Con carta abierta, Enrique Alfaro responde a rector de la UdeG

·2  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., agosto 30 (EL UNIVERSAL).- A través de una carta abierta dirigida a la comunidad universitaria, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, puso tres condiciones para establecer el diálogo con el rector de la Universidad de Guadalajara, Ricardo Villanueva, pues aseguró que le cuesta trabajo creer en la voluntad que dice tener este.

"Me cuesta trabajo creer en la voluntad de diálogo que expresa el rector cuando, en las últimas tres ocasiones en que hemos arrancado obras en beneficio de la comunidad universitaria, el grupo que controla a la Universidad ha buscado provocar y generar enfrentamientos. Cuesta creer en la voluntad de un diálogo institucional serio cuando se usan mentiras y engaños cotidianamente que solo abonan al conflicto", señaló el mandatario.

La primera condición del gobernador es no negociar con el grupo político que controla la Universidad posiciones en el gobierno, ni nombramientos de magistrados o jueces en el Poder Judicial, ni espacios en los organismos constitucionales autónomos, "como se hacía en el pasado"; además señaló que tampoco se negociarán asuntos relacionados con el partido político Hagamos creado recientemente por el grupo que gobierna la UdeG.

"No asignaremos recursos públicos para los negocios del grupo que controla la Universidad. Como dijimos desde el principio: a la Universidad le demostramos nuestro amor invirtiendo en la infraestructura que les sirve a los universitarios, en mejores condiciones laborales para sus trabajadores y en los proyectos que verdaderamente sirvan para formar a las nuevas generaciones de jaliscienses", estableció Alfaro como segunda condición.

La tercera condición es que se retiren de los edificios universitarios las lonas en las que se hace referencia al conflicto con el gobernador y se informa que la presente administración estatal es la que peor trato presupuestal ha dado a la UdeG; eso y que paren las manifestaciones en Casa Jalisco: "no puede haber una mesa de diálogo mientras los edificios universitarios estén vestidos con lonas llenas de mentiras, ni mientras los estudiantes y la comunidad universitaria estén siendo usados para, con engaños y desde la calle, seguir confrontando a la Universidad con el gobierno".

Alfaro indicó que si el rector Villanueva acepta esos términos, las puertas de Casa Jalisco están abiertas para iniciar el diálogo.

Indicó que su gobierno ha apoyado más que nunca a la UdeG y no le ha quitado un solo peso, pero no puede permitir es que se utilice a la Universidad pública para hacer negocios y acumular poder.

"Lo que quiero y busco como gobernador es que tu hijo y tu hija tengan un lugar en la Universidad. No quiero que cada año la U. de G. rechace a la juventud que es el futuro de Jalisco simplemente porque prefiere invertir en conciertos de música, desplegados y marchas y no en profesores y aulas. Es intolerable que cada año 64 % de las y los jóvenes que buscan un lugar en la Universidad sean rechazados", concluyó Alfaro.