el agresor de las profesoras

Hace dos semanas Parada Parejas esperó a que Paola saliera del gimnasio ubicado en Santiago del Estero y Monteagudo, en pleno centro de la capital tucumana, para asesinarla a puñaladas en la vereda.

Rodeado por los vecinos que fueron testigos del asesinato, Parada Parejas se quitó la vida clavándose el mismo cuchillo en el pecho. Las cartas demostraron que fue una acción premeditada.

Uno de los sobres de las misivas decía "Última voluntad" y pedía que quemaran todas sus pertenencias y que lo cremaran.

En otra parte de la carta, el femicida escribió: "Yo no tengo la culpa de nada, no pedí ni voté por nacer. La culpa es de la mamá por ser irresponsable e imprudente en ir a tener hijos cuando no tenía porque ya era vieja, sin pensar".